Juan Antonio de Vera y Figueroa

Juan Antonio de Vera y Figueroa Ávila y Zúñiga
Conde de la Roca
Información personal
Nacimiento 1583
Mérida, España
Fallecimiento 1658
Madrid, España
Predecesor Madrid, España
Familia
Padre Fernando de Vera Vargas y Figueroa
Madre María de Ávila y Zúñiga
Descendencia Fernando, Pedro, María Antonia y Catalina Antonia
[ editar datos en Wikidata]
Página de título ilustrada de la versión francesa de El Embaxador, Leiden, 1709

Juan Antonio de Vera y Figueroa Ávila y Zúñiga, conocido como el Conde de la Roca ( Mérida, 26 de abril de 1583 - Madrid, 20 de noviembre de 1658), diplomático, historiador y escritor, sobrino de Fernando de Vera, obispo de Bujía.

Biografía

Era hijo de Fernando de Vera Vargas y Figueroa, hijo a su vez de Juan de Vera, I Alférez Mayor de Mérida. Su madre, María de Ávila y Zúñiga, era hija de D. Luis de Ávila y Zúñiga, un amigo íntimo de Carlos V, y de María Zúñiga y Manuel, marquesa de Mirabel.

Nació en Mérida (Badajoz) y fue bautizado en Santa María el 26 de abril de 1583. Después su familia se trasladó a Jerez de la Frontera donde nacieron sus otros hermanos, Fernando, Luis Lorenzo y Teresa.

Juan Antonio se trasladó a Sevilla al iniciar sus estudios universitarios entre 1598 y 1599. Contrajo matrimonio en Sevilla con Isabel de Mendoza, su primera esposa, de la que tuvo dos hijos, Fernando y Pedro, pero ambos ingresaron en los Agustinos de Sevilla. Fallecida ésta, se casó con María Antonia de Vera y Tovar en Esparragalejo (Badajoz) el 19 de junio de 1623, de la que tuvo a Fernando, su heredero. En 1630 nació en Madrid su hija María Antonia y en 1638, en Mérida, Catalina Antonia.

El conde, debido a su elegancia y buena conversación, se introdujo en los medios literarios sevillanos y contó con amigos como el poderoso Conde duque de Olivares y los dramaturgos Lope de Vega y Juan Pérez de Montalbán, entre otros. En 1604, Lope de Vega le dedicó un soneto en El peregrino en su patria. En 1605 se publicó un poema suyo en redondillas en las Flores de Poetas de Pedro Espinosa. El mismo conde publicó El Embajador (1620), un diálogo pronto traducido al francés y al italiano que se convirtió en un vademécum de los aristócratas que iniciaban la carrera diplomática.

Considerando los servicios de su padre a la corona, en 1613 se le concede el hábito de caballero de la Orden de Santiago y la encomienda de la Barra. Interesado por el libro que acababa de publicar, el Conde-duque de Olivares lo llamó a Madrid en 1621 para instruir a futuros diplomáticos, y en esta ciudad publicó su Epítome de la vida y hechos del invicto emperador Carlos V. La muerte de su padre hizo que disfrutase de los terrazgos de Don Tello y Sierra Brava (como vizconde de Sierrabrava, 1627 y Conde de la Roca, 1628), y obtuvo además el título de Alférez Mayor de Mérida, por el que cobraba 1650 reales y 18 maravedíes anuales. Embajador en Saboya en 1625, estuvo en e1 socorro de Génova aquel año junto al duque de Feria; luego estuvo en Roma, donde publicó Vida de Santa Isabel de Portugal (1625). En ese mismo año compró la aldea de Alguijuela y más adelante la de Manzanete, que pasó a llamarse Roca de la Sierra para llevar su título nobiliario. En 1630 marchó una vez más como embajador extraordinario junto al duque Victor Amadeo y permaneció allí basta 1632, momento en que partió a Venecia con embajada ordinaria. Escribió e imprimió varios folletos anónimos en italiano y español protegiendo los intereses de España. Durante los años 1635 y 1636 se estableció en Mérida para la entrega de los Señoríos de Torremayor y de la Roca de la Sierra y volvió a Italia, donde estuvo al menos hasta 1644, cuando murió su primogénito, de forma que pasó a ser heredero el primer hijo de su segundo matrimonio. El 5 de noviembre de 1654 es nombrado Consejero de Indias. Juan Antonio murió en Madrid el 20 de noviembre de 1658 y fue enterrado en la parroquia de San Martín.

Other Languages