Juan Alonso de Baena

Estatua del escritor en Baena.

Juan Alfonso de Baena fue un escritor español nacido en Baena. Actualmente tenemos muy poca información sobre su vida, solamente podemos basarnos en las propias fuentes literarias del autor como el Cancionero, su recopilación más importante. La mayoría de los datos que poseemos son meras suposiciones o hipótesis. No tenemos información fiable o contrastada, es por ello que para hablar del poeta nos basaremos en lo que conocemos sin conjeturar. Sabemos que Juan Alfonso de Baena fue judío converso, a raíz de la gran cantidad de referencias que existen en el mismo Cancionero. Como muchos otros judíos se convirtió al cristianismo renunciando a su fe para no ser perseguido ni expulsado de España.

Contexto histórico

En el año 1492 los Reyes Católicos firmaron el decreto en la ciudad de Granada que supondría la expulsión de los judíos de las tierras hispanas, solamente podrían quedarse en el territorio en caso de que se convirtieran al cristianismo.[1]

Se afirma que a finales del siglo XI y a principios del siglo XII el judaísmo floreció en los territorios hispánicos, de tal manera que alcanzó un gran desarrollo. Respecto a los siglos XIV y XV, a los cuales pertenece Juan Alfonso de Baena, se coincide al decir que en tales siglos se rompieron las buenas relaciones entre judíos y cristianos.

Hacia 1345 las dificultades económicas fueron más notables, además los alimentos básicos habían subido de precio a causa de las malas cosechas, en su conjunto daba lugar a un clima cada vez más antijudaico. Los ataques contra la comunidad judaica estaban a la orden del día y en las diferentes convocatorias de las Cortes, como por ejemplo, la que se realizó en Burgos en 1377 o la de Soria en 1380. Sin duda alguna, se debe mencionar a Enrique de Trastámara quien desató un violento antijudaísmo y que vio su explosión en 1391 con los ataques más violentos hacia las juderías hasta entonces. “El objetivo de la violencia antihebraica era muy claro: intentar acabar con la presencia de judíos en el seno de la sociedad cristiana de los reinos de Castilla y León.”[2]​ Después de los ataques, muchas de las juderías hispánicas desaparecieron y el número de judíos disminuyó significativamente.

Juan Alfonso de Baena vivió los años de transición del siglo XIV al XV, pero su trabajo como recopilador y crítico literario se realizó durante esta última etapa. Durante estos años, Castilla y Andalucía estaban sujetos a importantes cambios dinásticos, la sustitución de la dinastía de Pedro I por la de los Trastámaras, cuyo origen está en una guerra fratricida que culminó con el regicidio, esto llevará a los reyes a intentar consolidar su poder ganándose el favor de las familias más influyentes del reino, a través de la concesión de privilegios a la nobleza que acabarán hipotecando a la propia autoridad monárquica.

La primera mitad del siglo XV fue la época más gloriosa de la historia baenense, marcada por su papel esencial en la defensa de la frontera castellana. Juan Alfonso de Baena vivió el gran apogeo de la ciudad. En aquellos años Baena se convirtió en una población floreciente, la mayor después de la capital del reino cordobés, con una economía basada en la explotación de una agricultura mediterránea, una prestigiosa ganadería y un comercio muy activo.

El progresivo alejamiento de la frontera garantizó una mayor seguridad para la ciudad y con ello el crecimiento de la población, la cual empezó a sobrepasar el límite de la muralla. Los largos periodos de calma permitieron que se centraran en la ciudadanía, elaborando una amplia colección de leyes y ordenanzas, que regulaban todos los aspectos del municipio y sus habitantes.

Other Languages