Juan Rodríguez de Fonseca

Juan Rodríguez de Fonseca

TítuloArzobispo de Rossano
Obispo de Burgos
Información personal
NombreJuan Rodríguez de Fonseca
NacimientoToro, 1451
FallecimientoBurgos, 1524
Alma máterUniversidad de Salamanca
[editar datos en Wikidata]

Juan Rodríguez de Fonseca (Toro, Zamora, 1451 - Burgos, 1524) fue un eclesiástico y político español, miembro del consejo de los Reyes Católicos y primer organizador de la política colonial castellana en las Indias.

Sobrino de Alonso I de Fonseca y Ulloa (arzobispo de Sevilla) e hijo de Fernando de Fonseca y Ulloa y de su segunda mujer Teresa de Ayala.

Su vida

Nacido en Toro (Zamora), pertenecía a una de las familias más ilustres de la Corona de Castilla, de un linaje originario del Reino de Portugal. Sobre su formación humanista y científica, de la que más tarde hizo gala al ejercer sus cargos, no se sabe mucho, pero parece que estudió en Salamanca y tuvo contactos con el gramático Elio Antonio de Nebrija. Tomó partido, junto con su familia, a favor de la princesa Isabel frente a los seguidores de la princesa Juana durante la guerra de Sucesión Castellana. Después de 1480, Rodríguez de Fonseca fue encomendado por la ya reina Isabel I a uno de los hombres más influyentes y preparados de la corte: su confesor fray Hernando de Talavera, de quien recibió formación eclesiástica y política.

A partir de 1492, recibió de los reyes numerosos cargos eclesiásticos en premio a sus servicios: capellán real, arcediano, canónigo y deán de la catedral de Sevilla, obispo de Badajoz (1494), de Córdoba (1499) y de Palencia (1505); arzobispo de Rossano (1511), en el Reino de Nápoles; y obispo de Burgos (1514). Temporalmente, ejerció la diplomacia llevando a cabo misiones delicadas, como el arreglo de las bodas de los hijos de los Reyes Católicos con los herederos de la Casa de Austria: Juan con Margarita y Juana con Felipe el Hermoso. También acompañó a la infanta Catalina a Inglaterra en 1501 con motivo de su boda con Arturo, el heredero inglés.

Humanista y mecenas, fue generoso con sus iglesias catedrales. Mientras fue obispo de Palencia, se construyó el suntuoso trascoro de la catedral, donde fue situado un tríptico encargado en Flandes y en el que se halla el retrato del propio Fonseca. También se construyó la escalera que conduce a la cripta de San Antolín. Cuando ocupó la sede episcopal burgalesa, se levantó en la catedral de Burgos la joya plateresca de la puerta de la Pellejería y la lujosa y muy famosa escalera Dorada.