Juego sexual

Pintura de Martin van Maële en la que una pareja realiza juegos sexuales.

Se conoce como juego sexual a los preludios del acto sexual. Con estos juegos se desarrolla la excitación de la pareja y la lubricación de los órganos genitales, lo cual facilita el coito. Los juegos sexuales pueden extenderse por unos breves minutos hasta varias horas antes de producirse el acto sexual.[1]

Su variedad es infinita, desde la más leve insinuación mediante palabras —ya sea en vivo como por otros medios (telefónico, radiado, televisivo)—, pasando por miradas o gestos (con los ojos, los labios, las manos), incluyendo un tocamiento o roce por "equivocación" (con las caderas, los senos, los glúteos, las manos), hasta caricias, besos, mordiscos, lamidos, en distintas partes del cuerpo de la pareja; pasando por el aflojar o quitar parte de la vestimenta de la pareja.[2]

Otra posibilidad es utilizar distintos tipos de ropa, por ejemplo, lencería o uniformes de enfermera o policía. También se puede agregar algún tipo de juguete sexual. Estos se venden en tiendas especializadas llamadas sex-shops y van desde un par de dados que le indican a la pareja qué parte del cuerpo debe besar o acariciar, hasta un dildo o vibrador.[3]

A veces, el llevar a cenar a la pareja de forma discreta a un restaurante con categoría puede servir también como previo a cualquier tipo de juego o fantasía sexual. No hay que descartar el sutil regalo de algo imprevisible pero confortador.

Con los juegos sexuales se puede conseguir más intimidad entre la pareja y es otra forma de conocerse íntimamente. Algunos sexólogos los recomiendan en parejas maduras que han perdido un poco la pasión en la cama.

Juegos preliminares

Juego sexual preliminar consistente en besar la espalda de la mujer.

Por lo general los juegos sexuales comienzan cuando una persona le indica a su pareja de alguna manera el deseo de realizar una actividad sexual con ella. Toda acción que crea o incentiva el deseo sexual, interés, estimulación o excitación en una pareja sexual se considera un juego preliminar. El deseo sexual se puede exteriorizar mediante intimidad física, tal como besar, tocar, abrazar o mordisquear a la pareja. La conexión a nivel de la palabra también puede crear interés sexual, como por ejemplo flirtear, hablar, susurrar o provocar.[5]​ como también lo es quitar la vestimenta de la pareja.

Other Languages
العربية: مداعبة جنسية
asturianu: Xuegu sexual
беларуская (тарашкевіца)‎: Папярэднія ласкі
বাংলা: শৃঙ্গার
Cymraeg: Rhagchwarae
dansk: Forspil
English: Foreplay
euskara: Sexu jolas
فارسی: عشق‌بازی
suomi: Esileikki
français: Préliminaire
galego: Preliminares
Bahasa Indonesia: Percumbuan
日本語: 前戯
한국어: 전희
lietuvių: Meilės žaismas
മലയാളം: രതിലീല
မြန်မာဘာသာ: လိင်စိတ်ဆွခြင်း
polski: Gra wstępna
português: Preliminares
සිංහල: පෙරකෙළිය
Simple English: Foreplay
українська: Прелюдія (секс)
中文: 前戲