Juan José de Aycinena y Piñol

Juan José de Aycinena y Piñol
Juanjoseaycinenapiñol.jpg

Rector de la Pontificia Universidad de San Carlos Borromeo
1825-1829
Presidente Manuel José Arce
Gobernador Mariano de Aycinena y Piñol (1827-1829)
Predecesor Antonio de Larrazábal y Arrivillaga

Coat of arms of Guatemala (1825-1843).svg
Canciller del Estado de Guatemala
14 de mayo de 1842- 15 de octubre de 1842
Gobernador Mariano Rivera Paz

Rector de la Pontificia Universidad de San Carlos Borromeo
1840-1865
Presidente General Rafael Carrera

Información personal
Nacimiento 29 de agosto de 1792
Nueva Guatemala de la Asunción, Capitanía General de Guatemala
Fallecimiento 17 de febrero de 1865
Flag of Guatemala.svg  Guatemala
Nacionalidad Guatemalteca Ver y modificar los datos en Wikidata
Religión Iglesia católica Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Alma máter Real y Pontifica Universidad de San Carlos Borromeo
Información profesional
Ocupación Sacerdote católico Ver y modificar los datos en Wikidata
Tratamiento III Marqués de Aycinena
[ editar datos en Wikidata]
Juan José de Aycinena y Piñol
Juanjoseaycinenapiñol.jpg

Obispo in partibus de Trajanópolis
Información religiosa
Ordenación sacerdotal 1818
Ordenación episcopal 1859
Nacimiento 29 de agosto de 1792
Ciudad de Guatemala, Guatemala
Fallecimiento 17 de febrero de 1865
Ciudad de Guatemala, Guatemala
Alma máter Universidad de San Carlos de Guatemala
[ editar datos en Wikidata]

Juan José de Aycinena y Piñol ( Guatemala, 29 de agosto de 1792 - 1865), eclesiástico e intelectual conservador de Centroamérica. Fue rector de la Pontificia Universidad de San Carlos Borromeo de 1825 a 1829 y de la Universidad Nacional de 1840 a 1865. Pensador duramente criticado por los historiadores liberales[8]

Biografía

Obispo Aycinena en la década de 1850.

Nació en Guatemala, el 29 de agosto de 1792. A partir de los 22 años se hizo cargo de la Casa de Aycinena y luego recibió la ordenación sacerdotal con 26 años. Es posible que haya recibido una educación particular en el círculo estrecho de su familia a través de preceptores, porque no siguió las clases del Colegio y Seminario Tridentino de Nuestra Señora de la Asunción, si bien asistía con frecuencia a las bancadas de la Universidad, y es posible que haya seguido los cursos dispensados por el dominico Luis de Escoto. Luego estudió en la Pontificia Universidad de San Carlos de Guatemala, graduándose de bachiller en Instituta y leyes en 1811 y 1813 respectivamente. Posteriormente se doctoró en 1821.

Como sacerdote fue párroco de la Catedral de Guatemala durante cuatro años, e hizo de procurador del tribunal arzobispal. Obtuvo en propiedad la parroquia del Sagrario en 1822, aunque ya era fiscal en la curia eclesiástica desde algunos años atrás[Nota 1]

Participó en los acontecimientos independentistas de Centroamérica en 1821, junto con su tío Mariano de Aycinena y Piñol, quien fue nombrado por Manuel José Arce como Gobernador del Estado de Guatemala en 1827.[6] Al invadir el general liberal hondureño Francisco Morazán a Guatemala en 1829, éste derrocó a Mariano y expulsó a las familias del clan Aycinena y a las órdenes regulares de la Iglesia Católica. Los Aycinena y Piñol se dirigieron primero a Panamá y luego a los Estados Unidos. Estando en Norteamérica escribió unos documentos recogidos en el libro Toro Amarillo, con los que criticó duramente el gobierno liberal de la Federación de Provincias Unidas del Centro de América, dirigida por Morazán. Su pensamiento cobró durante esos años nuevos tintes; probablemente fue en Estados Unidos donde concibiera la posibilidad de crear una república confesional.

Tras la victoria de Morazán en 1829 que derrocó a su tío Mariano de Aycinena y Piñol, tuvo que salir al exilio junto con los miembros del Clan Aycinena.[9]

Regresó a Guatemala en 1837. A su vuelta colaboró con el languideciente gobierno liberal, a fin de recuperar el orden en el país. Para tal efecto redactó una "Declaración de garantías", que consiste un elenco de proposiciones muy similar a la declaración de los derechos humanos elaborada durante la revolución francesa. Los resultados de su trabajo fueron prácticamente nulos pero logró hacerse elegir como representante en la Junta Provisional Consultiva, diputado del Congreso Federal Centroamericano en 1838 por la provincia de Totonicapán, y fue ministro principal durante el régimen de Mariano Rivera Paz.

Colonización belga de 1844

En 1842, aconsejó a Rafael Carrera a dar la región de la bahía de Amatique a perpetuidad a una colonia belga a cambio de que la compañía pagara dieciséis mil pesos cada año al gobierno de Guatemala.[13]

En 1844, el distrito de Santo Tomás de Castilla fue colonizado por la Comunidad de la Unión, patrocinada por la Compañía Belga de Colonización;[15] .

Los primeros setenta y seis colonos arribaron junto con los fusiles prometidos y los primeros sacerdotes jesuitas que regresaban a Guatemala desde 1765; el representante de la colonia, Remy de Puydt prometió que otros setecientos colonos arribarían en los próximos meses e iniciarían los trabajos a que se comprometió para obtener la concesión.[17]

Colonización belga en 1844.[14]
Grabado de la bahía de Santo tomás de Castilla.
Mapa de la región del Lago de Izabal y del distrito de Santo Tomás. La región en amarillo corresponde al área que había sido cedida a perpetuidad por Carrera para la colonia belga.
Poblado belga en Santo Tomás.
Mapa de la colonia belga en Guatemala.
Grabados y mapas elaborados por los belgas.

Designación de obisos centroamericanos

El 6 de abril de 1841, el gobierno de El Salvador comunicó al de Honduras que, autorizado por el Congreso, había nombrado al presbítero Viteri y Ungo su representante ante la Santa Sede para solicitar se creara la diócesis de San Salvador y que invitaba a Honduras a enviar sus candidatos para la diócesis de Honduras y aprovechar así el viaje de Viteri para ambos estados. Honduras aceptó y el 18 de febrero 1842 dictó un acuerdo disponiendo que se remitiera al enviado señor Viteri y Ungo la terna de candidatos.[19]

Viteri y Ungo llevaba la representación de los gobiernos de Guatemala, Honduras, El Salvador y Costa Rica ante el Pontificado, y fue recibido en audiencia pública por el papa Gregorio XVI en el palacio del Quirinal, el 26 de agosto de 1842.[20]

Contra los deseos de Aycinena y Piñol, la arquidiócesis de Guatemala fue otorgada a Francisco de Paula García Peláez; Aycinena y Piñol renunció entonces del puesto de Ministro de Relaciones Exteriores del gobierno de Rivera Paz, molesto porque Carrera no lo había apoyado para recibir la mitra episcopal.[21] Por su parte, la diócesis de San Salvador fue erigida en la Bula del 4 de octubre de 1842, y el señor Viteri y Ungo fue nombrado su primer Obispo. El 29 de enero de 1843 fue consagrado como tal en Roma, y en seguida emprendió su regreso a Centro América. Estando en París, recibió la nueva terna que el gobierno hondureño le había enviado e inmediatamente la remitió á Roma con el expediente adjunto; el Papa aprobó el proceso canónico, lo que comunicó Viteri el 6 de agosto de 1843 a su llegada a Trujillo. La Bula en que se nombró al Señor Campoy para Obispo de Comayagua fue dictada el 8 de febrero de 1844, haciendo al nombrado la gracia de dispensarle el grado de Doctor, que entonces era requisito esencial para ser obispo en ese entonces.

Other Languages