José de Espronceda

José de Espronceda
José de Espronceda (detalle).jpg
José de Espronceda, por Antonio María Esquivel. Ca. 1842-1846. ( Museo del Prado, Badajoz).
Información personal
Nacimiento 25 de marzo de 1808 Ver y modificar los datos en Wikidata
Almendralejo, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 23 de mayo de 1842 Ver y modificar los datos en Wikidata (34 años)
Almería, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Lugar de sepultura Cementerio de San Justo Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad española
Familia
Hijos Espronceda de Escosura, Blanca (1834 - 1900)
Información profesional
Ocupación Poeta, escritor y periodista Ver y modificar los datos en Wikidata
Años activo siglo XIX
Seudónimo Espronceda
Género Lírica Ver y modificar los datos en Wikidata
Firma 150px
[ editar datos en Wikidata]

José Ignacio Javier Oriol Encarnación de Espronceda Delgado ( Almendralejo, 25 de marzo de 1808- Madrid; 23 de mayo de 1842) fue un escritor español de la época del Romanticismo, considerado como el más representativo poeta del primer Romanticismo en España.

Biografía

Nació en Almendralejo en la provincia de Badajoz, Extremadura, en 1808. Estudió en el colegio de San Mateo de Madrid, donde tuvo como profesor al poeta del prerromanticismo Alberto Lista, a quien siguió en el colegio fundado por el mismo. A los quince años creó con sus amigos Ventura de la Vega, y Patricio de la Escosura una sociedad secreta a la que llamaron los "Numantinos" (1823-1825), según decían, para vengar la muerte de Rafael del Riego. En 1823 funda junto a otros alumnos de Alberto Lista la Academia del Mirto, para continuar con las enseñanzas del clausurado colegio que Lista fundara.[1]

José de Espronceda retratado en Los Poetas contemporáneos por Antonio María Esquivel (1846) - Museo del Prado, Madrid

Denunciado por sus actividades intelectuales en 1825 fue condenado a exiliarse de Madrid durante cinco años, si bien finalmente su pena fue rebajada a tres meses que cumplirá en un monasterio de Guadalajara donde su padre estaba destinado. En verano de 1827 marchó a Portugal (donde se enamoró de Teresa Mancha, hija del coronel liberal emigrado Epifanio Mancha), y después a Inglaterra, a donde llegó el 15 de septiembre de ese año, para establecerse finalmente en Francia en su condición de exiliado liberal.

Participó en las oleadas revolucionarias de 1830 en París junto con unos antiguos amigos suyos. Poco después Teresa se casaría por orden de su padre con un comerciante llamado Guillermo del Amo. Con ella regresó a España, junto con otros liberales, gracias a la amnistía declarada tras la muerte del soberano Fernando VII, en 1833. En 1838 Teresa se apartó de Espronceda y murió poco después.

A partir de la muerte del rey, Espronceda se dedicó a la política y al periodismo. Se enroló en la Milicia Nacional llegando a ser primer teniente de la Compañía de Cazadores de Madrid. En 1834 ingresa en la Guardia Real, pero Cea Bermúdez lo aleja de Madrid, temiendo sus inclinaciones de liberal exaltado, y le destina a Cuéllar, donde comienza a escribir su novela histórica Sancho Saldaña o el castellano de Cuéllar. Sin embargo sigue activo en la vida literaria de la capital, pues ese año trabaja como redactor del periódico El Siglo, que Martínez de la Rosa (también escritor romántico, moderado, que sucedió en el gobierno de España a Cea Bermúdez) censuró, lo cual provocó la desafección de Larra y Espronceda, los dos escritores más destacados del romanticismo más liberal, y el destierro del poeta en septiembre, esta vez a Badajoz.

En 1836 es nombrado secretario de la Legación española en La Haya y poco después es elegido diputado progresista en Almería al tiempo que Larra lo era por Ávila, pero estas elecciones fueron anuladas. Finalmente fue elegido parlamentario ante las Cortes Generales en 1842 por el Partido Progresista. Su actividad como diputado ocupó sus dos últimos meses de vida. Murió a los treinta y cuatro años debido a un enfriamiento de la garganta que derivó en garrotillo ( difteria) en ese mismo año de 1842 en Almería, cuando estaba a punto de casarse con Bernarda de Beruete.

Dejó un importante recuerdo en Almería, donde tras su paso como diputado, vivió en la capital, en pleno casco antiguo unas calles por encima del mítico barrio de pescadería, en una antigua plaza perteneciente a la Calle Cisneros y en dos etapas diferentes: La primera en el año 1836 cuando resultó electo a las Cortes Generales la primera vez, donde su estancia fue de pocos meses no solo ahí, sino también en distintos hogares y casas de la provincia, y la segunda, en el año 1842, donde vivió durante 84 días. La vivienda original, exactamente el número 4 de la Calle Cisneros, fue adquirida por el Ayuntamiento de Almería el 3 de Marzo de 1970 y se nombró Plaza Rincón de Espronceda en honor a la estancia del poeta durante dicha representación.

Other Languages