Juan Peset

Retrato del Rector Juan Bautista Peset Aleixandre.

Juan Bautista Peset Aleixandre, también Joan Baptista Peset i Aleixandre (Godella, 1886 - Paterna, 24 de mayo de 1941) fue un médico, catedrático de universidad y político español. Fue fusilado por las autoridades franquistas tras el final de la Guerra Civil.

Biografía

Orígenes familiares y años de formación

Juan Peset nació en 1886. pertenecía a una familia de importantes médicos e intelectuales valencianos, con nombres como los de Mariano Peset de la Raga, Joan Peset Vidal, Tomás Peset Aleixandre, entre otros. Su padre, Vicente Peset Cervera, fue médico y catedrático de Terapéutica, su hermano Mariano Peset Aleixandre fue arquitecto. Además, la familia tenía una tradición de pensamiento liberal, desde Mariano Peset de la Raga, quien fue perseguido a principios del siglo XIX, en los tiempos del absolutismo, por sus ideas liberales.[1]

Con apenas 22 años, había completado cinco carreras: era doctor en Medicina, Ciencias y Derecho, así como perito químico y mecánico. Sus excelentes calificaciones académicas le hicieron merecedor del diploma de Caballero de la Orden Civil de Alfonso XII. En 1908 fue pensionado por el gobierno español para que ampliara sus estudios en el extranjero. Estudió toxicología con Jules Ogier en París y medicina forense con Alphonse Bertillon.

Carrera médica y científica

Su trayectoria profesional se decantó por la Medicina, siendo uno de los máximos exponentes de la medicina experimental o de laboratorio en España y liderando un importante grupo experimentalista en la Universidad de Valencia.

En 1910 obtuvo la cátedra de Medicina Legal y Toxicología en la Universidad de Sevilla y, al año siguiente, la dirección del laboratorio bacteriológico de la ciudad. Allí trabajó en la lucha contra la epidemia de tifus que en 1912 atacó la capital andaluza.

En 1916 volvió a Valencia, donde fue nombrado catedrático de Medicina Legal en la Universidad de Valencia; se le encargó la creación del Instituto Provincial de Higiene, cuyo edificio pagó con dinero propio. Descubrió un tratamiento contra la meningitis purulenta, que resultó de una efectividad absoluta, y emprendió una campaña antitífica. Como responsable de salud pública del ayuntamiento de Valencia, dirigió campañas de vacunación para acabar con las epidemias.

En 1913 participó en el I Congreso de Médicos de lengua catalana, su padre era uno de los presidentes de honor. Fue miembro del Instituto Médico Valenciano y presidió la Asamblea Médica Regional Valenciana de 1918. Entre 1928 y 1939 dirigió la tercera época de la revista Crónica Médica.

En la Universidad de Valencia, fue decano de Medicina entre 1930 y 1931. Tras el advenimiento de la República, Peset sería sucesivamente vicerrector de la Universidad (entre 1931 y 1932) y tras la dimisión del rector por ser nombrado magistrado del Tribunal Supremo, rector (entre 1932 y 1934). Tras el triunfo de las derechas en las elecciones de noviembre de 1933, Peset dimitió, aunque su dimisión no fue aceptada hasta el 28 de mayo de 1934. Durante su mandato y el de su antecesor, trató de impulsar la democratización de la universidad, con la representación de auxiliares y estudiantes y la mejora material de las instalaciones. También fue uno de los impulsores de la creación del Instituto Cossío de Valencia, "un mismo de renovación docente".

Vida política

Juan Peset fue un hombre de ideas republicanas y de izquierda. Fue militante de Acción Republicana y, más tarde, de Izquierda Republicana, del que fue presidente en Valencia, ambos partidos fundados por Manuel Azaña. Como Presidente de Izquierda Republicana en Valencia, fue candidato del Frente Popular en las elecciones de febrero de 1936, resultando elegido diputado en listas abiertas a las Cortes españolas (con 84.106 votos fue el candidato más votado en la circunscripción). En mayo de 1935 participó en el mitin de Manuel Azaña en Valencia, que reunió a más de sesenta mil personas.

Durante la guerra, prosiguió sus labores humanitarias, ayudando asimismo a perseguidos por las milicias en la zona republicana, llegando a refugiar a gente en su propia casa. Fue comisario civil del Ejército, inspector de los hospitales de guerra y responsable de varios hospitales, lo que compaginó con su labor de diputado. Durante la contienda, estudió las repercusiones psicológicas del conflicto bélico en el individuo.

Asistió a la última sesión de las Cortes republicanas en Figueras el 1 de febrero de 1939, pasando la frontera francesa poco después. Sin embargo, volvió a la España republicana, tratando de mediar en el golpe de Estado del coronel Casado. Acompañó el presidente del gobierno de la República, el doctor Juan Negrín, y José Puche, rector de la Universidad de Valencia durante el resto de la guerra, hasta en el aeródromo de Elda cuando marcharon al exilio, pero se negó a acompañarlos, a pesar de la insistencia del Presidente. Tras reunirse con sus hijos, que habían luchado en el bando republicano, intentó abandonar la península con su familia por el puerto de Alicante, que se había convertido la única posibilidad de fuga para los republicanos. Sin embargo, los barcos que habrían tenido que rescatar a los miles de personas que allí se reunieron no llegaron nunca y todos fueron hechos prisioneros por los soldados franquistas. Comenzó un peregrinaje por campos de concentración y cárceles encargándose o trabajando en las enfermerías  (campo de concentración de Albatera, campo de concentración de la Cartuja de Porta Coeli, cárcel del mismo nombre) hasta que el 15 de enero de 1940 fue internado en la Cárcel Modelo de Valencia.

Mientras tanto, mediante una orden publicada el 29 de julio de 1939, Juan Peset, colectivamente con otros muchos docentes, había sido separado de su cátedra por ser “pública y notoria la desafección [...] no solamente por sus actuaciones en las zonas que han sufrido la dominación marxista, sino también por su pertinaz política antinacional y antiespañola en los tiempos precedentes al Glorioso Movimiento Nacional”.[2]

Fue sometido a dos consejos de guerra, en marzo de 1940. En el primero, por "auxilio a la rebelión", ante la denuncia hecha por los médicos falangistas Francisco Marco Merenciano, Ángel Moreu González-Pola (que posteriormente llegó a catedrático de Oftalmología de la Universidad de Santiago) y Antonio Ortega Tena, fue condenado a muerte, recomendando sin embargo la propia sentencia la conmutación por una pena de reclusión de treinta años. Dos días después de emitirse, el odontólogo José Roca Meca reclamó un nuevo juicio, enviándole al auditor de guerra el texto de una conferencia que Peset había impartido en 1937, en la que éste criticaba la sublevación calificándola de respuesta inadecuada de los que no habían aceptado que habían perdido las elecciones, logrando una segunda sentencia en la que no había ninguna recomendación de gracia. Inmediatamente un gran número de personas, entre ellas el arzobispo de Valencia, Prudencio Melo, pidieron a las autoridades la conmutación de la pena. Incluso se llegó a pedir clemencia al mismo Francisco Franco, quien se negó. En mayo de 1941 el Ministerio del Ejército certificaba el "enterado" de Franco y poco después fue fusilado de manera antirreglamentaria, ya que no se avisó al Auditor, en las tapias del cementerio de Paterna (donde según el estudio de Vicente Gabarda “Mort a Paterna”, fueron fusiladas 2.238 personas tras la Guerra Civil). La mañana del día de la ejecución, Peset había operado un compañero preso de una hernia.

Other Languages