Juan I de Inglaterra

Juan de Inglaterra
Jan tomb.jpg
Efigie de su tumba en la catedral de Worcester.
Rey de Inglaterra
6 de abril de 1199-18/19 de octubre de 1216
PredecesorRicardo I
SucesorEnrique III
Información personal
Coronación27 de mayo de 1199
Nacimiento24 de diciembre de 1166
palacio de Beaumont, Oxford, Inglaterra
Fallecimiento18/19 de octubre de 1216
(49 años)
castillo de Newark, Newark-on-Trent, Nottinghamshire, Inglaterra
Entierrocatedral de Worcester
Religiónnominalmente católico
Familia
Casa realPlantagenet/Anjou[i]
PadreEnrique II de Inglaterra
MadreLeonor de Aquitania
ConsorteIsabel de Gloucester (matr. 1189; anulado 1199)
Isabel de Angulema (matr. 1200; viu. 1216)
DescendenciaEnrique III de Inglaterra
Ricardo de Cornualles
Juana de Inglaterra
Isabel de Inglaterra
Leonor de Inglaterra
Royal Arms of England.svg
Escudo de Juan de Inglaterra

Juan (en inglés moderno, John; 24 de diciembre de 1166-19 de octubre de 1216), también conocido como Juan sin Tierra (en anglonormando, Johan sans Terre; en inglés, John Lackland),[1]​ fue rey de Inglaterra desde 1199 hasta su muerte. Perdió el Ducado de Normandía y gran parte de Aquitania ante Felipe II de Francia, lo que resultó en el colapso de la mayor parte del Imperio angevino y contribuyó al posterior crecimiento del poder de la dinastía de los Capetos durante el siglo XIII. La revuelta de los barones al final de su reinado condujo a la firma de la Carta Magna.

Siendo el más joven de los cinco hijos de Enrique II y Leonor de Aquitania, no se esperaba que heredara territorios significativos desde el principio. Sin embargo, después de la fallida rebelión de sus hermanos mayores entre 1173 y 1174, Juan se convirtió en el hijo favorito de Enrique II. Fue nombrado señor de Irlanda en 1177 y recibió tierras en Inglaterra y en el continente europeo. Sus hermanos mayores —Guillermo, Enrique y Godofredo— murieron jóvenes; cuando su hermano Ricardo I fue coronado rey en 1189, Juan era un potencial heredero del trono. Intentó infructuosamente una rebelión contra los administradores reales de Ricardo I, mientras este participaba en la tercera cruzada. A pesar de esto, después de que Ricardo I murió en 1199, Juan fue proclamado rey de Inglaterra y llegó a un acuerdo con Felipe II para reconocer la posesión del rein inglés sobre las tierras continentales angevinas en la Paz de Le Goulet en 1200.

Cuando estalló otra vez la guerra con Francia en 1202, Juan logró victorias al inicio, pero la escasez de recursos militares y el tratamiento a los nobles normandos, bretones y angevinos provocaron el colapso del imperio en el norte de Francia en 1204. Pasó gran parte de la siguiente década tratando de recuperar estas tierras y recaudó enormes ingresos, reformó sus fuerzas armadas y reconstruyó alianzas continentales. Las reformas judiciales de Juan tuvieron un impacto duradero en el sistema de common law anglosajón, además de proporcionar una fuente adicional de ingresos. Un pleito con el papa Inocencio III condujo a la excomunión del rey inglés en 1209, una disputa finalmente resuelta por el propio rey en 1213. Su intento de derrotar a Felipe II en 1214 fracasó debido a la victoria francesa sobre los aliados de Juan en la batalla de Bouvines. Cuando regresó a Inglaterra, se enfrentó a una sublevación por parte de muchos de los barones, quienes estaban descontentos con sus políticas fiscales y su trato con muchos de los nobles más poderosos de Inglaterra. Aunque tanto Juan como los barones acordaron el tratado de paz de la Carta Magna en 1215, ninguna de las partes cumplió con sus condiciones. La guerra civil estalló poco después, con los barones ayudados por Luis VIII de Francia. Pronto el conflicto llegó a un punto muerto. Juan murió de disentería contraída durante una campaña en el este de Inglaterra a fines de 1216; los partidarios de su hijo Enrique III continuaron hasta alcanzar la victoria sobre Luis VIII y los barones rebeldes al año siguiente.

Los cronistas contemporáneos fueron en su mayoría críticos con la actuación de Juan como rey y su reinado ha sido desde entonces objeto de importantes debates y revisiones periódicas por parte de los historiadores desde el siglo XVI en adelante. El historiador Jim Bradbury resumió la opinión histórica actual de las cualidades positivas de Juan y observó que ahora se le considera un «administrador trabajador, un hombre hábil y un general capaz».[3]​ Estas cualidades negativas proporcionaron un extenso material para los escritores de ficción en la época victoriana y por esto Juan sigue siendo un personaje recurrente dentro de la cultura popular occidental, principalmente como villano en películas e historias que representan las leyendas de Robin Hood.

Primeros años

Infancia y herencia angevina

El imperio continental angevino (en tonos anaranjadps) a fines del siglo s. XII.

Hijo de Enrique II de Inglaterra y Leonor de Aquitania, nació el 24 de diciembre de 1166.[11]

Poco después de su nacimiento, Juan pasó de Leonor al cuidado de una nodriza, una práctica tradicional para las familias nobles medievales.[13]

Juan medía alrededor de 5 pies 5 pulgadas (1.65 m) de altura, relativamente bajo de estatura, con un «cuerpo poderoso con el pecho en forma de barril» y cabello rojo oscuro; lucía según sus contemporáneos como un habitante de Poitou.[iii]

Juventud

Enrique II y Leonor, padres de Juan, en su corte.

Durante los primeros años de Juan, Enrique II intentó resolver la cuestión de su sucesión. Su hijo Enrique había sido coronado rey de Inglaterra en 1170, pero su padre no le dio ningún poder formal; también le prometió Normandía y Anjou como parte de su futura herencia. Ricardo sería nombrado conde de Poitou con autoridad sobre Aquitania, mientras que Godofredo se convertiría en el duque de Bretaña.[24]

Enrique II quería asegurar las fronteras del sur de Aquitania y decidió desposar a su hijo menor con Alais, hija y heredera de Humberto III de Saboya.[25]

En 1173, los hermanos mayores de Juan, con el respaldo de Leonor, se rebelaron contra Enrique II en la efímera rebelión entre 1173-1174. Irritado cada vez más por su posición subordinada a Enrique II y porque poco a poco él se preocupaba más de que Juan pudiera obtener tierras y castillos adicionales a su costa,[26]

Juan había pasado el conflicto viajando junto a su padre y se le dieron posesiones generalizadas en todo el imperio como parte del acuerdo de Montlouis; de ahí en adelante, la mayoría de los testigos consideraron a Juan como el hijo favorito de Enrique II, aunque era el más distante en términos de la sucesión real.[27]

Ilustración del siglo s. XIII de Enrique II y los hermanos de Juan, de izquierda a derecha: Guillermo, Enrique, Ricardo, Matilde, Godofredo, Leonor, Juana y Juan.

El joven Enrique libró una breve guerra contra su hermano Ricardo en 1183 sobre el estatus de Inglaterra, Normandía y Aquitania.[27]

En 1185, Juan hizo su primera expedición a Irlanda, acompañado por 300 caballeros y un equipo de administradores.[29]

Los problemas entre la familia más amplia de Juan continuaron creciendo. Su hermano mayor Godofredo murió durante un torneo en 1186, dejando un hijo póstumo, Arturo I de Bretaña, y una hija mayor, Leonor.[32]

Ricardo inició las conversaciones sobre una potencial alianza con Felipe II en París durante 1187 y, al año siguiente, rindió homenaje al rey francés a cambio de su apoyo en una guerra contra Enrique II.[32]

Other Languages
Afrikaans: Jan van Engeland
беларуская: Іаан Беззямельны
български: Джон I
čeština: Jan Bezzemek
Esperanto: Johano (Anglio)
eesti: John Maata
euskara: Joan Lurgabea
føroyskt: Jóhan landleysi
français: Jean sans Terre
Gaeilge: Eoin Shasana
hrvatski: Ivan bez Zemlje
Bahasa Indonesia: John dari Inggris
lietuvių: Jonas Bežemis
latviešu: Džons Bezzemis
македонски: Јован Безземниот
Bahasa Melayu: John dari England
Nederlands: Jan zonder Land
română: Ioan al Angliei
संस्कृतम्: जाह्न (इंगलैंड)
srpskohrvatski / српскохрватски: John od Engleske
Simple English: John of England
slovenčina: Ján I. (Anglicko)
slovenščina: Ivan Brez dežele
српски / srpski: Јован без Земље
Tiếng Việt: John (vua nước Anh)
Bân-lâm-gú: John (Eng-lân)