Jozef Israëls

Josef Israëls, Autorretrato (1908).

Josef Israëls ( Groninga, 27 de enero de 1824 - Scheveningen, 12 de agosto de 1911), fue un pintor neerlandés, nacido de padres judíos, en una familia de origen sefardí. Está considerado uno de los impresionistas más destacados de los Países Bajos.

Biografía

Su padre quería que fuera un hombre de negocios y tras una pelea le permitió finalmente comenzar su carrera artística. Empero, los cursos que le daban los profesores Buys y van Wicheren en su ciudad natal tenían que seguir la supervisión de su padre, lo que hizo que se marchara a Ámsterdam, donde se convirtió en alumno de Jan Kruseman y estuvo en una academia. Pasó dos años en París, trabajando en el taller de Picot y luego regresó a Ámsterdam, donde permaneció hasta que en 1870 decidió establecerse en La Haya.

A Israëls se le suele comparar con Jean-François Millet. Como artistas, más que como pintores, veían en la vida de gente pobre y humilde un motivo para expresar con una intensidad peculiar su simpatía por todo ser humano; pero a Millet se le encuadra más en el personaje del poeta de plácida vida rural, e Israëls mostraba a veces en sus pinturas cierta angustia. Duranty decía que sus obras eran de tristeza y sufrimiento.

Israëls comenzó su carrera de pintor con temas históricos y dramáticos al estilo romántico de su época. Tras una enfermedad de la que pudo recuperarse en el pueblo pesquero de Zandvoort, cerca de Haarlem, pudo ver allí la tragedia de la vida cotidiana de muchas personas. Desde entonces, lo poseyó una nueva vena de expresión artística, sinceramente realista, llena de emoción y piedad.

J. Israëls: Los comedores de patatas, c. 1902.

Entre sus obras de esa época, se encuentran El pescador de Zandvoort (en la galería de Ámsterdam), La casa silenciosa (que ganó la medalla de oro en el Salón de Bruselas, 1858) y Pueblo pobre (premio en Mánchester).

En 1862 consiguió gran éxito en Londres con Naufragio y La cuna, dos cuadros que la revista Athenaeum describió como los más conmovedores de la exposición.

Sus trabajos más maduros incluyen El viudo (en la colección Mesdag), Envejecemos y Solo en el mundo (Galería de Ámsterdam), Un Interior (galería de Dordrecht), Comida frugal (Glasgow Museum), Adicto al trabajo en la mar, Diálogo sin habla, Entre el campo y la orilla del mar y El vendedor de curiosidades (que ganó dos medallas de honor en la Exposición Universal de París de 1900).

En los últimos años del siglo XIX realizó un viaje por España que luego reflejó en un informe; analizó en él la cultura y el arte españoles manifestando el parecido y las diferencias que percibía con la cultura neerlandesa en los aspectos sociales, económicos, religiosos y artísticos, no sólo en pensamientos y observaciones por escrito, sino también a través de apuntes sencillos y bocetos a lápiz y acuarela, que utilizó para ilustrar el texto que publicó en Holanda en 1899 y luego en inglés (Spain: the Story of a Journey, 1900) traducido al español con el título España: un relato de viaje.[1]

David cantando ante Saúl, una de sus últimas obras, parece un regreso a la venerable parte rembrandtiana de su juventud. Como pintor de acuarela y grabador también produjo numerosos trabajos tan importantes como sus óleos, en los que aparecen amplias masas de luces y sombras, que resaltan el tema principal sin obviar ningún detalle.

Fue uno de los artistas más admirados por Vincent van Gogh, quien conocía y estimaba intensamente su pintura, como demuestra el hecho que cite muchas de ellas con detalle en las cartas que escribió a su hermano Theo. Muchas de las pinturas tempranas de Van Gogh muestran una fuerte influencia de Israëls, como Los comedores de patatas.

Su hijo Isaac Israëls también fue pintor.

Other Languages
aragonés: Jozef Israëls
français: Jozef Israëls
italiano: Jozef Israëls
Nederlands: Jozef Israëls
português: Jozef Israëls
українська: Йозеф Ісраелс