Juana I de Castilla

Juana I de Castilla
Reina de Castilla,[a] de Navarra, de Aragón, de Mallorca, de Nápoles, de Sicilia y de Valencia, Condesa nominal de Barcelona
Johanna I van Castilië.JPG
Reina de Castilla
de manera nominal desde 1506
junto a Felipe I en 1506 y Carlos I desde 1516
26 de noviembre de 1504- 12 de abril de 1555
Predecesor Isabel I y Fernando V
Sucesor Carlos I
Información personal
Nacimiento 6 de noviembre de 1479
Toledo, Castilla
Fallecimiento 12 de abril de 1555
(75 años)
Tordesillas, Castilla
Entierro Capilla Real de Granada
Religión Católica
Familia
Casa real Trastámara
Padre Fernando II de Aragón
Madre Isabel I de Castilla
Consorte Felipe I de Castilla (1496-1506)
Descendencia Véase Descendencia

Escudo de armas de Juana I de Castilla.svg
Escudo de Juana I de Castilla

[ editar datos en Wikidata]

Juana I de Castilla, llamada «la Loca» ( Toledo, 6 de noviembre de 1479- Tordesillas, 12 de abril de 1555), fue reina de Castilla de 1504 a 1555, y de Aragón y Navarra, desde 1516 hasta 1555, si bien desde 1506 no ejerció ningún poder efectivo y a partir de 1509 vivió encerrada en Tordesillas, primero por orden de su padre Fernando el Católico y después por orden de su hijo el rey Carlos I.

Por nacimiento, fue infanta de Castilla y Aragón. Desde joven mostró signos de indiferencia religiosa que su madre trató de mantener en secreto.[2]

Fue apodada «la Loca» por una supuesta enfermedad mental alegada por su padre y por su hijo para apartarla del trono y mantenerla encerrada en Tordesillas de por vida. Se ha escrito que la enfermedad podría haber sido causada por los celos hacia su marido y por el dolor que sintió tras su muerte. Esta visión de su figura fue popularizada en el Romanticismo tanto en pintura como en literatura.

Infancia y juventud

Juana I de Castilla por Juan de Flandes.

La reina Juana fue la tercera de los hijos de Fernando II de Aragón y de Isabel I de Castilla. El 6 de noviembre de 1479 nació en Toledo y fue bautizada con el nombre del santo patrón de su familia, al igual que su hermano mayor, Juan.

Desde pequeña, recibió la educación propia de una infanta e improbable heredera al trono, basada en la obediencia más que en el gobierno, a diferencia de la exposición pública y las enseñanzas del gobierno requeridos en la instrucción de un príncipe heredero. En el estricto e itinerante ambiente de la corte castellano-aragonesa de su época, Juana estudió comportamiento religioso, urbanidad, buenas maneras propias de la corte, sin desestimar artes como la danza y la música, el entrenamiento como amazona y el conocimiento de lenguas romances propias de la península Ibérica, además del francés y del latín. Entre sus principales preceptores se encontraban el sacerdote dominico Andrés de Miranda, Beatriz Galindo y su madre, la reina, que trató de moldearla a su «hechura devocional».[4] todos seleccionados por sus padres sin intervención de ella misma. A diferencia de Juana, su hermano Juan, príncipe de Asturias y de Gerona, comenzó a hacerse cargo de su casa y de posesiones territoriales como entrenamiento en el dominio de sus futuros reinos.

Ya en 1495 Juana daba muestras de escepticismo religioso y poca devoción por el culto y los ritos cristianos. Este hecho alarmaba a su madre, que ordenó que se mantuviese en secreto.[6]

Other Languages
العربية: خوانا الأولى
беларуская: Хуана I Вар'ятка
беларуская (тарашкевіца)‎: Хуана I Вар’ятка
български: Хуана Кастилска
brezhoneg: Janed Kastilha
eesti: Juana
français: Jeanne la Folle
македонски: Хуана I Кастилјска
norsk bokmål: Johanna av Castilla
português: Joana de Castela
srpskohrvatski / српскохрватски: Huana I od Kastilje
slovenčina: Jana (Kastília)
српски / srpski: Хуана I од Кастиље
Tiếng Việt: Juana của Castilla