Juan Carlos Loaiza

Juan Carlos Loaiza
Jcloaiza.JPG
Datos personales
Nombre completo Juan Carlos Loaiza Mac-Leod
Apodo(s) Maestro,[1] Don Juanca
Nacimiento Bandera de Chile Lanco, Chile
14 de octubre de 1955 (61 años)
Nacionalidad(es) Chilena
Carrera
Deporte Rodeo chileno
[ editar datos en Wikidata]

Juan Carlos Loaiza Mac-Leod ( Lanco, 14 de octubre de 1955) es un jinete chileno de rodeo. Representa al Criadero Santa Isabel, perteneciente al Club Futrono y a la Asociación de Rodeo Chileno de Valdivia. Actualmente corre junto a Eduardo Tamayo.

A mediados de la década de 1980 fue pionero en la técnica del encanchado al novillo junto con Eugenio Mendoza,[4]

En abril de 2012, llegó a tener ocho campeonatos nacionales, superando la marca de Ramón Cardemil, que tenía siete.[6]

Además de ser jinete, Juan Carlos Loaiza es ingeniero en ejecución agrícola de la Universidad de Chile, sede Temuco, actual Universidad de La Frontera.[7] A pesar de contar con ese título universitario, nunca lo ha ejercido ya que desde joven que se dedica al rodeo.

Inicios en el rodeo

Juan Carlos Loaiza nació en Lanco, una comuna chilena ubicada en la Provincia de Valdivia, en la Región de Los Ríos. Se vio influenciado en la práctica del rodeo por su padre, Ernesto Loaiza, quien se dedicaba a ser arreglador de caballos en Melefquén, una pequeña localidad cercana a Panguipulli, donde tenía un pequeño criadero de caballos chilenos, "El Tani". El nombre de aquel criadero fue en homenaje a Estanislao Loayza, un popular boxeador iquiqueño.[8]

Ganó su primer rodeo junto a su padre, a quien llama su maestro, en Futrono.[7]

En sus inicios corrió bajo las órdenes de Ramón Cardemil,[10]

Formó una gran collera (pareja de jinetes) junto a Eugenio Mendoza, conocido popularmente como Queño. Juntos comenzaron a correr de una forma distinta, que no se había visto nunca antes. Se trataba de encanchar el novillo, es decir, no correrlo por la orilla de la medialuna, sino que entrar a la cancha. Esta manera de correr fue imitada por muchos jinetes, ya que era más efectivo en las atajadas. Sin embargo los más tradicionalistas en el rodeo no veían con buenos ojos esta nueva forma de correr ya que muchos jinetes exageraban la encanchada y era muy violenta para los animales.[11]

Other Languages