Juan de Segura


Juan de Segura, natural de Toledo, fue un escritor español del siglo XVI, perteneciente al Renacimiento. Escribió la famosa novela epistolar Proceso de cartas de amores.

Obra

Juan de Segura escribió la primera novela epistolar europea,[2]

En el Proceso se desarrolla un interesante juego metaepistolar: el amante desesperanzado declara por carta sus infortunados amores a una dama; la decidida oposición de los hermanos de ésta, que rechazan al pretendiente, a pesar de la amistad que los une, obliga a los amantes a planear su huida juntos. Sin embargo, la familia descubre el intento y lleva a la joven a otra ciudad. La única posibilidad de consumar su amor de alguna forma es morir y reunir, si no los cuerpos, al menos los corazones; se lleva así a la novela sentimental a sus últimas consecuencias de intimismo: la carta

Pero también se desarticula el discurso del amor cortés de la novela sentimental mediante la aparición del realismo, pues no en vano habían aparecido por medio las Celestinas. Si por un lado el amor cortés implica divinización de la amada y del sentimiento amoroso y el amor se presenta como absoluto y como pasión incontrolable, la tragedia de los amantes es natural al optar por la muerte ante un obstáculo o la Fortuna. Pero el Proceso carece de este amor ideal: los protagonistas ya fueron amantes hace dos años: el amor absoluto no puede ser repetido y además el amante no procura casarse con la amada, ni le pesa la oposición de los hermanos, ya que lo que realmente desea es disfrutarla corporalmente; por otra parte su amada también se presenta lejana del ideal, ya que su interés se reduce al deseo material tras encerrarse en un convento y el amante mantiene la relación amorosa con las mensajeras enviadas por la amada. Las palabras oscilan entre un sentido y el opuesto y encubren subtexto y deseo escondido en la naturaleza humana; tras seducir a la amada, el amante no le oculta las incidencias amorosas con otras mujeres.

El hombre busca placer sexual y dulzura fingida de amor pasional y la mujer interés económico, pese a lo cual aparece la concepción del amor de raíz neoplatónica y el autor conocía los precedentes españoles del género, Cárcel de amor de ( Diego de San Pedro), así como la Fiammeta de Giovanni Boccaccio y la Historia duobus amantibus de Enea Silvio Piccolomini.

Su Quexa y aviso contra amor, que habitualmente se imprimió con esta obra, se editó también por separado, quizá porque los lectores consideraron que pertenecía a otro género. Compuso además un Libro de la institución cristiana (Burgos, 1554) y un Confesionario (1555).

Other Languages