Juan Antonio Zunzunegui

Juan Antonio Zunzunegui y Loredo ( Portugalete, Vizcaya, 21 de diciembre de 1900 - Madrid, 31 de mayo de 1982) fue un novelista español. Autor de gran fecundidad, su obra se adscribe a un realismo tradicional. Fue miembro de la Real Academia Española desde 1957.

Busto a Zunzunegui en Portugalete.

Biografía

Nació el 21 de diciembre de 1900 en Portugalete ( Vizcaya). Estudió en los jesuitas de Orduña y en las Universidades de Deusto, Valladolid y Salamanca. Tuvo una gran amistad con Miguel de Unamuno quien -según el propio Zunzunegui- sería el autor que más le influyó. Por traslado de su familia a Madrid, termina en su universidad la carrera de derecho. Doctor en Filosofía y Letras, estudió también lengua francesa e italiana en Tours y Perugia.

Durante la guerra civil colabora con la Delegación de Prensa y Propaganda y luego en la revista Vértice como crítico teatral.

Casado con Teresa Marugán.[1]

En 1957 ocupa el sillón "a" dejado por Pío Baroja en la Real Academia de la Lengua. Murió en Madrid, donde residía habitualmente desde su juventud, en 1982 siendo enterrado por deseo expreso en la villa de Portugalete, en el panteón de la familia de su esposa.

Para dividir su extensísima producción utilizaba el término "flota" y según el tamaño de sus libros los consideraba de "gran tonelaje" y de "pequeño tonelaje". Entre los primeros destacan: Chiripi, El Chiplichandle, ¡Ay...estos hijos! y La vida como es, "relato picaresco" según el autor y ambientada en Madrid.

De "pequeño tonelaje" serían: Cuentos y patrañas de mi ría, Vida y paisaje de Bilbao o El hombre que iba para estatua.[2]

Zunzunegui es el principal cronista literario de la vida y costumbres de la sociedad portugaluja y bilbaína del primer tercio del siglo XX.

Other Languages