Juan Pardo de Tavera

Juan Pardo de Tavera
Cardenal Tavera.jpg
Retrato del cardenal Tavera, de El Greco. Ca. 1610. ( Hospital de Tavera, Toledo).

Escudo inquisicion.gif
Inquisidor General de España
1539- 1545
Predecesor Alonso Manrique
Sucesor García de Loaysa

Coat of Arms of the Crown of Castile (16th Century-1715).svg
Presidente del Consejo de Castilla
1524- 1539
Predecesor Antonio de Rojas Manrique
Sucesor Fernando de Valdés y Salas

Escudo de la Archidiócesis de Toledo.svg
83° Arzobispo de Toledo
Primado de España
1534- 1545
Predecesor Alonso de Fonseca y Ulloa
Sucesor Juan Martínez Silíceo

Template-Bishop.svg
Obispo de Osma
1523- 1524
Predecesor Alfonso Enríquez
Sucesor García de Loaysa

Obispo de Ciudad Rodrigo
1514- 1523
Predecesor Francisco Ruiz
Sucesor Pedro Portocarrero
Información religiosa
Proclamación cardenalicia 22 de febrero de 1531
por Clemente VII
Título cardenalicio Cardenal presbítero de San Juan ante la Puerta Latina
Información personal
Nacimiento Toro, 16 de mayo de 1472
Fallecimiento Valladolid, 1 de agosto de 1545
Alma máter Universidad de Salamanca

Escudo de Juan Pardo de Tavera.svg
Escudo de Juan Pardo de Tavera

[ editar datos en Wikidata]

Juan Pardo de Tavera ( Toro, 16 de mayo de 1472Valladolid, 1 de agosto de 1545) fue un cardenal y arzobispo español que llegó a ocupar la sede primada de Toledo y el cargo de Inquisidor general de España.

Biografía

Formado en Leyes y Teología en la Universidad de Salamanca, sobrino del obispo Diego de Deza, fue Rector de la Universidad de Salamanca a principios del siglo XVI y Consejero de la Inquisición española. En 1514 fue nombrado Obispo de Ciudad Rodrigo. En esta época trabajó cerca de la Corte de Carlos V y obtuvo de su mano el obispado en la diócesis de Osma. Presidió el Consejo de Castilla y la Chancillería de Valladolid. Su dedicación a la Corona le permitió llegar como arzobispo a la diócesis de Santiago de Compostela, al tiempo que presidía las Cortes de Toledo y las de Valladolid en 1525.

Accedió al cardenalato en 1531 y tres años más tarde se le destinó a la archidiócesis primada de Toledo. Renunció al Consejo de Castilla para hacerse cargo del puesto de Inquisidor general en 1539.

Su mayor obra en Toledo fue el Hospital de San Juan Bautista, primer gran edificio del renacimiento clásico que se construye en Castilla, que fue concluido años después de su muerte.

Murió en Valladolid, donde celebraba las exequias de la princesa María Manuela de Portugal, muerta al dar a luz al infante Carlos. Había pedido ser enterrado en el Hospital por él fundado, pero su capilla funeraria aún no estaba terminada, así que durante unas semanas su cuerpo reposó en la Catedral de Valladolid. A fines de agosto de 1552 sus restos fueron trasladados finalmente a Toledo y descansan en el magnífico mausoleo realizado por Alonso de Berruguete en mármol de Carrara.[1]