José Perotti

José Perotti
Perotti.jpg
José Luis Perotti Ronzoni
Información personal
Nombre de nacimiento José Luis Perotti Ronzoni
Nacimiento 8 de junio de 1898
Santiago de Chile
Fallecimiento 22 de junio de 1956.
Santiago de Chile
Residencia Santiago de Chile
Nacionalidad Chilena
Ciudadanía Chilena
Etnia Chileno
Educación
Educación Academia de Bellas Artes
Alma máter Universidad de Chile
Información profesional
Ocupación Profesor
Años activo 39 años (1917-1956)
Empleador Universidad de Chile
Notas
Fundador del Grupo Montparnasse, junto a Luis Vargas Rosas, Henriette Petit y los hermanos Manuel y Julio Ortiz de Zárate.
[ editar datos en Wikidata]

José Luis Perotti Ronzoni Pintor y escultor chileno. Premio Nacional de Arte de Chile 1953. Pertenece al Grupo Montparnasse.

Vida temprana

Nació en Santiago el 8 de junio de 1898.

Estudios en Bellas Artes

Su iniciación fue en 1917 en la Escuela de Bellas Artes en Santiago de Chile. Asistió a los cursos de escultura del maestro Virginio Arias. Ya en 1919 obtiene el Premio de Escultura del Salón Oficial , por medio de su obra El Paria lo que le abre el camino a Estudios más elevados.

Estudios en Europa

Muy importantes en su formación como artista, fueron sus becas del Gobierno de Chile a Europa donde tuvo importantes maestros como el español Joaquín Sorolla en 1920 en la Academia de Bellas Artes de San Fernando, en Madrid. Fue alumno de Miguel Blay en escultura, de Joaquín Sorolla en pintura y de Julio Romero de Torres en dibujo de ropaje.

En 1921 se traslada a París donde ingresa a estudiar con el Maestro Bourdelle en la Academia de la Grande Chaumiere y la Academia Colarossi, en esa ciudad.

Regresa a Chile

En 1923, ya de regreso en Chile, fue uno de los fundadores del Grupo Montparnasse, junto a Luis Vargas Rosas, Henriette Petit, Camilo Mori y Julio Ortiz de Zárate. En 1927, es nombrado Director del Taller de Escultura de la Escuela de Bellas Artes de Chile reemplazando al maestro Simón González. Dos años después suma al anterior cargo el de Director de la Escuela de Artes Aplicadas.

José Perotti fue un artista multifacético, le inquietaban todas las expresiones del arte visual. Logró dominar sus técnicas, por lo que obtuvo logros en casi todas las especialidades, a pesar de que vivió sumido en su objetivo educador. Se le ha apreciado más por su labor docente, a la que unió su motivación principal: el rescate de las artesanías y su elevación a la categoría de artes mayores y el reconocimiento de que hay creatividad y puede haber belleza en la producción de todo objeto. Reivindicación que, a su vez, se motivaba en el intento de estrechar la relación entre belleza y cultura, aportando ambas al proyecto de desarrollo en que Chile estuvo involucrado en la época en que le tocó vivir.

Biógrafos, historiadores y críticos suelen coincidir en que habría dedicado demasiado tiempo y energía a su proyecto artesanal y docente, sacrificando su aporte a la creatividad artística, a pesar de su talento. Su búsqueda no era la fama del artista original y vanguardista, sino el aporte al desarrollo de su ideario estético: su permanente prédica resumida en ese su constante decir “hay que generar condiciones para que haya un arte del hombre, por el hombre y para el hombre”. En otras palabras, su idealismo, al relacionar el proceso democratizador de la sociedad con la belleza. “El hombre culto busca la belleza” escribió alguna vez. Se le reconoce en ese aspecto el haber formado generaciones de artesanos y de haber reforzado la capacidad de artistas; además de técnicos y obreros para que fueran capaces de “agregar” belleza a lo que hacían a través de la perfección en el oficio.

En el proyecto principal de su vida: La Escuela de Artes Aplicadas de la Universidad de Chile, aportó a la idea de hacer del arte una motivación principal de la cultura nacional.

Otra dimensión en su permanente quehacer docente y creador es su interés por las tecnologías que sustentan a las diferentes expresiones del arte visual y además, en las técnicas con que éstas se expresan en el producto final, el oficio. De ahí su inmensa actividad en el campo de la experimentación para el correcto uso de pastas cerámicas, la química de los esmaltes, el grabado, la escultura y la pintura misma, para la cual, al igual que con sus esmaltes y cerámicas, terminó preparando él mismo los materiales. Nada en el campo de las tecnologías le resultó ajeno, las dominaba y las desarrollaba buscando siempre verificaciones de su uso en función de la técnica del artista, que para él era la comunicación entre la idea inspiradora y la capacidad de ponerla en práctica: el oficio.

Por otra parte, en paralelo a ese reconocimiento de su inmensa labor docente, se le alaba a Perotti su condición de escultor, rama de las artes visuales en la que destacó por sobre sus aportes pictóricos y artesanales.

Sus acuarelas y dibujos son una parte parcial de su obra que, pese a lo que se ha planteado, es inmensa. Esos trabajos juegan un rol central en la búsqueda estética de Perotti. Y muy especialmente en su manera de buscar el total dominio del oficio. El dibujo, en su opinión y método de trabajo, era la base ineludible de toda creación en la plástica en general, tanta para mantener la capacidad de realizar como para llegar a dominar el tema, por lo que lo ejercía a diario sólo a modo de entrenamiento; hoy devienen en obras de valor en sí, pues representan su maestría y su pasión por el arte.

Algunas de sus témperas son trabajadas a modo de apunte con apariencia de acuarela, pero toda su obra pictórica a partir del 39 se basa en la témpera que él mismo producía en su taller mezclando los materiales base y los pigmentos.

En otras ocasiones lo vemos completando un dibujo con manchas de acuarela, o témpera “aguada”, con el fin de darle más cuerpo al trazo y la figura. De ahí desarrolla una forma especial de dibujar directamente con el pincel, posiblemente inspirada en las pinturas orientales, con las que toma mayor contacto en sus visitas a los barrios chinos estadounidenses a inicio de los años 40.

Other Languages
Deutsch: José Perotti