Josep Maria Subirachs

Josep Maria Subirachs
JOSEP MARIA SUBIRACHS, ESCULPTOR (14953130084).jpg
Subirachs fotografiado por Manel Armengol en su estudio de la Sagrada Familia (abril de 1987).
Información personal
Nombre de nacimiento Josep Maria Subirachs i Sitjar
Nacimiento 11 de marzo de 1927
Bandera de España Barcelona, España
Fallecimiento 7 de abril de 2014 (87 años)
Bandera de España Barcelona, España
Nacionalidad Español
Religión Agnosticismo Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Área Escultura, pintura
Miembro de
Distinciones
Firma Monument a Narcís Monturiol - 004.jpg
Web
Sitio web
[ editar datos en Wikidata]

Josep Maria Subirachs i Sitjar ( Barcelona, 11 de marzo de 1927- ibídem, 7 de abril de 2014)[2]

Artista polifacético, Subirachs destacó especialmente en la escultura, pero también en otras técnicas como la pintura, el dibujo, el grabado, el cartel, el tapiz, la ilustración de libros, el diseño de joyas y la acuñación de medallas. También realizó numerosas escenografías para prestigiosos montajes de obras de teatro y ballet. Igualmente, ejerció de profesor de arte y, en el terreno teórico, como escritor y colaborador en revistas y periódicos, crítico de arte y conferenciante en universidades y academias de todo el mundo. En su larga trayectoria pasó por diversas fases — mediterránea, expresionista, abstracta, nueva figuración—, períodos casi siempre caracterizados por las formas geométricas, las líneas rectas y angulosas, y las texturas rugosas.[3]

En su obra, Subirachs sintetizó la maestría técnica y la pureza de materiales y texturas con el afán por comunicar y expresar un lenguaje simbólico y trascendental, a través de la creación de un universo propio de referentes iconográficos que hacen de su producción un corpus personal y particular ampliamente reconocido en todo el mundo. Para el escultor barcelonés el arte es una forma de reivindicar la vida y la creación frente a la muerte y la destrucción, afirmando que:

El hecho decisivo que nos muestra la razón profunda del porqué existe el arte es la conciencia que los humanos tenemos de la muerte. El arte, por el carácter intemporal de la obra y por su valor metafísico, es el que verdaderamente se opone a la muerte. El ser humano, ante la trágica información de que la vida tiene un límite, se rebela e inventa el arte para defenderse de la desesperación, en un supremo esfuerzo por luchar con honor en una batalla perdida de antemano.[4]

Biografía

Medida del espacio-tiempo (1967), Edificio Mercuri de Barcelona.

Josep Maria Subirachs nació en el barrio barcelonés de Pueblo Nuevo, hijo de Josep Subirachs Casanovas, obrero en una fábrica de tintes, y de Josepa Sitjar Ferrer. De familia humilde, no dispuso de recursos para dedicarse a la arquitectura, su mayor vocación desde joven, aunque como escultor tuvo muy presente la conjugación de su obra dentro de edificios o espacios públicos. Sin embargo, su padre alentó su vena artística, animándole en sus dibujos a captar diversas perspectivas de la realidad, como las efectuadas en negativo o reverso, ejercicios que estimulan la imaginación y la creatividad.[5]

A los catorce años entró como aprendiz en el taller de un dorador, donde tuvo su primer contacto con los procesos artesanales. Posteriormente realizó diversos trabajos, como aprendiz de decorador, retocador en un taller de imaginería, dependiente de anticuario, mecánico, fundidor de pies de lámpara y dibujante publicitario.[7]

En 1948 realizó su primera exposición individual en la Casa del Libro de Barcelona, presentando diez esculturas y seis dibujos. Al año siguiente participó en el II Salón de Octubre de Barcelona, donde expuso durante varios años seguidos, hasta 1957. En 1950, junto con los escultores Francesc Torres Monsó y Martí Sabé, y los pintores Esther Boix, Ricard Creus y Joaquim Datsira, fundó el grupo Postectura, que fue presentado con un manifiesto y una exposición en las Galeries Laietanes de Barcelona.[9]

En 1951 obtuvo una beca del Cercle Maillol del Instituto Francés de Barcelona para estudiar en París, donde entró en contacto con la vanguardia europea y recibió la influencia del escultor inglés Henry Moore.[13]

Conjunto de altar, crucifijo y escultura de Santa Cecilia (al fondo), de la iglesia de Santa Cecilia de Barcelona (1964).

En 1956 comenzó su colaboración en la agencia publicitaria Zen, fundada y dirigida por Francesca Granados y Alexandre Cirici i Pellicer, donde recibió numerosos encargos para empresas y entidades de toda Cataluña. Gran parte de la obra de Subirachs está colocada en espacios públicos, accesibles a todo el mundo, una preferencia personal del artista, que a menudo afirma que «el arte sin espectador no tiene razón de ser. El arte debe ser para todos y, por lo tanto, lo mejor es que esté emplazado en espacios públicos».[16]

En 1961 comenzó a dar clases en la Escuela Elisava de Barcelona. Comprometido políticamente, en 1966 realizó la medalla conmemorativa del Sindicato Democrático de Estudiantes de la Universidad de Barcelona, cuya recaudación sirvió para pagar las multas impuestas a los participantes en el encierro en el convento de los Capuchinos de Sarrià, conocido como la Capuchinada.[17]

En 1980 fue elegido académico de la sección de escultura de la Real Academia Catalana de Bellas Artes de San Jorge. Desde entonces ha recibido innumerables distinciones, entre las que se cuenta la consideración de «Artista catalán vivo más importante del siglo XX», según una encuesta popular realizada en 1997 por el periódico La Vanguardia, Catalunya Ràdio y Enciclopèdia Catalana.[19]

En 2001 Subirachs firmó un acuerdo con la Fundación Caixa Penedès para constituir un museo dedicado a la obra del escultor —que debía llamarse Espai Subirachs—, para el que donó 137 obras representativas de toda su trayectoria artística. Para tal fin, se hicieron estudios para habilitar la antigua parroquia de San Cucufate del Rec, en la calle de la Princesa —cerca del Museo Picasso—, en el barrio de la Ribera de Barcelona. Sin embargo, en 2011 esta entidad anunció que no podía hacer frente al coste de dicha inversión, debido a la crisis económica, por lo que el legado de Subirachs quedó aplazado sine die.[20]

Josep Maria Subirachs falleció en Barcelona el 7 de abril de 2014, a los 87 años. Afectado de Parkinson, había dejado de trabajar en 2010.[22]

Other Languages