Juniperus thurifera

Symbol question.svg
 
Sabina albar o roma
Juniperus-thurifera-01.jpg
Juniperus thurifera en Prádena de la Sierra (Segovia, España)
Estado de conservación
Preocupación menor (LC)
Preocupación menor ( UICN)
Taxonomía
Reino: Plantae
División: Pinophyta
Clase: Pinopsida
Orden: Cupressales
Familia: Cupressaceae
Subfamilia: Cupressoideae
Género: Juniperus
Sección: Sabina
Especie: Juniperus thurifera
L., 1753
Distribución
Distribución natural
Distribución natural
[ editar datos en Wikidata]

Juniperus thurifera, la sabina albar,[5]

Características

Árbol siempreverde, aromático. De tamaño mediano, no sobrepasa los 9 m de altura y a menudo su porte es más bajo y arbustivo. Las hojas son escuamiformes, aplicadas, es decir, adheridas al tallo al que recubren totalmente, de forma romboidal con una punta corta divergente. Sus ramillas son ásperas al tacto. La forma de su tronco es muy variable, puede ser cilíndrico y recto en ejemplares bien desarrollados, aunque por regla general es tortuoso, y puede estar ramificado a baja altura o incluso desde el suelo, en cuyo caso los troncos son muy irregulares. La corteza es de color ceniza claro, fibrosa y agrietada longitudinalmente, se desprende en forma de fibras o tiras. La copa es muy densa, de color verde oscuro, de forma tan variable como el troco: cónica u ovalada en ejemplares jóvenes o bien desarrollados, puede ser asimétrica, irregular, y en ejemplares desmochados aplanada.

Es dioica. Los pies femeninos producen unas fructificaciones llamadas gálbulos. Son redondeadas, de hasta 4 mm de diámetro, de color verde que pasa a rojizo y finalmente morado casi negro al final de su madurez. En su interior hay de 1 a 3, raramente más semillas. Los pies masculinos producen grandes cantidades de polen en sus abundantes flores, que es dispersado por el viento. Es tan abundante que los días ventosos aparenta salir humo de los árboles. En algunas zonas a esto se le llama popularmente "cierna".[6]

Florece a partir de febrero y los frutos maduran al segundo año, pero al ser vecero la fructificación es irregular. Los gálbulos maduros son alimento de aves, principalmente mirlos y zorzales o tordos — Turdus spp.— que dispersan sus semillas. Es el momento más adecuado para la recolección manual de frutos con fines viverísticos.[7]

Other Languages