Juan Carlos Onetti

Juan Carlos Onetti Medal of the Miguel de Cervantes Prize.svg
"Retrat de l'escriptor Juan Carlos Onetti (1909-1994)".png
Retrato
Información personal
Nombre de nacimiento Juan Carlos Onetti Borges
Nacimiento 1 de julio de 1909
Flag of Uruguay.svg Uruguay, Montevideo
Fallecimiento 30 de mayo de 1994, (84 años)
Flag of Spain.svg  España, Madrid
Lugar de sepultura Cementerio de La Almudena Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Flag of Uruguay.svg Uruguaya
Familia
Cónyuge María Amalia Onetti
( 1930 - 1933)
María Julia Onetti
( 1934 - 1939)
Elizabeth María Pekelharing
( 1945 - 1955)
Dorothea Muhr
( 1955 - 1994)
Hijos Jorge Onetti Onetti
( 1931 - 1998)
Isabel María ( 1949)
Información profesional
Ocupación Escritor, periodista
Años activo 1939 - 1993
Género Novela Ver y modificar los datos en Wikidata
Obras notables La vida breve (1950)
El astillero (1961)
Juntacadáveres (1964)
Distinciones Premio Nacional de Literatura (1962)
Premio Cervantes (1980)
[ editar datos en Wikidata]

Juan Carlos Onetti Borges ( Montevideo, 1 de julio de 1909 - Madrid, 30 de mayo de 1994) fue un escritor uruguayo.

La escritora uruguaya Cristina Peri Rossi, considera que Onetti es «uno de los pocos existencialistas en lengua castellana». Mario Vargas Llosa, quien preparó un ensayo sobre Onetti, dijo en una entrevista a la agencia AFP en mayo de 2008 que «es uno de los grandes escritores modernos, y no sólo de América Latina». «No ha obtenido el reconocimiento que merece como uno de los autores más originales y personales, que introdujo sobre todo la modernidad en el mundo de la literatura narrativa». «Su mundo es un mundo más bien pesimista, cargado de negatividad, eso hace que no llegue a un público muy vasto». Con anterioridad Vargas Llosa había comentado que Onetti «es un escritor enormemente original, coherente; su mundo es un universo de un pesimismo que supera gracias a la literatura».

Biografía

Los años de formación (1909 - 1941)

Juan Carlos Onetti nació en Montevideo, el 1 de julio de 1909, a las seis de la mañana.[3]

En 1930, con apenas 20 años, se casó con su prima, María Amalia Onetti. En marzo del mismo año la pareja viajó a Buenos Aires, su nueva residencia. El 16 de junio de 1931 nació su primer hijo: Jorge Onetti Onetti, también escritor, fallecido en 1998. En 1933 aparece su primer cuento publicado, Avenida de Mayo - Diagonal - Avenida de Mayo, en La Prensa, después de ganar un concurso convocado por el diario, en el que hubo diez primeros lugares y 400 pesos para cada ganador. [4] Poco después se separa de su mujer y un año más tarde, de regreso en Montevideo, vuelve a contraer matrimonio con María Julia Onetti, la hermana de María Amalia. Por esa época escribe la novela Tiempo de abrazar, que publicará décadas después, en 1974.

Continuó ejerciendo diferentes oficios y escribiendo cuentos y artículos que fueron publicados en diversos medios de Buenos Aires y Montevideo hasta 1939, en el que tienen lugar dos hechos importantes: publica su primera novela, El pozo (en Editorial Signo), la cual es considerada como la primera en abrir la novela de creación o nueva novela en América Latina [6] Poco después, Onetti es enviado como corresponsal a Buenos Aires, donde permanecerá hasta 1955.

Los años de plenitud (1942 - 1975)

Trabaja como secretario de redacción de las revistas Vea y Lea e Ímpetu. En 1943 aparece Para esta noche, cuyo título original fue El perro tendrá su día. En 1945 se casa con una compañera de trabajo en Reuters, la neerlandesa Elizabeth María Pekelharing. El 26 de julio de 1949 nace su hija Isabel María (Litti).

En 1950 publica La vida breve (en Editorial Sudamericana), una novela central en su obra. En ella, y mediante un complejo juego de planos metaficcionales, Onetti funda la ciudad ficticia de Santa María, en la que, a partir de entonces, situaría la mayoría de sus novelas y cuentos. A pesar de que en sus primeras ediciones no tuvo mucho éxito, no tardó en ser reconocida como una de las novelas más innovadoras de su tiempo, y aun hoy es considerada una de las obras más importantes en lengua castellana. Poco después publicó la novela corta Los adioses, que si bien no transcurre en Santa María, alude a un personaje ya recurrente en la obra de Onetti, el doctor Díaz Grey.

A fines de 1955 regresó a Montevideo y comenzó a trabajar en el diario Acción; contrajo matrimonio por cuarta vez con la joven argentina de ascendencia alemana Dorothea Muhr (Dolly), a quien había conocido en 1945 y que será su compañera definitiva.

En 1959 publica la novela corta Para una tumba sin nombre, y en 1961 El astillero, otra de sus novelas más celebradas, incluso considerada por algunos su mejor novela.[ cita requerida] En 1964 aparece Juntacadáveres, novela que Onetti había empezado antes de El astillero, pero que interrumpió para escribir esta última, la cual continúa la historia. Juntacadáveres fue finalista del Premio Rómulo Gallegos en 1967, pero perdió ante La casa verde de Mario Vargas Llosa, también de tema prostibulario, lo cual dio ocasión a que Onetti bromeara diciendo que «su burdel en La casa verde era mejor que el mío en Juntacadáveres. El mío no tenía orquesta».[7] Estas tres novelas (La vida breve, El astillero y Juntacadáveres) conforman lo que después se llamó "Trilogía de Santa María", si bien no son las únicas obras del autor ambientadas en la ciudad.

En 1967 Onetti graba un disco para la serie Voz Viva[10] En el mismo año aparece en Buenos Aires la primera edición de sus Cuentos completos por el Centro Editor de América Latina, y en 1970 la editorial Aguilar de México publica una primera edición de sus Obras completas, si bien omite algunos relatos de juventud. En 1973 publica la novela corta La muerte y la niña. En 1974 publicó una segunda edición de sus Cuentos completos y la novela corta Tiempo de abrazar junto con todos sus cuentos escritos y publicados entre 1933 y 1950, además de ser jurado del Premio Anual de Narrativa organizado por Marcha, que se otorgó a Nelson Marra por su cuento «El guardapespaldas». Dado que tanto el relato como su autor fueron censurados el dictador Juan María Bordaberry, Onetti fue detenido y encerrado en un hospital psiquiátrico, de donde logró salir al cabo de tres meses gracias a la intervención del poeta español Félix Grande, entonces director de Cuadernos Hispanoamericanos, quien recogió firmas para lograr la liberación del escritor uruguayo, y del diplomático español Juan Ignacio Tena Ybarra director del Instituto de Cultura Hispánica (a donde había dictado una serie de conferencias en 1972). Después de una breve estadía en Buenos Aires, es invitado nuevamente a Madrid por el Instituto Internacional de Literatura Iberoamericana para participar en un congreso sobre el barroco. Onetti decide instalarse definitivamente en la capital española, donde residirá durante casi veinte años.

Los años de exilio (1976 - 1994)

Los años españoles se caracterizaron por una menor producción literaria pero de muchos premios y participaciones en congresos, participaciones que muchas veces se vieron afectadas por timidez de Onetti, quien llegó a permanecer encerrado en la habitación del hotel durante la celebración del Primer Congreso Internacional de Escritores de Lengua Española en la ciudad de Las Palmas, en Gran Canaria, evento del cual había sido designado presidente, negándose a participar en ninguna de las actividades previstas.

En 1979 publica Dejemos hablar al viento, novela con la que concluye la saga de Santa María, y que está dedicada a su amigo Juan Ignacio Tena Ybarra, en agradecimiento a las gestiones que emprendió para permitir su liberación.[11] Además de esta novela, continuó escribiendo artículos, muchas veces tratando la problemática de los exiliados latinoamericanos. En 1981 es anunciado como el ganador del Premio Cervantes de 1980, recibiendo así el galardón más importante de su carrera, el mismo año que fue propuesto por el Pen Club como candidato al Premio Nobel de Literatura, el cual no recibió. Cuando en 1985 la democracia regresa a Uruguay, el presidente electo, Julio María Sanguinetti, lo invita a la ceremonia de instalación del nuevo Gobierno; el escritor agradece la invitación pero decide permanecer en Madrid.

En 1987 publica Cuando entonces, su primera novela después de ocho años. Para entonces, Onetti llevaba una vida cada vez más ermitaña: pasó sus últimos doce años encerrado en su departamento sobre la avenida América, en donde recibía la visita de lectores y periodistas, sin salir prácticamente de su cama, leyendo, fumando y tomando whisky. En 1993 publicó su último libro, la novela Cuando ya no importe, en la que resucita por última vez la ciudad de Santa María.

Falleció el 30 de mayo de 1994 a los 84 años en una clínica madrileña, a causa de problemas hepáticos. Siguiendo su última voluntad, sus restos fueron cremados en el Cementerio de La Almudena, en la capital española.[12]

Other Languages