Juan Eusebio Nieremberg

Juan Eusebio Nieremberg.

Juan Eusebio Nieremberg y Otin ( Madrid, 9 de septiembre de 1595 - ibíd. 7 de abril de 1658), humanista, físico, biógrafo, y escritor ascético español perteneciente a la Compañía de Jesús.

Biografía

Era hijo de padre tirolés y de madre bávara, que pertenecían al séquito de María de Austria, hija de Carlos V. Se establecieron definitivamente en España donde siempre vivió Juan Eusebio. Conocían a Juan Caramuel, con quien Juan Eusebio estrecharía una gran amistad.

Empezó a estudiar en la Universidad de Alcalá de Henares, pero en 1614 entró como novicio en Villagarcía de Arosa, a pesar de la oposición de su padre, que logró echarlo de allí. Sin embargo, persistió en su idea y consiguió que su padre lo dejara continuar. Estudió griego y hebreo en el Colegio de Huete, y artes y teología en la Universidad de Alcalá junto a su amigo Juan Caramuel entre 1618 y 1623. En 1623 fue ordenado presbítero y profesó como jesuita en 1633. Estuvo algún tiempo en Toledo, pero fue llamado a Madrid para enseñar humanidades y ciencias naturales en el Colegio Imperial de Madrid de la Compañía de Jesús durante seis años. Después se encargó de enseñar exégesis bíblica y teología por un trienio.

Durante su etapa como profesor de ciencias naturales publicó algunas obras científicas como Curiosa Filosofía y cuestiones naturales (Imprenta del Reino, Madrid, 1630) e Historia naturae, maxime peregrinae (Amberes, 1634) escritas con amenidad, aunque sin contribuciones originales. Tuvo empero el buen sentido de preferir, pese a que la raíz de su pensamiento en cuestiones de física es aristotélica, la explicación corpuscular del atomismo a la de las formas substanciales del estagirita, en lo que coincidió con su amigo Juan Caramuel y en lo que le seguirían después los novatores del siglo XVIII. Sus obras científicas se completan con Del nuevo misterio de la piedra imán y nueva descripción del globo terrestre (Madrid, 1643).

El pensamiento filosófico de Nieremberg es extremadamente ecléctico: mezcla la escolástica con elementos averroístas, cabalísticos, platónicos y estoicos y por eso padece la falta de organicidad de la escuela ecléctica, aunque siempre sometido al dogma católico. Pronto se orientó hacia la teología, la ascética y la hagiografía, que forman lo grueso de su obra escrita, de suyo abundante (73 títulos impresos y 11 manuscritos).

El Padre Nieremberg no cita a Vives; mas sí a discípulos de éste, como Francisco Vallés. El impulso del vivismo hizo que nuestro jesuita nunca se contentara con las opiniones filosóficas de un solo autor, sino que espigó entre los más respetables de todos los tiempos.[1]

Como escritor poseyó una elegante prosa castellana, amena y algo recargada, al gusto barroco, de antítesis, paronomasias y juegos de palabras, pero sin los excesos culteranos de Paravicino y con un cierto buen gusto y brillantez para la metáfora y el ejemplo.

Dejó testimonio de sus estudios escriturísticos en De origine S. Scripturae libri duodecim y en Stromata S. Scripturae. Hizo una versión del Catecismo romano que fue reimpresa muchas veces y defendió en numerosos opúsculos la Inmaculada Concepción, y de hecho formó parte de una junta promovida por el Rey para promover su definición dogmática. Sus obras ascéticas fueron un gran éxito de ventas en toda Europa, también durante el siglo XVIII, y fueron traducidas a las lenguas más importantes. Escribió aún joven una vida de San Ignacio de Loyola poco documentada que fue incluida en el Index librorum prohibitorum en 1646. También parecen demasiado crédulas las biografías contenidas en los cuatro volúmenes de Varones ilustres de la Compañía de Jesús (Madrid 1643-47). Tradujo la Imitación de Cristo de Tomás de Kempis.

Entre sus obras ascéticas destaca especialmente Diferencia entre lo temporal y eterno (Madrid, 1640), obra escrita en una prosa admirable, que alcanzó 60 reimpresiones y numerosas traducciones y que inspiró a Jacinto Verdaguer su poema La Atlántida. También es importante su Aprecio y estima de la divina gracia (Madrid, 1638); De la hermosura de Dios y su amabilidad (Madrid, 1641) y De adoratione in spiritu et veritate (Amberes, 1631).

El antiguo catálogo de la Biblioteca Nacional de Madrid, así como Antonio [[Antonio Palau y Dulcet|Palau y Dulcet],[3]

Sus Obras completas se editaron en Madrid en 1892 en seis volúmenes. Fue reconocido como autoridad de buen lenguaje por la Real Academia de la Lengua Española.

Other Languages