Juan el Apóstol

Juan
El Greco 034.jpg
San Juan el Evangelista (1600), por El Greco. Museo del Prado ( Madrid).
Apóstol y Evangelista
Nombre Juan, hijo de Zebedeo.
Nacimiento aproximadamente en 6 d. C.,
en Betsaida en Galilea.
Fallecimiento aproximadamente en 101 d. C, hacia el tercer año de gobierno del emperador Trajano,
en Éfeso.
Venerado en Iglesia católica, Iglesia ortodoxa, Comunión anglicana, Iglesia copta, Iglesia luterana e Iglesias evangélicas en general, Iglesia apostólica armenia. Tanto en la Iglesia de Occidente como en la de Oriente se celebra a «Juan, Apóstol y Evangelista».
Principal Santuario su culto se originó probablemente en Éfeso, donde Justiniano edificó una basílica en su memoria. Hoy, la basílica principal a la memoria conjunta de los santos Juan el Bautista y Juan el Evangelista, es la Archibasílica de San Juan de Letrán en Roma, dedicada a «Nuestro Salvador». Hay además numerosas basílicas e iglesias dedicadas a San Juan, particularmente en España e Italia.
Festividad
Atributos libro, águila (símbolo de la altura espiritual que residía en Juan, apóstol y evangelista), cáliz. En el simbolismo medieval, se consideró la esmeralda -piedra preciosa- como atributo de Juan el Apóstol.[1]
Patronazgo editores, encuadernadores, libreros, y escritores. También se le adjudica el patronazgo sobre la amistad. Es patrono de Asia Menor, en la actual Bandera de Turquía  Turquía. En Flag of Italy.svg  Italia, es patrono de Andoain , es patrono de Sansepolcro o Borgo del Santo Sepolcro, Montelupo Fiorentino, Ponsacco y Teverola (todas ellas, localidades de la región de Flag of Tuscany.svg Toscana); Motta San Giovanni (en la región de Flag of Calabria.svg Calabria); Galbiate (en la región de Flag of Lombardy.svg Lombardía). En el norte de Flag of Hungary.svg  Hungría, es patrono de la Arquidiócesis de Eger. En Flag of Germany.svg  Alemania, es patrono de Sundern, apareciendo su imagen en el escudo Stadtwappen Sundern (Sauerland).svg. En los Flag of the Netherlands.svg Países Bajos, es patrono de Morra, en Frisian flag.svg Frisia. En Flag of the United States.svg  Estados Unidos, en calidad de «Evangelista», es patrono de diferentes diócesis católicas: la Arquidiócesis de Flag of Milwaukee, Wisconsin.svg Milwaukee ( Wisconsin), y las diócesis de Flag of Cleveland, Ohio.svg Cleveland ( Ohio), de Boise ( Flag of Idaho.svg Idaho), y de Taos ( Flag of New Mexico.svg Nuevo México).
[ editar datos en Wikidata]

Juan el Apóstol ( hebreo יוחנן Yohanan, «el Señor es misericordioso») fue, según diversos textos neotestamentarios ( Evangelios sinópticos, Hechos de los Apóstoles, Epístola a los Gálatas), uno de los discípulos más destacados de Jesús de Nazaret, nativo de Galilea, hermano de Santiago el Mayor, hijo de Zebedeo. Su madre podría ser Salomé. Era pescador de oficio en el mar de Galilea, como otros apóstoles. La mayoría de los autores lo considera el más joven del grupo de «los Doce». Probablemente vivía en Cafarnaún, compañero de Pedro. Junto a su hermano Santiago, Jesús los llamó בני רעם Bnéy-ré'em ( arameo), Bnéy Rá'am (hebreo), que ha pasado por el griego al español como «Boanerges», y que significa «hijos del trueno», por su gran ímpetu. Juan pertenecía al llamado «círculo de dilectos» de Jesús que estuvo con él en ocasiones especiales: en la resurrección de la hija de Jairo, en la transfiguración de Jesús, y en el huerto de Getsemaní, donde Jesús se retiró a orar en agonía ante la perspectiva de su pasión y muerte. También fue testigo privilegiado de las apariciones de Jesús resucitado y de la pesca milagrosa en el Mar de Tiberíades.

Según el libro de los Hechos de los Apóstoles, Pentecostés encontró a Juan el Apóstol en espera orante, ya como uno de los máximos referentes junto a Pedro de la primera comunidad. Juan acompañó a Pedro, tanto en la predicación inicial en el Templo de Jerusalén (donde, apresados, llegaron a comparecer ante el Gran Sanedrín por causa de Jesús), como en su viaje de predicación a Samaria.

La mención del nombre «Juan», antecedido por el de «Santiago» y el de «Cefas» (Simón Pedro), como uno de los «pilares» de la Iglesia primitiva por parte de Pablo de Tarso en su epístola a los Gálatas es interpretada por la mayoría de los estudiosos como referencia de la presencia de Juan el Apóstol en el Concilio de Jerusalén.

Las polémicas que sobre él se abatieron y aún se abaten (en particular, si Juan el Apóstol y Juan el Evangelista fueron o no la misma persona, y si Juan el Apóstol fue autor o inspirador de otros libros del Nuevo Testamento, como el Apocalipsis y las Epístolas joánicas - Primera, Segunda y Tercera-) no impiden ver la tremenda personalidad y la altura espiritual que a Juan se adjudica, no sólo en el cristianismo, sino en la cultura universal. Muchos autores lo han identificado con el discípulo a quien Jesús amaba, que cuidó de María, madre de Jesús, a pedido del propio crucificado ( Stabat Mater). Diversos textos patrísticos le adjudican su destierro en Patmos durante el gobierno de Domiciano, y una prolongada estancia en Éfeso, constituido en fundamento de la vigorosa «comunidad joánica», en cuyo marco habría muerto a edad avanzada. A través de la historia, su figura ha sido asociada con la cumbre de la mística experimental cristiana. Su presencia en artes tan diversas como la arquitectura, la escultura, la pintura, la música, la literatura, y la cinematografía es notable. La Iglesia católica, la ortodoxa, y la anglicana entre otras, lo celebran en distintas festividades (ver ficha).

El águila es probablemente el atributo más conocido de Juan, como símbolo de la «devoradora pasión del espíritu» que caracterizó a este hombre.[2]

Precisiones sobre fuentes y alcances

Juan el Apóstol, al igual que la mayoría de las personalidades de la primera comunidad cristiana, no se verifica en fuentes del siglo I que no sean los escritos neotestamentarios. La mayor parte de la información con que se cuenta en nuestros días sobre Juan el Apóstol surge de la aplicación del método histórico-crítico (es decir, el proceso científico de investigar la transmisión, desarrollo y origen de un texto) a fuentes primarias, que consisten en diferentes pasajes del Nuevo Testamento y en otros materiales considerados apócrifos por las distintas confesiones cristianas. A esto se suma el análisis de documentos de la época patrística, que incluyen tradiciones tanto escritas como orales provenientes de las diversas comunidades y escritores cristianos, tradiciones que a veces difieren entre sí.

El 66 ( papiro Bodmer 66), hallado en Egipto, presentó un fenómeno nuevo, considerado inalcanzable antes de su descubrimiento. Catalogado como papiro de Categoría I según la clasificación de Aland y Aland,[3] pp. 87 y 89
Se lo atesora en la Biblioteca de Cologny, en Ginebra, Suiza. Los alcances precisos de la autoría del Evangelio de Juan forman parte de un conjunto de problemas identificados bajo el nombre de «cuestión joánica», objeto de debate por parte de los especialistas.

La complejidad de una síntesis sobre Juan el Apóstol viene dada por la cantidad de antecedentes especulativos existentes sobre su figura para lograr una amalgama de todo lo valioso que contienen las diferentes aportaciones. De hecho, sólo se puede obtener una apreciación correcta de los problemas planteados respecto de Juan y de sus posibles soluciones si se considera la diversidad de enfoques. Ya Adolf von Harnack (1851-1930), teólogo luterano alemán que contribuyó a la llamada « búsqueda del Jesús histórico», puntualizó que el Evangelio que lleva el nombre de Juan es uno de los mayores enigmas del cristianismo primitivo.[4] p. 24

Por lo tanto, este artículo incluye en su desarrollo diferentes fuentes primarias fácilmente identificables: pasajes del Nuevo Testamento, apócrifos neotestamentarios y, para algunos puntos, escritos patrísticos que puedan brindar información adicional proveniente de algunos Santos Padres ( Ireneo de Lyon, Papías de Hierápolis, Justino Mártir, Melitón de Sardes, Clemente de Alejandría, Jerónimo de Estridón, etc.) o de escritores eclesiásticos ( Orígenes, Tertuliano, Eusebio de Cesarea, etc.) de los primeros siglos del cristianismo. En simultaneidad con las fuentes primarias y, en mayor grado, al tratar puntos controvertidos, se introducen múltiples y variadas fuentes secundarias de análisis e interpretación, incluyendo las opiniones de autores de diferentes confesiones cristianas (católicos, protestantes, ortodoxos, anglicanos, etc.) como así también algunas opiniones agnósticas. Las mayores aportaciones vienen dadas por las escuelas inglesa/norteamericana y alemana, aunque no se circunscriben a ellas, siendo por ejemplo destacables para algunos temas los aportes de escritores vinculados a las iglesias de Oriente o a la escuela francesa. La participación de autores de religiones no cristianas en el análisis de Juan el hijo de Zebedeo es exigua en comparación con los anteriores.

A diferencia del análisis de la persona de Juan el Apóstol en sí, su impacto en la cultura es fácilmente verificable, particularmente en fuentes generales de la historia del arte.

Other Languages
العربية: يوحنا بن زبدي
asturianu: Xuan l'Apóstol
azərbaycanca: Həvari İohann
تۆرکجه: یوحنا
беларуская (тарашкевіца)‎: Ян (апостал)
български: Йоан Богослов
brezhoneg: Yann an Avielour
Cymraeg: Ioan
Zazaki: Yuhanna
فارسی: یوحنا
français: Jean (apôtre)
Bahasa Indonesia: Yohanes
Basa Jawa: Yohanes
한국어: 사도 요한
lumbaart: San Gioann
latviešu: Apustulis Jānis
македонски: Јован Богослов
Plattdüütsch: Johannes (Apostel)
Nederlands: Johannes (apostel)
norsk nynorsk: Apostelen Johannes
Piemontèis: Gioann (apòstol)
português: João, o Apóstolo
srpskohrvatski / српскохрватски: Apostol Ivan
Simple English: John the Apostle
slovenčina: Ján (apoštol)
српски / srpski: Апостол Јован
Kiswahili: Mtume Yohane
Türkçe: Yuhanna
татарча/tatarça: Яхъя Зебедәй улы
українська: Іван Богослов
Tiếng Việt: Thánh sử Gioan