Juan III Sobieski

Juan III Sobieski

Rey de Polonia, Gran Duque de Lituania:

Joannes III, Dei Gratia rex Poloniae,
magnus dux Lithuaniae
Siemiginowski John III Sobieski with a baton.jpg
Juan III Sobieski (por Jerzy Siemiginowski-Eleuter),
con armadura y bastón de mando.
Información personal
Otros títulos Gran Duque de Rutenia, Rusia, Prusia, Masovia, Samogitia, Livonia, Smolensko, Kiev, Volinia, Podlaquia, Severia y Chernígov
Reinado 1674 - 1696
Coronación 2 de febrero de 1676
Nacimiento 17 de agosto de 1629
Olesko, Ucrania
Fallecimiento 17 de junio de 1696
(66 años y 10 meses)
Wilanów, Polonia
Entierro Catedral de Wawel, Cracovia Flag of Poland.svg Polonia
Religión Católico romano
Predecesor Miguel Korybut Wisniowiecki
Sucesor Augusto II el Fuerte
Familia
Padre Jakub Sobieski
Madre Sofía Teófila Danilowicz
Consorte Maria Casimira Luisa de la Grange d'Arquien
Descendencia
Carrera militar
Apodo "León de Lechistán (León de Polonia)"
Fuerza Caballería
Condecoraciones
Conflictos Rebelión de Jmelnytsky
  • Batalla de Zborow
  • Batalla de Beresteczko
  • Batalla de Batoh
El Diluvio (Guerra sueco-polaca) Rokosz de Lubomirski
  • Batalla de Mątwami
Guerra polaco-turca (1672-1676) Gran Guerra Turca Guerra de la Liga Santa

Firma Firma de Juan III Sobieski

Coat of Arms of Jan Sobieski as king of Poland.svg
Escudo de Juan III Sobieski

[ editar datos en Wikidata]

Juan III Sobieski (del polaco original Jan III Sobieski) ( Olesko, 17 de agosto de 1629 - Wilanów, 17 de junio de 1696) fue uno de los más importantes reyes de la llamada Mancomunidad polaco-lituana. Rey de Polonia y Gran Duque de Lituania desde 1674 hasta su muerte. Fue además uno de los mejores militares del siglo XVII a la altura de grandes generales como Ambrosio Espínola, Raimondo Montecuccoli, Enrique de la Tour d'Auvergne-Bouillon o Carlos V de Lorena.

Biografía

Orígenes y formación

Juan Sobieski nació el 17 de agosto de 1629 en el castillo de Olesko. Aquel mismo día tuvo lugar una imponente tormenta en Constantinopla y un rayo impacto en uno de los minaretes de la Mezquita Azul convirtiendo la media luna que coronaba la construcción en cenizas, este hecho fue tomado por los turcos otomanos como un mal augurio[1] .

Castillo de Olesko, lugar de nacimiento de Juan Sobieski

Sus padres eran Jakub Sobieski y Sofía Teófila Danilowicz. Su padre era considerado por sus contemporáneos como una persona honorable. Él fue un importante parlamentario y orador y participó en numerosas comisiones diplomáticas y en expediciones militares como la que tuvo lugar contra Moscú en 1617-18 y en la batalla de Khotym donde 45.000 polacos, lituanos y cosacos derrotaron a 100.000 otomanos[2] .

Marek y Juan fueron criados en el castillo de Zolkiew y educados en las leyes polacas y en el conocimiento de las tácticas militares. Su madre los conducía a rezar a la tumba del bisabuelo de los niños, Stanislaw Zolkiewski, Gran Hetman de la Corona[3] quien falleció en la batalla de Cecora en 1620. Sofía Teófila quería que sus hijos recordaran siempre la inscripción de la tumba de su abuelo:

“O quam dulce et decorum est pro patria mori!” (Que dulce y glorioso es morir por la patria)[3] .

El joven Juan Sobieski aunque menos atractivo que su hermano Marek era un joven animado, ardiente e impetuoso cuya gran pasión es la caza (a los nueve años ya había cazado su primer oso[5] compaginando los estudios con el entrenamiento militar ya que recibió lecciones de hípica, tiro y esgrima.

Juan y Marek terminaron sus estudios en febrero de 1646 [7] y Poznan los hermanos visitaron Frankfurt del Óder, ciudad del Sacro Imperio Romano Germánico tras lo que pasaron a Berlín, capital de Brandemburgo.

Stanislaw Zolkiewski. Detalle de la obra ” Esteban Báthory en Psków” de Jan Matejko

El 5 de mayo de 1646 llegaron a Ámsterdam, capital de las Provincias Unidas[11] .

En octubre de 1647 los hermanos viajaron a Inglaterra y visitaron Londres[12] pero la Segunda Guerra Civil Inglesa impidió que visitaran Escocia y los hermanos tuvieron que regresar a Ámsterdam donde conocieron a Maarten Tromp.

Tras realizar esta gira por Europa Occidental, los hermanos Sobieski, planearon viajar a Constantinopla y norte de África [14]

La Rebelión de Jmelnytsky

La victoria de los cosacos en la batalla de Korsun dejó el sureste de la República de las Dos Naciones desprotegido y los cosacos se entregaron a la rapiña. Antes de la llegada de Marek y Juan Sobieski a Polonia las tropas polacas vuelven a ser derrotadas en la batalla de Pliwice pero el ejército cosaco es detenido por las fortificaciones de Zamość [15] .

Cuando los hermanos Sobieski llegaron a Zamosc encontraron allí a su madre y descubrieron que su padre había fallecido[15] . Su madre los instó a a que cumplieran con su deber de defender la patria, advirtiéndoles que no tuvieran miedo del combate.

Juan II Casimiro Vasa fue elegido rey de Polonia y envió una delegación para negociar con Bohdán Jmelnytsky [16] donde se encontraba Marek Sobieski.

Juan Sobieski, quien se encontraba en Lublin, se unió a las fuerzas del Starosta de Jaworow formando y comandando su propia bandera de caballería. Juan Sobieski participó en la batalla de Zborow, la que fue su primera batalla. Los polacos lograron la victoria en la batalla en la que tuvo una gran importancia la caballería polaca[17] y Jmelnytsky fue obligado a firmar una tregua.

La batalla de Zborow

Después de la tregua, los hermanos Sobieski asistieron a la boda de su hermana Katarzyna quien se casó con el Palatino de Cracovia, Wladyslaw Zaslawski-Ostrogski. Sin embargo la paz iba a durar poco ya que Jmelnytsky buscó el apoyo del sultán Otomano y de İslâm III Giray, kan de Crimea [19] por lo que Jmelnytsky fue obligado a firmar un tratado favorable a la República de las Dos Naciones.

La batalla de Beresteczko

De nuevo Jmelnytsky no se conformó con la situación y buscó apoyo internacional para enfrentarse a la Mancomunidad Polaco-Lituana y se alió con el Hospodar de Moldavia pero el Gran Hetman de la Corona, Marcin Kalinowski fue enviado a la frontera para desbaratar cualquier intento de invasión. La intención de los dos hermanos era unirse a este ejército pero fueron frustradas porque Juan Sobieski se vio envuelto en un duelo con un gran magnate lituano llamado Miguel Pac en la que recibió peligrosas heridas que le obligaron a permanecer en cama [19] . Su hermano Marek si pudo participar en la expedición.

La expedición terminó en fracaso ya que en la batalla de Batoh (2 de junio de 1652[20] .

Masacre de los cautivos polacos tras la batalla de Batoh

Cuando se enteró de la noticia, Juan Sobieski, se encontró hundido psicológicamente por el trágico final de su hermano. Durante días su madre no le dirigió la palabra ya que siempre había sentido debilidad por Marek pero Juan Sobieski permaneció a su lado intentando reconfortarla[21] .

Al año siguiente Juan Sobieski participó en la campaña militar contra los cosacos y los tártaros. En Zborov estalló un motín entre el ejército polaco y todos los medios de persuasión habían sido en vano. Juan Sobieski pidió se le confiase sofocar la rebelión y el general se lo permitió aunque no confiaba gran cosa de Juan, quien solo contaba con 20 años. Gracias a su gran elocuencia y su retórica apasionada y convincente supo contagiar a los sublevados de su espíritu patriota y los soldados volvieron a la obediencia. Gracias a esta acción, Juan Sobieski fue recompensado con el ascenso a abanderado de la corona[22] .

Bohdán Jmelnytsky y el ejército cosaco se reúne con los tártaros comandados por Tugay Bey

Se volvió a firmar la paz y el Kan de Crimea pidió como garantía del cumplimiento de los compromisos de paz la entrega de rehenes entre los oficiales polacos. Juan Sobieski que había adquirido ya cierto estatus es uno de los elegidos por el kan como rehén [24] Durante tres años más Juan Sobieski y las tropas polacas se enfrentaron con los cosacos que recibieron la ayuda de Alejo I de Rusia. Si la guerra con los cosacos y con rusos no fuera suficiente una parte de los nobles polacos descontentos invitaron a Carlos X Gustavo de Suecia a tomar el trono polaco y se hizo con el poder en la Gran Polonia, Mazovia y Cracovia.

Juan II Casimiro Vasa tuvo que huir a Silesia.

El Diluvio

La invasión sueca de Polonia, conocida comúnmente como el Diluvio fue un momento crítico en la historia polaca ya que gran parte del reino polaco fue controlado por los suecos y muchos nobles se unieron a este ejército. Juan Sobieski se mantuvo fiel a Juan II Casimiro. Entre Malbork y Elblag derrotó con 400 jinetes a seiscientos jinetes suecos. En 1655 Lituania se pasó voluntariamente al bando sueco pero el Kanato de Crimea, viendo el peligro que suponía tener cerca de sus fronteras una potencia militar como Suecia, decidió apoyar a la República de las Dos Naciones y Sobieski se puso al mando de los tártaros[25] .

Con el apoyo tártaro las cosas cambiaron rápidamente. Lituania fue librada de suecos, Varsovia fue liberada. Un ejército brandemburgués avanzaba para apoyar a Suecia y Juan Sobieski fue capaz de bloquear el Vístula y acosar a las tropas del elector de Brandeburgo [27] .

Jorge Rákóczi II, príncipe de Transilvania, declaró la guerra a la Mancomunidad Polaca-Lituana invadió Polonia al mando de 30.000 hombres y se unió a Carlos X Gustavo y ambos pusieron bajo sitio a Varsovia. Juan Sobieski participó en la batalla de Varsovia, una batalla de tres días (18-20 de julio de 1656) que finalmente se decidió del lado sueco.

Escaramuza entre polacos y suecos. Obra de Józef Brandt.

Sin embargo, los daneses alarmados por las conquistas de Carlos X Gustavo dieron comienzo a la Guerra Sueco-Danesa (1657-1658) lo que le obligó al rey sueco a abandonar Polonia [28] . La paz con Suecia se firmó definitivamente en 1660 y es conocida como Tratado de Oliva y la Mancomunidad Polaco-Lituana sería la gran perdedora porque tendría que ceder territorios a Suecia y reconocer la independencia del Ducado de Prusia que se encontraba bajo el control de los Hohenzollern de Brandeburgo. En 1657 el príncipe Jerzy Sebastian Lubomirski y Juan Sobieski se internaron en Transilvania para tomar represalias contra Jorge Rákóczi II quien se vio obligado a aceptar una paz humillante.

Batalla de Varsovia. Obra de Johan Philip Lemke

Los únicos enemigos de Polonia que quedaban eran Rusia y los cosacos y Juan Sobieski fue enviado a atacar a los cosacos, logrando una victoria completa. Esta victoria desmoralizó a los rusos y las tropas polacas pudieron tomar Vilna con facilidad tras lo que se firmó una paz entre los dos países favorable a la República de las Dos Naciones.

Rokosz de Lubomirski

En 1664 Jerzy Sebastian Lubomirski, Gran Mariscal de Polonia, fue acusado por Juan II Casimiro de traición tras oponerse al rey que pretendía elegir su sucesor. Lubomirski se retiró a Breslavia desde donde dirigió un rokosz [29]

Jerzy Sebastian Lubomirski.

Juan Sobieski fue puesto por Juan II Casimiro al frente del ejército fiel al soberano. A pesar de comandar por primera vez un ejército polaco la situación fue difícil para Juan Sobieski ya que había luchado varias veces junto a Lubomirski. En la batalla de Mątwami (13 de julio de 1666) la victoria sonrió a Lubomirski ya que Juan II Casimiro obligó a Juan Sobieski a cruzar un pantano para atacar a las tropas de Lubomirski, a pesar de que Sobieski avisó de lo peligroso de esta maniobra. Las tropas realistas no pudieron desplegarse y eran atacadas desde varios lados al mismo tiempo por las tropas de Lubomirski. Las tropas realistas perdieron 4.000 hombres[30] .

Poco después Juan II Casimiro llegó a un acuerdo con Jerzy Sebastian Lubomirski por el cual no volvería a interferir en la elección de su sucesor y revocó los cargos contra el noble. Por su parte Lubomirski no intentó recuperar sus dignidades. Tras el acuerdo se retiró a Breslavia donde falleció meses después[31]

Breve período de paz

Tras varios años de guerra ininterrumpida, Juan Sobieski pudo disfrutar por fin de algo de paz y en 1665 conoció a Maria Casimira Luisa de la Grange d'Arquien, una dama francesa que había acompañado a María Luisa de Gonzaga cuando esta contrajo matrimonio con Vladislao IV Vasa. Con anterioridad había estado casada con Juan Zamoyski, con quien había tenido cuatro hijos que no llegaron a adultos, pero se quedó viuda antes de conocer a Juan Sobieski[32] Juan Sobieski no tardó en enamorarse de María Casimira, quien correspondió ese amor y la reina descubrió a los amantes y obligó a que el matrimonio se celebrase sin demora.

Petro Doroshenko al frente de las tropas cosacas.

Al año siguiente de su matrimonio (1667), Juan Sobieski fue nombrado Comandante en jefe del ejército polaco y Gran Mariscal por lo que se convirtió en uno de los personajes más poderosos de Polonia.

La revuelta de Doroshenko y la guerra contra Turquía

En 1666 el atamán cosaco Petro Doroshenko rehusó la autoridad polaca y se alió con los tártaros contra la Mancomunidad Polaco-Lituana. Juan Sobieski, como máximo oficial del ejército polaco, dio comienzo a una frenética actividad y aumentó el tamaño del ejército. Envió partidas para acabar con las incursiones tártaras y hostigar a los invasores mientras prepara un pequeño ejército para enfrentarse a Petro Doroshenko. La confrontación entre Petro Doroshenko y Juan Sobieski tuvo lugar en la batalla de Podhajce (6 a 16 de octubre de 1667) donde el ejército polaco, muy inferior numéricamente, adoptó una posición defensiva en la que la artillería y la infantería polaca pudieron detener a las tropas cosacas-tártaras. Durante varios días se repiten los ataques de los cosacos hasta que por fin se produce un ataque general de los cosaco-tártaros que es respondido por Juan Sobieski con un ataque al flanco izquierdo de la caballería polaca.

En 1668 Juan II Casimiro abdicó del trono polaco[34] .

Mientras tanto Juan Sobieski seguía luchando contra Petro Doroshenko y sometió a la obediencia polaca el territorio entre el río Bug Meridional y el Dniéster y al atamán cosaco no le quedó otra opción que pedir ayuda a Mehmed IV, sultán de Imperio Otomano [35] .

En diciembre de 1671, el sultán Mehmed IV y el Gran Visir Fazil Ahmed informaron a la corte polaca sobre la soberanía turca sobre los cosacos y exigieron la retirada de los ejércitos de la Mancomunidad de Ucrania. En la corte de Varsovia algunos abogaban por privar al Imperio Otomano de todo pretexto para entrar en guerra y otros estaban indignados por las pretensiones turcas. Miguel Korybut Wisniowiecki decidió enviar una respuesta amenazante pero rápidamente se formó una liga nobiliaria para destronar al rey [36] y coronar a Carlos V de Lorena.

Juan Sobieski como enemigo de la familia Pac apoyó a la liga nobiliaria y convenció a los líderes de la Liga que era mejor opción coronar al Conde de Longueville[39]

Fazil Ahmed. Obra de Jacob von Sandrart

Mientras los polacos se enzarzaban en una guerra civil, Fazil Ahmed había preparado la guerra contra la Mancomunidad Polaco-Lituana. El primer objetivo de los otomanos fue la capital de Podolia, Kamianets-Podilskyi. Juan Sobieski, conocedor de la importancia de la ciudad, dejó a un lado los conflictos internos y envió ocho regimientos de infantería para reforzar la guarnición[40] pero el gobernador de la ciudad, fiel a Miguel Korybut Wisniowiecki negó la entrada a la ciudad de estas tropas por miedo a alguna argucia. Poco después, 150.000 soldados otomanos, tártaros y cosacos pusieron bajo sitio Kamianets-Podilskyi y Juan Sobieski, cuyo ejército no contaba más que con 30.000 hombres no pudo acudir en ayuda de la ciudad sino que se dirigió a territorio tártaro liberando a decenas de miles de polacos que se encontraban cautivos.

Lucha entre turcos y polacos por un estandarte. Obra de Józef Brandt

Kamianets-Podilskyi se rindió finalmente el 29 de agosto de [42] en la que perdió Ucrania y Kamianets-Podilskyi y se comprometió al pago de un tributo al sultán.

Juan Sobieski, aunque aún seguía proscrito por el rey polaco, fue invitado por este a una dieta que se iba a celebrar en Varsovia a principios de 1673. Muchos partidarios de la Liga Nobiliaria le recomendaron no acudir pero Juan Sobieski ocupó su lugar en la Dieta.

En esta Dieta, en gran parte gracias a la actuación de Juan Sobieski el tratado se declaró nulo. El gobernador de Kamianets-Podilskyi acusó a Juan Sobieski de entregar la ciudad pero una comisión del Senado declaró a Sobieski inocente[43] .

Juan Sobieski fue puesto al frente del ejército polaco y se le permitió hacer uso del tesoro de Cracovia. Raudo inició los preparativos de la campaña y recabó informes sobre la situación de las tropas otomanas que habían quedado en Podolia[44] .

La batalla de Chocim

Los ejércitos de la Mancomunidad convergieron en Gliniank Skwarzaw cerca de Leópolis. El 8 de octubre el rey, Miguel Korybut Wisniowiecki pasó revista a los ejércitos, ya que había decidido dirigir el ejército. Sin embargo, sintió unos repentinos dolores y los médicos decretaron que debería guardar reposo[46] . Creyendo que las fuerzas otomanas estacionadas en Cecora serían más numerosas, Sobieski decide dar combate a los turcos situados en Chocim.

Murallas de Kamianets-Podilskyi

Las condiciones de la marcha del ejército fueron difíciles. El ejército tuvo que avanzar entre bosques bajo una climatología adversa y soportando el hambre. Muchos soldados protestaban y pedían volver a su país pero Juan Sobieski prometió alimentos, pastos para los caballos y el saqueo rico del campamento turco. Poco después se unió a los polacos un grupo de valacos mandados por el Príncipe Stephen Petryczaïko[47] que habían abandonado a los turcos para luchar junto a los cristianos. El 9 de noviembre el ejército llegó a Chocim, donde fue recibido con el sonido del cañoneo turco.

El campamento de Hussein Pasha se hallaba en una meseta plana. A la derecha se encontraba Chocim y su fortaleza. El campamento controlaba los caminos de Jassy y Czemiowiec. Al este del campo servía de defensa el Dniéster, al norte y sur enormes barrancos servían de foso y solo el lado occidental estaba algo más expuesto, por lo que se le había fortalecido con fosos. Sobre el Dniéster se había construido un puente de pontones para mantener la comunicación con la fortaleza de Kamieniec Podolski. El ejército otomano había añadido a la fortificación defensas naturales como canales y arroyos. Si todo esto era poco, una poderosa artillería volvía la posición defensiva en casi inexpugnable[48] .

Miguel Casimiro Pac, quien se encontraba en el ejército como Gran General de Lituania, intentó que no se diese batalla pues el ejército polaco se encontraba en inferioridad y amenazó con retirar a sus soldados lituanos, para preservarlos según él para el servicio futuro de su país [50] durante todo el día y la noche. Esa noche nevó en abundancia y si las tropas polacas sufrieron más aún los turcos quienes no estaban acostumbrados a un clima tan frío. Poco después del amanecer del día 11 de noviembre dio comienzo la batalla de Chocim que terminó con la victoria polaca.

Batalla de Chocim. Obra de Franciszek Smuglewicz.

Los otomanos perdieron 40.000 muertos otomanos, entre ellos muchas de sus mejores tropas, casi 20.000 cipayos y 8.000 jenízaros y se habían capturado más de veinte cañones, numerosos estandartes, caballos turcos, camellos, mulas, plata, oro y numerosos prisioneros que fueron pasados a cuchillo con el fin de que su vigilancia no les impidiera continuar la campaña[51] .

Coronación como rey

Tras la victoria, Juan Sobieski podía haber explotado la victoria y liberado Podolia de turcos, cosacos y tártaros pero la noche anterior a la batalla falleció Miguel Korybut Wisniowiecki[52] y la expedición se paralizó ya que se opinó que lo principal en aquel momento era elegir rey por lo que el ejército volvió a territorio polaco.

Juan III Sobieski en la Batalla de Chocim. Obra de Andreas Stech

La Dieta para elegir el nuevo rey fue fijada para el 15 de enero de 1674. Existían varios competidores como Carlos de Lorena, quien era apoyado por Miguel Casimiro Pac o Felipe Guillermo de Neoburgo, príncipe de Neoburgo o Luis II de Borbón-Condé pero finalmente la cercanía de su victoria en Chocim y su fama de buen militar hicieron que el elegido fuera Juan Sobieski.

El 5 de junio de 1674 tuvo lugar la ceremonia[53] y el primer acto de su gobierno fue restaurar en la familia Lubomirski la dignidad de Gran Mariscal tras lo que corrió a ponerse a la cabeza del ejército para continuar con la guerra contra el Imperio Otomano.

El primer objetivo de la nueva campaña fue Ucrania y las ciudades de Bar, Nemírov, Kalnic y Pavoloc cayeron pronto en poder polaco. Sin embargo Juan Sobieski tuvo que ver cómo Miguel Casimiro Pac se llevaba a parte de las tropas a Lituania con la excusa de la falta de provisiones por lo que tuvo que detener la ofensiva.

Ataque de la caballería polaca a los otomanos. Obra de Józef Brandt

La batalla de Leópolis

Para la campaña de 1675, Juan Sobieski conoció que se estaba reuniendo un importante ejército otomano en Ucrania bajo el mando de Ibrahim Shyshman quien tras asediar Uman se dirigió a Podolia y puso bajo asedio la fortaleza de Trembowla mientras que un ejército tártaro de 50.000 soldados bajo el mando de Nuradyn Safa Girej atacaría a Juan Sobieski[54] en Leópolis.

Juan Sobieski sabía del avance de los tártaros y desplegó a su ejército de 6.000 hombres con la suficiente habilidad para hacerle creer que su número era superior. La batalla de Leópolis (el 24 de agosto de 1675) terminó con la victoria polaca. 15.000 tártaros perecieron y el resto huyó favorecido por la oscuridad[56] .

Stanisław Jan Jabłonowski.

Tras la exitosa campaña del verano de 1675 Juan Sobieski mandó a las tropas a descansar a los cuarteles de invierno y marchó a Zolkiew para pasar un tiempo con su familia. También celebró una Dieta en la que nombró a Stanisław Jan Jabłonowski [57] Teniente General de Polonia y recaudó dinero para armar un ejército de 40.000 hombres.

La batalla de Zurawno

El ejército otomano comandado por Ibrahim Szejtan contaba con 120.000 hombres y se unió en el Dniester a un ejército tártaro de 80.000 hombres[59] . Ibrahim Szejtan se dirigió hasta esta posición y dio inicio a la batalla de Zurawno en la que el ejército otomano cerco durante semanas al ejército polaco.

Rendición de soldados turcos ante los polacos. Obra de Józef Brandt

Durante algunas semanas hubo escaramuzas entre los dos ejércitos. Los turcos habían realizado algunos ataques sin éxito y los polacos habían realizado varías salidas que tampoco habían cambiado la situación por lo que Ibrahim Szejtan decidió rendir al ejército polaco por hambre. Algunos oficiales polacos estaban preocupados por la situación e instaron a Juan Sobieski a negociar. El rey polaco aceptó y por mediación de un jefe tártaro presentó sus condiciones que parecían más una provocación que unas condiciones de paz: devolución de Kamianets-Podilskyi, evacuación de Ucrania y retirada de su protección sobre los cosacos[60] .

Ibrahim Szejtan furioso por las condiciones de paz se negó a enviar respuesta. Tras varios días más de espera, en la que los ejércitos se encontraron alineados uno frente al otro sin combate, Juan Sobieski fue consciente de que debería intentarse abrirse paso por el enemigo.

Sin embargo el día anterior a que se realizase el ataque programado una delegación turca llegó al campamento [61] ofreciendo la paz si los polacos pagaban un tributo pero esta opción fue rechazada por Juan Sobieski. A la mañana siguiente una nueva delegación llegó para negociar un tratado de paz. El Tratado de Zurawno acordaba la retención por parte de Polonia de dos terceras partes de Ucrania mientras que la otra parte se convertiría en un protectorado cosaco de los otomanos. Toda Podolia, excepto Kamianets-Podilskyi y Jaslowiecz volvería, asimismo, a manos polacas y todos los prisioneros de ambas partes liberados.

Reunión del Sejm. Obra de Jan Matejko

El reino en paz

Tras la guerra polaco-turca (1672-1676) la República de las Dos Naciones se vio en paz por primera vez en mucho tiempo. Juan Sobieski se acercó diplomáticamente a Luis XIV de Francia, que le nombró caballero de la Orden del Espíritu Santo,[62] y bajo la influencia del rey, la corte polaca se convirtió en un refugio de hombres de letras y artistas europeos. Juan Sobieski fue un generoso mecenas.

Poco a poco el marqués de Bethune, quien estaba casado con la hermana de María Casimira de la Grange d´Arquien[63] adquirió una gran influencia en la corte.

Collar de la Orden del Espíritu Santo.

Durante estos años Juan Sobieski quiso fortalecer el trono y hacerlo hereditario pero no lo consiguió. También quiso abolir el liberum veto para hacer el parlamento más eficiente y fortalecer el poder central pero finalmente fue obligado a trabajar con los nobles en el Sejm que controlaba los presupuestos y podía vetar su política.

Para llevar a cabo sus objetivos de reforma más amplios, Sobieski planeó reconquistar el Ducado de Prusia que pertenecía a la Casa de Hohenzollern, para después convertirlo en un ducado privado para su familia y utilizar su riqueza como un trampolín para fortalecer la corona polaco-lituano. El rey y sus amigos adquirieron estados en Prusia para tomar ventaja de un futuro cambio de soberanía. Sobieski negoció un tratado secreto con Francia en 1675 que proporcionaba generosos subsidios para la guerra contra Brandemburgo y si fuera necesario, con Austria[64] para preparar el inicio de la guerra, en el que se esperaba la coordinación con una invasión sueca desde Livonia.

Juan Sobieski se vio obligado a abandonar sus ambiciosos planes porque los suecos fallaron al lanzar su invasión y la oposición parlamentaria, que se oponía a sus objetivos absolutistas, creció rápidamente. Además, los lituanos, que temían cualquier aumentaron en el poder de Suecia, tuvieron que ser apaciguados. Los recortes a su presupuesto militar le hicieron pasar la oportunidad que surgió el año siguiente (1678) cuando los suecos atacaron la Prusia Ducal desde Livonia, cercando Klaipėda y tomando Tilsit[64] .. En lugar de unirse a los suecos, lo que era su primera intención, cambio de parecer y permitió que Federico Guillermo I de Brandeburgo enviara tropas a través de la Prusia Real polaca para expulsar a los suecos de Prusia Ducal.

La situación internacional se había vuelto menos favorable para entrar en una guerra, el Imperio Otomano amenazaba con atacar por el sur y Luis XIV firmaba acuerdos de paz con sus oponentes en Europa occidental en 1678-1679 retirando su apoyo a Sobieski que se podía quedar aislado por lo que lo más prudente era mantener la paz.

La “Liberación de Viena”

La guerra entre el Sacro Imperio Romano Germánico y el Imperio Otomano comenzó con el deseo otomano de apoyar a Emérico Thököly, conde protestante magiar, quien se había rebelado contra los Habsburgo.

En abril de 1683[65] .

El 7 de julio, Leopoldo I de Habsburgo y la familia imperial abandonaron Viena y buscaron refugió en Linz, dejando la ciudad bajo la protección del conde Ernst von de Stahremberg que contaba con 16.000 soldados[67] .


La ciudad estaba totalmente rodeada el 14 de julio[68] , las tropas otomanas lograron penetrar por algunas brechas de las murallas pero finalmente las fueron rechazadas.

La población de Viena se aglomeraba en la Catedral de San Esteban para escuchar los sermones de predicadores como Abraham a Sancta Clara quienes arengaban a los fieles a resistir en nombre de la fe cristiana[69] .

El emperador Leopoldo I de Habsburgo, escaso de tropas, hizo un llamamiento internacional para organizar una cruzada cristiana. Con la mediación del Papa Inocencio XI se formó una Liga a la que se unieron varios príncipes alemanes y Juan III Sobieski.

La República de las Dos Naciones aceptó de buen grado la decisión de Juan Sobieski de ir a la guerra y se firmó un tratado que sancionaba que ninguna de las partes firmaría la paz con el Imperio Otomano por separado. Se sancionó además que Leopoldo I debía proporcionar 60.000 hombres y Juan Sobieski 40.000 soldados que serían utilizados para el beneficio general[70] .

Juan III Sobieski pasa revista a sus tropas. Obra de Wojciech Kossak

Juan Sobieski tuvo problemas para reclutar un ejército en poco tiempo. El rey polaco había llegado a Cracovia a finales de junio y permaneció allí hasta mediados de agosto.

Pronto empezaron a surgir conflictos con nobles que no veían bien involucrarse en la guerra. Esto se debía, según supo Juan Sobieski por la interceptación de algunas cartas, por el interés francés en que Polonia no apoyase al Sacro Imperio Romano Germánico y a los sobornos que había realizado entre miembros de la nobleza polaca como la familia de los Sapieha o los Jablonowski o el tesorero real Morstin. Juan Sobieski puso al senado al tanto de la conspiración pero busco el camino de la reconciliación con todos, excepto con el tesorero cuyo crimen era demasiado evidente al haberse encontrado cartas acusatorias, y se preparó para marchar a Viena[73] bajo el mando de Stanisław Jan Jabłonowski para que se uniesen con Carlos de Lorena y él marchó con una reducida guardía por Silesia y Moravia.

La Batalla de Kahlenberg

El 31 de agosto[72] .

Juan III Sobieski bendice a las tropas polacas antes de la batalla de Kahlenberg. Obra de Juliusz Kossak

Las tropas aliadas se dividieron en tres secciones: el ala izquierda estaba comandada por Carlos de Lorena y Juan Jorge de Sajonia y seguiría el curso del Danubio hacia la ciudad; la zona central estaría bajo el mando Maximiliano II Manuel de Baviera y de Jorge Federico de Waldeck que avanzarían hacia Sievring y Wahring; y el ala derecha bajo el mando personal de Juan Sobieski[75] .

Los primeros enfrentamientos tuvieron lugar entre las tropas del duque de Lorena, quien encomendó a Luis Guillermo de Baden-Baden el mando de los regimientos austriacos que debía hacerlos frente y el flanco izquierdo turco a las cuatro de la tarde. El enfrentamiento se generalizó en toda la línea. Juan Sobieski y el contingente polaco se vieron retrasado por la dificultad del terreno pero cuando la caballería se hizo paso entre las colinas y bosques apareció flanqueando la derecha otomana. Juan Sobieski dirigió personalmente el ataque que desbarató toda oposición de las tropas turcas y las persiguió hasta el propio campamento turco. El papel de los húsares polacos fue determinante y al grito de “Dios salve a Polonia” no cejaron hasta alcanzar la tienda roja del Gran Visir y repartirse su botín[76] .

Kara Mustafá, al tener noticia del ataque aliado, se había plantado en su tienda dispuesto a resistir hasta la muerte pero los artilleros cristianos descargaron sus proyectiles tratando de alcanzar su tienda, alentados por el propio Juan Sobieski por lo que finalmente no le quedó más remedio que huir. A las 17:00 horas la batalla de Kahlenberg había terminado[77] .

La batalla terminó con una victoria total aliada. La perdida en el ejército otomano ascendió a 20.000 muertos y 5.000 heridos mientras que los aliados perdieron 1.500 muertos y 2.500 heridos. El botín también fue inmenso haciéndose el ejército aliado con 300 piezas de artillería, 5.000 tiendas, timbales, armas y bandera[75] .

Juan III Sobieski envía una carta a Inocencio XI tras la victoria en la batalla de Kahlenberg. Obra de Jan Matejko

En una carta enviada a su mujer refiriéndose al botín dice:

“No me diréis lo que las mujeres tártaras a sus maridos cuando les ven venir sin botín: no sois hombre; porque el Gran Visir me ha nombrado su legatario universal” [78]

Por la noche, en la tienda de campaña que había pertenecido a Kara Mustafá, Juan Sobieski escribió una carta al Papa Inocencio XI para informarle de la victoria en la que decía:

Entrada de Juan III Sobieski en Viena. Obra de Juliusz Kossak

“Llegué, vi y Dios venció” [75] .

Juan III Sobieski se reúne con Leopoldo I de Habsburgo tras la victoria en la batalla de Kahlenberg. Obra de Artur Grottger

La mañana posterior, Ernst Rüdiger von Starhemberg, gobernador de Viena, invitó a Juan Sobieski a entrar en la ciudad quien consintió. Su entrada a la ciudad fue triunfal teniendo que detenerse constantemente porque la multitud detenía el progreso con intención de besar sus pies y manos[79] mientras los soldados, oficiales y generales proclamaban:

“O, unser braver könig” (Oh, nuestro valiente rey) [76] .


Se dirigió a la Catedral de San Esteban para entonar el Tedeum, permaneciendo de rodillas durante todo el cántico [78] .

Esta recepción del rey polaco en Viena parece despertó los celos del Emperador [81] .

La batalla de Parkany. Obra de Juliusz Kossak

La batalla de Parkany

El inmenso ejército otomano había sido derrotado pero no destruido y Juan Sobieski decidió que el ejército debía ponerse de nuevo en marcha contra sus enemigos. Sin embargo algunos aliados alemanes, que estaban molestos con Leopoldo I, retrasaron la partida del ejército hasta cinco días después[82] .

Juan Sobieski cruzó el Danubio con sus tropas y marchó impetuosamente contra los turcos sin esperar la ayuda de sus aliados. La impetuosidad del rey polaco lo llevó a adentrarse en una emboscada turca y la mayoría de las tropas polacas empezaron a huir. Juan Sobieski estuvo a punto de perder la vida en esta emboscada y cuando logró recuperarse perdió los nervios al creer que su hijo había caído prisionero de los turcos pero poco después su propio hijo apareció ante sus ojos calmándolo [78] .

A la mañana siguiente Juan Sobieski pudo vengarse de esa derrota parcial y pudo vencer a los otomanos en la batalla de Parkany en la que los turcos perdieron 18.000 soldados [78] . Esta victoria fue seguida por la toma, por parte de los aliados, de varias fortalezas lo que provocó que las tropas turcas se retirasen hasta Belgrado, dejando Hungría indefensa.

Retorno del ejército polaco tras la batalla de Kahlenberg. Obra de Józef Brandt

Tras esta victoria, Juan Sobieski quiso mediar entre el emperador y Emérico Thököly pero Leopoldo se negó a escuchar al rey polaco. Ante esta actitud Juan Sobieski se indignó y ordenó a su ejército volver a Polonia, donde llegó a finales de diciembre[83] .

La Liga Santa

Tras llegar a Cracovia, el monarca polaco licencio al ejército. Poco después comenzaron a llegar representantes de la Serenísima República de Venecia y el Zarato Ruso, que habían sufrido la acometida otomana en la Gran Guerra Turca, para formar una Liga Santa contra los turcos. En marzo de 1684 se formó la Liga Santa que encuadraba al Sacro Imperio Romano Germánico, a Venecia, a Polonia y al Gran Ducado de Toscana a la que se sumaría poco después Rusia. Los aliados esperaban que el Imperio Otomano, al ser atacado por varios puntos, no se encontrase en condiciones de defenderse.

Juan Sobieski inició las hostilidades con la intención de recuperar Jaslowicz. La fortaleza se rindió tras un fuerte bombardeo. Tras tomar la ciudad el objetivo de Juan Sobieski fue reconquistar Kamianets-Podilskyi[85] .

Este plan se vino pronto abajo por la llegada de un gran contingente de turcos y tártaros que hostigaba a los polacos sin llegar a la confrontación armada[86] . Juan Sobieski decidió construir una fortaleza frente a Kamianets-Podilskyi que impidiera la llegada de refuerzos y protegiese a sus tropas de las tropas otomanas y tártaras.

Para la campaña de 1685 el objetivo seguía siendo Kamianets-Podilskyi pero cuando el rey se iba a poner a la cabeza del ejército se sintió enfermo y le obligó a delegar la dirección del ejército en Stanisław Jan Jabłonowski.

Jablonowski fue atacado por los turcos en Bucovina el 9 de octubre pero pudo derrotarlos aunque, a pesar de la victoria, tuvo que abandonar la campaña[88] .

Durante esta enfermedad las intrigas francesas, las gestiones otomanas y varios nobles intentaron que se llegara a una paz con el Imperio Otomano que aceptaba entregar Kamianets-Podilskyi pero Juan Sobieski se negó a firmar una paz separada a sus aliados[89] entre otras razones porque Leopoldo le prometió ayudarlo en la conquista de Moldavia y Valaquia y que estos principados quedaran integrados en su patrimonio familiar.

Armadura de Juan III Sobieski. Expuesta en el Staatliche Kunstsammlungen de Dresde

La campaña de 1686, por tanto, supuso el abandono del asedio de Kamianets-Podilskyi. La invasión de Moldavia y Valaquia se produjó de una manera rápida. Con la sola presencia del rey polaco, las ciudades valacas y moldavas se entregaban pero la conquista no fue duradera y según desaparecía el ejército polaco las ciudades entraban en rebeldía[87] .

Los siguientes cinco años lo pasaron las tropas polacas intentando reafirmar el control sobre los principados danubianos aunque no se consiguieron resultados óptimos.

A partir del año 1691, Juan III Sobieski decidió no volver a ponerse a la cabeza del ejército debido a que sus achaques y problemas de salud le incapacitaban para llevar a cabo un mando adecuado del ejército[90] .

El Emperador Leopoldo I de Habsburgo, con el afan de retener a Polonia en la Santa Liga propuso el matrimonio entre Jaime Luis Sobieski y Eduviges Isabel Amelia del Palatinado-Neoburgo [91] . El fin del enlace era separar totalmente a la Mancomunidad Polaco-Lituana de la influencia francesa ya que la esposa era cuñada del Emperador, de Carlos II de España, de Pedro II de Portugal y de Eduardo II Farnesio, duque de Parma.

El marqués de Bethune, que se encontraba en Varsovia visitando a su cuñada, intentó por todos los medios que no se celebrase el enlace pero al final tuvo lugar el 25 de marzo de 1691. Tal fueron las molestias que causo el marqués que una de las cláusulas de la boda exigía que el marqués abandonase inmediatamente Polonia[91] .

Escultura de Juan Sobieski en el palacio de Wilanów. Obra de Jerzy Siemiginowski-Eleuter

Los último años de reinado de Juan Sobieski fueron de inestabilidad política dada la impopularidad que alcanzó entre los nobles que tras la victoria en Viena sentían miedo hacía las tendencias absolutistas de Juan Sobieski, especialmente porque parecía que Juan quería asegurar el trono en su hijo Jacobo.

Sepulcro de Juan III Sobieski en la Catedral de Wawel.

Las sesiones parlamentarias de 1685, 1688-89 y 1692 se consumieron en agrios debates que tuvieron al tesorero judío Jacob Bezalel como objetivo, con el único objetivo de desacreditar al rey[92] .

En primavera de 1696 se traslado al palacio de Wilanów con la esperanza de que el aire limpio de los jardines le ayudara a respirar mejor[93] .

El 17 de junio de 1696 el rey parecía algo mejor pero después de la cena cayó repentinamente de la silla producto de un ataque de apoplejía y permaneció algún tiempo sin conocimiento. Juan sólo recobró el conocimiento para despedirse de su mujer y familia, muriendo por la noche[94] .

Con su muerte se cierra una época gloriosa para Polonia que verá como la llegada al poder de reyes extranjeros, el egoísmo, la anarquía y la miopía de la aristocracia conducirá a una pérdida de la gloria militar y cultural polaca (el “ Sarmatismo”) que terminara con su desaparición a finales del siglo XVIII.

Other Languages
беларуская: Ян Сабескі
беларуская (тарашкевіца)‎: Ян Сабескі
български: Ян III Собиески
kaszëbsczi: Jan III Sobiesczi
dolnoserbski: Jan III. Sobieski
Ελληνικά: Γιαν Σομπιέσκι
Հայերեն: Յան Սոբեսկի
lietuvių: Jonas Sobieskis
Nederlands: Jan III Sobieski
norsk nynorsk: Jan III Sobieski
srpskohrvatski / српскохрватски: Jan III. Sobjeski
slovenčina: Ján III. (Poľsko)
slovenščina: Jan III. Sobieski
српски / srpski: Јан III Собјески
українська: Ян III Собеський
Tiếng Việt: Jan III Sobieski