Josep Tarradellas

Josep Tarradellas
(Josep Tarradellas) Adolfo Suárez junto al presidente de la Generalitat de Cataluña a su llegada a Barcelona. Pool Moncloa. 24 de febrero de 1979 (cropped).jpeg
Fotografiado en febrero de 1979

Senyal de la Generalitat de Catalunya.svg
Presidente de la Generalidad de Cataluña
(en el exilio hasta el 17 de octubre de 1977)
7 de agosto de 1954-8 de mayo de 1980
Predecesor Josep Irla
Sucesor Jordi Pujol

Escudo de la provincia de Barcelona.svg
Presidente de la Diputación Provincial de Barcelona
24 de octubre de 1977-2 de mayo de 1980
Predecesor Juan Antonio Samaranch
Sucesor Francesc Martí

Senyal de la Generalitat de Catalunya.svg
Consejero Primero del Gobierno de Cataluña
21 de abril de 1954-7 de agosto de 1954
Presidente Josep Irla

26 de septiembre de 1936-5 de mayo de 1937
Presidente Lluís Companys
Predecesor Joan Casanovas

Información personal
Nacimiento 19 de enero de 1899
Cervelló, Cataluña, España
Fallecimiento 10 de junio de 1988 (89 años)
Barcelona, Cataluña, España
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Partido político Esquerra Republicana de Catalunya
Familia
Cónyuge Antònia Macià (1927-1988)
Información profesional
Ocupación Político Ver y modificar los datos en Wikidata
Distinciones
  • Hijo Adoptivo de Madrid (1986) Ver y modificar los datos en Wikidata
[ editar datos en Wikidata]

Josep Tarradellas Joan[a]​ ( Cervelló, 19 de enero de 1899- Barcelona, 10 de junio de 1988) fue un político español, presidente de la Generalidad de Cataluña en el exilio desde 1954 hasta 1977, y de la Generalidad provisional desde esta fecha hasta 1980.

En 1986 se le concedió el título nobiliario de marqués de Tarradellas

Biografía

Tarradellas en 1931

Nacido el 19 de enero de 1899 en la localidad de Cervelló, en la provincia de Barcelona, en 1914 se trasladó a la ciudad de Barcelona con sus padres y su hermana y empezó a trabajar como dependiente de un comercio. Al año siguiente, se inscribió como socio en el Centro Autonomista de Dependientes del Comercio y de la Industria (CADCI), donde estudió catalán, español, francés, inglés, aritmética, contabilidad y cultura general. Su militancia catalanista hizo que empezase en la vida política siendo muy joven, llegando a secretario de propaganda del CADCI.

En 1919 fundó los semanarios Abrandament y El Intransigente, y se unió a la Federación Democrática Nacionalista de Francesc Macià (a quien había conocido en 1916). En 1920 militó en la Joventut Nacionalista La Falç. Contrajo matrimonio con Antònia Macià, hija de Francesc Macià, en 1927.[4]​ Empezó a destacar con la fundación de Esquerra Republicana de Catalunya, formación con la cual sería elegido diputado a las Cortes y al Parlamento de Cataluña.

Fue diputado y consejero de Gobernación y de Sanidad de la Generalidad de Cataluña entre 1931 y 1932, y del primer gobierno posterior a las elecciones al Parlamento de Cataluña de 1932. Por divergencias ideológicas con Macià, en 1933 fue expulsado de ERC. Sin embargo, a pesar de no estar implicado en la Revolución de 1934 contra el gobierno de la República, fue igualmente encarcelado. Pudo regresar nuevamente a ERC en 1936 y tras el triunfo electoral del Frente Popular ese mismo año, se le dio el cargo de consejero de Servicios Públicos, Economía y Finanzas. Al comenzar la Guerra Civil Española, fue miembro del Consejo, y como conseller en cap impulsó la "Ley de Reforma Eugenésica del Aborto" para legalizar el aborto por razones éticas, sentimentales y raciales.[5]

Inspiró la Ley del Aborto de 25 de diciembre de 1936 de la Generalitat (publicada el 9 de enero de 1937, en el Diari Oficial de la Generalitat, pág. 114 y 115) pero cayó de la presidencia por los graves enfrentamientos de la retaguardia catalana entre las fuerzas que apoyaban a la República en 1937. En 1938 fue nombrado secretario general de Esquerra Republicana de Catalunya.

Terminada la guerra, en febrero de 1939 se marchó a Francia. El gobierno franquista pidió su extradición, que fue denegada a raíz de la protesta indignada que llevó a cabo la legación de México ante el mariscal Pétain en ocasión de la entrega a Franco del presidente Companys. Pudo así huir a Suiza, donde obtuvo el derecho de asilo. Volvió a París en 1944 y rechazó el cargo de ministro en el gobierno de la República Española en el exilio. En 1954, cuando el presidente de la Generalitat en el exilio, Josep Irla, dimitió por motivos de salud, se convocó en la ciudad de México —donde residía el grupo más numeroso de diputados— la elección de la Mesa del Parlamento de Cataluña, de la Diputación Permanente y del presidente de la Generalidad. El día 7 de agosto fue elegido presidente de la Generalitat en la embajada de la República Española en México, por los diputados del Parlamento de Cataluña, aunque su presencia fue sólo testimonial (9 diputados); otros fueron representados o enviaron su voto. Renunció a formar gobierno en el exilio, y después de viajar por diferentes países de América, fijó su residencia en Francia, en Saint-Martin-le-Beau ( Tours).

En 1957 renunció al cargo de secretario general de Esquerra Republicana de Catalunya. Hasta la muerte del general Franco mantuvo una actitud testimonial en defensa de la legitimidad de la presidencia de la Generalitat como único poder catalán.[6]

Saludándose con Adolfo Suárez en 1980

Tras la muerte de Franco, regresó nuevamente a España. El 29 de septiembre de 1977 el Gobierno presidido por Adolfo Suárez restableció la Generalidad de Cataluña de forma provisional. Tras realizar varias negociaciones con Salvador Sánchez-Terán y el presidente del Gobierno, se le reconoció la legitimidad del cargo que ostentaba, nombrándole presidente de la Generalidad preautonómica el 17 de octubre del mismo año. Seis después, el 23 de octubre, desde el balcón del Palacio de la Generalidad gritó a la multitud concentrada en la plaza de Sant Jaume la famosa frase «Ciutadans de Catalunya, ja sóc aquí!». Hoy en día, a estas palabras se les atribuye un gran simbolismo histórico, especialmente para los catalanes, pues de alguna forma ponen punto final a la dictadura franquista, y todo lo que ella implicaba, para dar paso a la democracia en España. Muchas personas le dan gran importancia a esta frase, sosteniendo que las palabras que usó Tarradellas no fueron casuales: dijo «Ciutadans de Catalunya» (Ciudadanos de Cataluña), en vez de «catalans» (catalanes), pues según estos su intención era aludir a todos los habitantes de Cataluña, no solamente a los nacidos en dicho territorio.[7]​ Tras la aprobación del nuevo Estatuto de autonomía de Cataluña de 1979 y la celebración de las primeras elecciones autonómicas, se retiró de la vida política.

En 1980 fue investido doctor honoris causa por la Universidad de Toulouse. En ese mismo año cedió su archivo al monasterio de Poblet (Tarragona), al cuidado de la Fundació Montserrat Tarradellas i Macià. En 1985 fue nombrado marqués de Tarradellas por el rey Juan Carlos I. Murió en Barcelona el 10 de junio de 1988.