Juan Fernández de Heredia

Juan Fernández de Heredia, representado en una inicial miniada de su Grant cronica de los conquiridores.

Juan Fernández de Heredia ( Munébrega, Zaragoza, c. 1310 - 1396) en aragonés Johan Ferrández d'Heredia, fue un escritor, mecenas, político y diplomático español al servicio de Pedro IV de Aragón y gran maestre de la Orden de San Juan de Jerusalén.

Biografía política y militar

Escudo de armas de Juan Fernández de Heredia en el íncipit de un manuscrito de su scriptorium, la Crónica de conquiridores, en el que se combinan, cuarteladas, sus armas de dignidad como Gran Maestre del Hospital (cruz de plata en campo de gules), con las de su familia (de gules, tres castillos de plata aclarados de azur).[1]
Uno de los modelos del escudo del linaje Fernández de Heredia, cuyo primer testimonio documentado está en los del Gran Maestre del Hospital: de gules, un número impar de castillos de plata aclarados de azur.[1]

Heredia nació hacia 1310 en Munébrega (cerca de Calatayud, actual provincia de Zaragoza). En 1328 ya era miembro de la Orden del Hospital, ocupando cargos en Alfambra y Villel (1333). Llegó al honor de Castellán de Amposta en 1345, la dignidad más alta de la Orden en la Corona de Aragón.[2] En 1355 es prior de la Orden en Castilla.

Armas de los descendientes de Juan Fernández de Heredia: de gules, cinco torres de oro mazonadas y orpasadas de sable y puestas en sotuer. Estos modificaron (con lo que compusieron un escudo heráldico distinto) las figuras y los esmaltes del escudo del Gran Maestre, en que podían aparecer o bien las armas de su linaje solas: de gules, castillos impares de plata aclarados de azur (tres, cinco o siete según las representaciones, pues el número de figuras y su disposición era irrelevante en el siglo XIV y dependía solo del diseño o acomodación a las necesidades físicas del escudo) o bien cuarteladas con las de su dignidad de Gran Maestre del Hospital, de gules una cruz de plata, ocupando el cuartel del jefe unas veces el blasón de su familia y otras el de su dignidad en los diversos testimonios conservados.[1]

Desde 1356, el apoyo del papa Inocencio VI le vale ser prior de Saint-Gilles, afincándose en la corte papal de Aviñón, donde el Papa lo nombra gobernador de la ciudad y le encarga su defensa, para la que mandará construir unas famosas murallas. Mantendrá buenas relaciones con los siguientes papas Urbano V y Gregorio XI, así como con el también aragonés Benedicto XIII ( antipapa); de hecho, y siempre según el gran historiador aragonés Jerónimo Zurita, cuando Pedro Martínez de Luna, Cardenal de Aragón y ya papa Benedicto XIII, llegó a ocupar el trono pontificio en el exilio papal de Aviñón, encontró pignorados incluso los ornamentos sagrados de la capilla reservada al titular de la Sede de Pedro y fue don Juan quien, con sus bienes, rescató a don Pedro de tanta necesidad y le permitió, con ello, inaugurar con fuerza su largo y dramático mandato. Desde la Sede papal Heredia fue embajador de los monarcas de Aragón Pedro IV y Juan I.

Fue investido Gran Maestre de la Orden de San Juan del Hospital el 24 de septiembre de 1377 y lo fue hasta su muerte en 1396. Desde tales cargos, Heredia colaboró tanto con el Papado como con los reyes de Aragón y Castilla, a cuya disposición puso la fuerza militar más compacta de la Cruzada en aquel momento. En 1377, el Maestre preparó una expedición militar a Morea, a donde se dirigió desde Nápoles para anexionar Acaya a las posesiones del Hospital, y conquista Naupacto ( Lepanto) a los albaneses, si bien el buen comienzo de la expedición se estropeó cuando Heredia fue capturado en el golfo de Arta. Navarros y albaneses reconquistaron Naupacto, pero Heredia pasó en cautiverio dos años. Repuesto de estas malandanzas, Heredia supo resistir al Imperio otomano durante las dos décadas de su mandato y defendió la sede de los Hospitalarios de Rodas; es más, ocupó Corinto y defendió con éxito Morea. Fue enterrado en Caspe, en un hermoso sepulcro monumental.

Other Languages