Juan Gil de Zamora

Fray Juan Gil de Zamora, también conocido como Fray Egidio ( Zamora, España, 1241 aprox. - 1318 aprox.), fue uno de los principales intelectuales de la Edad Media en España. Escritor enciclopédico, escribió sobre medicina, historia, música, biología y gramática, además de componer poesía sacra, sermones para la predicación y obras enciclopédicas.

Biografía

No sabemos con certeza su fecha de nacimiento, pero si que nació en la ciudad de Zamora ( España), aunque se dice que podría haber sido en torno al año 1241. Ingresó en la orden franciscana a finales de la década de 1260 y participó en la fundación del monasterio franciscanos en la ciudad de Zamora. Incluso se dice que estuvo presente en el hallazgo de los restos de San Ildefonso el 26 de mayo de 1260.

En 1266 se sabe que era diácono en el Convento de San Francisco el Grande de Madrid, estudió en Santiago de Compostela y en 1272 o 1273 fue enviado a París, que en aquel momento veía como San Buenaventura luchaba contra el averroísmo en la Sorbona. Allí estuvo cuatro años y en 1276 obtuvo el grado de maestro en Teología. Podría haber estado también en Toulouse como profesor, pero el caso es que regresó a Castilla ocupando importantes cargos en la corte de Alfonso X (1252-1284) como scriptor, secretario regio y preceptor del infante don Sancho, futuro Sancho IV el Bravo (12841295).

En Zamora alcanzó cargos de relevancia e importancia como lector del estudio de los franciscanos en la ciudad. Llegó a ser Vicario Provincial de la provincia de Santiago hacia 1295. También fue custos custodium de esta provincia. Acabó siendo Ministro de la Provincia de Santiago entre 1300 y 1318, en cuya calidad acudió a algunos capítulos generales de la orden, como el de Asís (en 1304) o Barcelona ( 1313). Estuvo en buena sintonía con los monarcas Fernando III, Alfonso X o Sancho IV y se cree murió en edad avanzada, en torno a 1318.

Fue un gran erudito, representante del Humanismo del siglo XIII en la corte del rey Alfonso X, el Sabio, para quien trabajó como colaborador en su extensa obra tanto laica como religiosa; en este último aspecto su labor se centró casi exclusivamente en la vida y milagros de la Virgen y algunos santos, y es muy posible que por orden real compilase leyendas marianas que luego sirvieron al Rey Sabio para elaborar las Cantigas de Santa María. Consagrado a María está el Liber Mariae, donde acoge multitud de milagros atribuidos a su intervención. Algunas de sus obras no se conservan, pero entre otras destacan una alabanza general de Hispania, De preconiis Hispanie, un Dictaminis Epithalamium, intento de establecer un modelo de prelado virtuoso, y otras que él mismo menciona: Armarium Scripturarum, un Angelorum tractatum diffusum et copiosum admodum, según sus propias palabras, y una obra De hystoria ciuili. También tuvo inquietudes científicas: escribió Contra uenena et animalia uenenosa, menciona un De piscibus y otras obras como De electuariis, De emplastris, De conceptu et parto. Fue también escritor enciclopedista y escribió una Historia Naturalis siue De rerum naturis inserta en la misma tradición que las obras del franciscano Bartolomé Anglico (1245) y de los dominicos Tomás de Cantimpré (1228-1248) y Vicente de Beauvais (1250), a los que sigue en muchas ocasiones. Además escribió panegíricos de San Pablo, Santiago y Santo Tomás y las vidas de los reyes Fernando III el Santo, Alfonso X el Sabio y Alfonso XI y los santos San Apeles, herrero, y San Borondón, monje aventurero y viajero del siglo VI. También se conservan 85 sermones suyos.[4]

Other Languages