Juan José de Austria

Juan José de Austria
Juan Jose de Austria.jpg
Posible retrato de Juan José de Austria, anónimo madrileño del siglo XVII ( Museo del Prado, Madrid).

Royal arms of Aragon.svg
Virrey de Aragón
1669- 1678
Predecesor Pedro Pablo Jiménez de Urrea
Sucesor Lorenzo Onofre Colonna

Escudo de Armas de Felipe II a Carlos II.svg
Gobernador de los Países Bajos
1656- 1659
Predecesor Leopoldo Guillermo de Habsburgo
Sucesor Luis de Benavides Carrillo

Coat of Arms of Catalonia.svg
Virrey de Cataluña
1653- 1656
Predecesor Francisco de Orozco y Ribera
Sucesor Francisco de Orozco y Ribera

Arms of Jean dAnjou.svg
Virrey de Nápoles
1648- 1648
Predecesor Rodrigo Ponce de León
Sucesor Íñigo Vélez de Guevara

Información personal
Nacimiento 7 de abril de 1629 Ver y modificar los datos en Wikidata
Madrid, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 17 de septiembre de 1679 Ver y modificar los datos en Wikidata (50 años)
Madrid, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Lugar de sepultura Panteón de Infantes Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Padres Felipe IV de España Ver y modificar los datos en Wikidata
María Calderón Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Condottiero, político y militar Ver y modificar los datos en Wikidata
Rango
[ editar datos en Wikidata]

Juan José de Austria ( Madrid, 7 de abril de 1629 – ibídem, 17 de septiembre de 1679) fue un político y militar español, hijo extramatrimonial del rey Felipe IV y la actriz María Calderón.

Primeros años

Don Juan nació en la madrileña calle de Leganitos, la noche del 6 al 7 de abril de 1629. Era hijo extramatrimonial del rey Felipe IV de España, habido de sus amores con la actriz María Calderón (conocida como «la Calderona»), la cual había mantenido también relaciones con el duque de Medina de las Torres, lo que hizo que pronto se propagasen rumores tendentes a adjudicar al duque la paternidad del bastardo. Obviamente para los detractores de don Juan esta circunstancia fue frecuentemente utilizada:

Así en las facciones del cuerpo, como en las habilidades e inclinaciones del ánimo, salió este niño una vivísima imagen de Don Ramiro de Guzmán, semejanza que se ha ido recogiendo más claramente, al paso que ha ido adelantándose en la edad, el talle, el semblante, el pelo, la voz, la lascivia, la ambición, la venganza, el fausto, la fantasía, la ineficacia y las facciones se ven, tan correspondientes en uno y en otro, como la copia corresponde al original.[1]

Hoja del libro de bautismo donde figura la partida de nacimiento de don Juan, hijo de la tierra.

El niño fue bautizado como hijo de la tierra[a]​en la parroquia de los Santos Justo y Pastor actuando como padrino un caballero de la Orden de Calatrava, ayuda de Cámara del Rey.

Don Juan fue entregado a una mujer de origen humilde llamada Magdalena que se trasladó con el niño a León, ciudad en la que pasó los primeros años de su vida. Cuando don Juan había pasado la puericia, y ante la muerte de Magdalena, su madre, fue trasladado a Ocaña ( Toledo), donde empezó a recibir una esmerada educación teniendo por maestros al matemático y cosmógrafo jesuita Jean-Charles de la Faille y al inquisidor, teólogo y humanista Pedro de Llerana y Bracamonte. Su ayo fue don Pedro de Velasco.

Retrato de don Juan José de Austria como san Hermenegildo (h. 1642) por Eugenio de las Cuevas ( Monasterio de las Descalzas Reales, Madrid).

Al parecer, el bastardo mostró siempre buena disposición y memoria para el aprendizaje, a lo que se unió una particular facilidad para la pluma, cuyo uso iba a resultar fundamental en su trayectoria política. Además, siguiendo la inclinación heredada de los Austrias, se mostró diestro en el manejo de las armas y el caballo, así como amante de la caza.

En 1642 tuvo lugar el reconocimiento oficial y público de don Juan de Austria como hijo del rey Felipe IV, cuando éste contaba con trece años de edad, lo cual obligó a estudiar el tipo de tratamiento más conveniente para el bastardo, habida cuenta de su condición de hijo, aunque ilegítimo, del Rey.

El Consejo se mostró partidario de que la Reina y el Príncipe se dirigieran a don Juan, si era por escrito, del siguiente modo:[2]

  • A don Juan de Austria, mi hijo.
  • A don Juan de Austria, mi hermano.

Los demás personajes deberían llamar a don Juan, Serenidad, mientras que los cardenales debían otorgarle el título de Alteza.

El 2 de marzo de 1636, Felipe IV había decidido el nombramiento, en secreto, de don Juan como Gran Prior de la Religión de San Juan en Castilla y León, por no alcanzar la edad suficiente. Éste se hizo efectivo en 1642, en San Lorenzo de El Escorial, si bien don Juan no podía profesar con plenos derechos hasta 1645, con motivo de cumplirse su decimosexto aniversario.

Meses después, el Papa ratificaba la recepción de la dignidad prioral por parte de don Juan de Austria.[3]​ Sin embargo, según los estatutos eclesiásticos, todo Prior, para poder ejercer su gobierno plenamente, debía cumplir dos condiciones: tener más de 31 años y 15 de hábito. Don Juan, en 1644 tenía 15 años y apenas 2 de hábito, por lo que no podía gobernar los prioratos sin la asistencia de un teniente, de ahí que se solicitara una persona para que le asistiera convenientemente.

En el otoño de 1643, el Rey, con el beneplácito del Consejo, decidió el paso de don Juan a Flandes como Gobernador y Capitán General de los Países Bajos. Sin embargo, el desagrado manifestado en medios flamencos ante el paso de un gobernador tan joven e inexperto, impidió que el proyecto se llevara a cabo finalmente.

El 28 de marzo de 1647 recibió de su padre el título de Príncipe de la Mar, el cual llevaba aparejado el gobierno de todas las Armas marítimas:

...considerando que don Juan de Austria, mi hijo, Prior de la religión de San Juan en mis Reinos de Castilla y León, se halla con edad que puede comenzar a ejercitar el valor y demás virtudes de que debe adornarse quien tiene tantas y tan grandes obligaciones como las que residen en su persona...he resuelto elegir y nombrar... al dicho don Juan de Austria, mi hijo,...para que representando mi persona y veces, tenga en las presentes ocasiones, el Gobierno General de todas las fuerzas marítimas de Galeras, Navíos, de Alto bordo otras cualesquier embarcaciones asi ordinarias como extraordinarias qu en cualquier parte se untaren sin excepción alguna.[4]

Don Juan se trasladó a Sanlúcar de Barrameda con el fin de mantenerse lo más próximo posible al lugar de anclaje de la Armada, dispuesto a embarcarse en el momento en que llegaran las oportunas órdenes.