Juan Bautista Muñoz

Juan Bautista Muñoz
Información personal
Nacimiento 12 de junio de 1745 Ver y modificar los datos en Wikidata
Bandera de España Museros ( Valencia), España
Fallecimiento 1799 o 19 de julio de 1799 Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Cosmógrafo, historiador y Administrador
[ editar datos en Wikidata]

Juan Bautista Muñoz (Museros, Valencia, 1745 - ibídem, 1799) fue un historiador y americanista español. Cosmógrafo y cronista de Indias. Personalidad capital en el americanismo del s. XVIII en cuanto a las fuentes documentales se refiere. La génesis del Archivo General de Indias, en Sevilla, debe mucho a su intervención. El siglo XVIII, debido al proyectismo ilustrado, centró mucho su atención en América y la actividad de Muñoz contribuyó mucho al conocimiento del pasado continental, clave muchas veces para el desarrollo de la acción de los burócratas españoles dieciochescos con relación a las Indias.

Vida y labor investigadora

Enseñó en la Universidad de Valencia Filosofía y Lógica, siendo nombrado cosmógrafo mayor de Indias en 1770. La polémica levantada por obras como la de Guillaume-Thomas Raynal sobre las Indias, de ese mismo año y centrada en el comercio americano, y luego por la historia general de América redactada por William Robertson, de 1777, ambas con graves inexactitudes, hizo que recibiera el encargo real de escribir una Historia del Nuevo Mundo. Vería finalmente la luz en Madrid en 1793 en su tomo primero y único, que abarca de 1492 a 1500 aunque la idea era llegar hasta Felipe II. Fue el único publicado, conservándose el privilegio real en el Archivo Histórico Nacional (Consejos, leg. 5560-exp. 1). Así, en 1779 ya trabaja con este propósito, a iniciativa del propio Carlos III, en las dependencias madrileñas del Consejo de Indias y de la Secretaría del Despacho Universal de Indias. Tuvo dificultades iniciales e insistió por ello en lo necesario de su labor ante la instancia real. Consiguió finalmente, mediante real cédula del 27 de mayo de 1781, que se le autorizara poder investigar en todo tipo de archivo o depósito público o privado. Días antes había empezado a trabajar en la fortaleza de Simancas, donde pasaría muchos meses en adelante, hasta el otoño de 1783, aunque viviendo en Valladolid. Dejó constancia Muñoz de los manuscritos americanistas que ya tenía por entonces – Real Academia de la Historia, RAH suc., ms. 9/4855, ff. 28-38-.

La idea de la Historia que tenía Muñoz estaba bajo los presupuestos ilustrados, con un sentido nacional de reforma de la concepción histórica, concepción basada en el trato directo con las fuentes y no en la idea anterior que existió, de autoridad, de seguimiento de autores. Ello se ve en sus escritos teóricos al respecto, por ejemplo en Las dificultades que se ofrecen para ilustrar la historia nacional, un discurso fechado el seis de enero de 1792 –en RAH, 11/8235, autógrafo-.

Muñoz realizó un intenso trabajo de documentación en archivos oficiales y privados, copiando muchos documentos y formando una colección propia que alcanzaría finalmente el número de ciento sesenta y seis manuscritos -RAH, ms. 11/8139, nº 4 a nº 7-. Al entrar todo en la Librería de Cámara, en 1799, tras Real Orden de 12 de agosto de ese año, se hizo un Índice, que realizaron Joaquín Traggia y Manuel Abella, al mes y medio de fallecer – Real Biblioteca, ms II/1668 (1)-. Hoy se conserva su colección, en gran parte, en la Real Academia de la Historia, tras ser integrada en ella por la Corona, depositaria de todos los fondos suyos al morir, pero la Corona retuvo casi una treintena de manuscritos. En marzo de 1816 se entregaron la mayor parte de los papeles de Muñoz a la Academia, según consta en el recibo de entrega, concretamente fueron ciento siete manuscritos –Real Biblioteca, ARB1/CARP/1, doc. 9-. Este acto sin duda tuvo que ver con el hecho de que la Academia fuera Cronista Mayor de Indias desde 1755. En 1954 se publicó un catálogo en tres volúmenes del fondo depositado en la Academia, aunque se hace referencia en él al fondo palatino, recogiéndose asimismo las piezas de la Real Biblioteca en las descripciones.

Durante su labor de recopilación contó con la importante ayuda de José de Gálvez, en la Secretaría de Indias, desde la que desempeñó una relevante labor de gobierno, y le hizo ver la necesidad de instaurar un gran archivo específico de Indias, teniendo eco. Ya a inicios de los ochenta tenía bastante material para su Historia, como revela el contenido de una Idea de la obra Historia General de la América, fechada en 28 de noviembre de 1783 y que se conserva en copia en la colección Ayala de la Real Biblioteca –ms II/2849, ff. 225-230-. Hubo parte de los papeles que tenía Muñoz, los más personales, que fueron adquiridos por la Universidad de Valencia y que se perdieron en el incendio tras el bombardeo francés del siete de enero de 1812.

Other Languages