José Miguel Luján Pérez

José Miguel Luján Pérez.
DolorosaLujan.jpg
La Dolorosa de Luján Pérez venerada en la Catedral de Canarias, es su obra cumbre.[1]
Información personal
Nombre de nacimiento José Miguel Luján Pérez
Nacimiento 9 de mayo de 1756
Bandera de España Guía, Gran Canaria, España
Fallecimiento 15 de diciembre de 1815 (59 años)
Bandera de España Guía, Gran Canaria, España
Nacionalidad Española
Educación
Educación Diego Nicolás Eduardo
Información profesional
Área escultura, arquitectura
Movimientos Barroco
Firma Firmalujanperez.jpg
[ editar datos en Wikidata]

José Miguel Luján Pérez, más conocido como José Luján Pérez, ( Guía, Gran Canaria, 9 de mayo de 1756 - ibid., 15 de diciembre de 1815) fue un escultor y arquitecto español, está considerado como el máximo exponente de la escultura en Canarias y es su artista más representativo, siendo el imaginero canario de mayor proyección.[10]

Biografía

José Miguel Luján Pérez, más conocido como José Luján Pérez, aunque en su partida de bautismo consta como José Miguel Luján Pérez, nació en el guiense barrio de Las Tres Palmas. Hijo de labradores acomodados, desde pequeño mostró un especial interés hacia la escultura, llegando a reproducir en madera la imagen de San Bartolomé de Moya.[12]

Desde temprana edad muestra gran destreza en el modelado y dibujo, motivo por el cual el teniente Blas Sánchez de Ochando, de las Milicias Provinciales, natural de Murcia, recomienda a sus padres que le envien a la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria a estudiar dibujo. Allí tiene por primer maestro a Cristóbal Afonso Díaz. Con estos antecedentes vemos a Lujan en sus primeros contactos en relación con la plástica canaria, de la cual será heredero y que llevará a sus más altos exponentes. El segundo maestro de Luján fue Diego Nicolás Eduardo, tesorero de la Catedral Basílica de Canarias que poseía una Academia en la capital gran canaria.

Fue un gran alumno que aprendía con facilidad, llegando a sobrepasar en habilidad y conocimientos a sus maestros. Ya adulto, Luján inaugura y trabaja en su propia escuela y enseña a muchos de los que se llamarían sus discípulos.

La escultura de Lujan Pérez será estrictamente de tema sacro, la escultura pagana aún no tenía cabida en los encargos del Archipiélago, principalmente porque la Iglesia es el principal comitente. La fidelidad con las formas barrocas será casi constante, aunque no se puede negar los rasgos clasicistas, sin estridencias de algunos rostros. En este sentido se produce una dialéctica entre el Luján escultor y el Luján arquitecto, ya que el segundo será rigurosamente clasicísta.

Trabajó para todo el Archipiélago Canario, pero quizás sus obras maestras se encuentran en la Catedral de Canarias: el Santísimo Cristo de la Sala Capitular y Nuestra Señora de Los Dolores de Luján obras que encumbraron a Luján como escultor y consideradas las de mayor calidad técnica; y otras tallas como Santa María de la Antigua, San José, el Apostolado del cimborrio y el bajorrelieve en mármol de la fachada posterior que representa a Santa Ana y la Virgen. También cabe destacar la talla de candelero de la Virgen de los Dolores que se encuentra en el Templo Arciprestal de Santiago de los Caballeros de la ciudad de Gáldar.

Su obra, acusará influencias del barroco y rococó, y realizará esculturas para distintas iglesias de Canarias, especialmente en Gran Canaria y Tenerife. Dominaba la talla de madera y el plegado de paños, y ponía en ella toda la suavidad y delicadeza de los escultores levantinos. Su trabajo quedaba perfeccionado bajo la copa ligera del policromado.

Catedral de Canarias, templo donde Luján Pérez intervino como arquitecto y escultor.
Santísimo Cristo de la Sala Capitular (Las Palmas de Gran Canaria) que preside la Sala Capitular de la Catedral, obra de José Luján Pérez.
Vídeo sobre una de las obras cumbre de Luján Pérez, el Cristo de la Sala Capitular, 1793.

Algunas de sus obras más importantes fueron creadas por encargo para las procesiones de Semana Santa de las islas: Como el Cristo de la Vera Cruz de la Parroquia Matriz de San Agustín de Hipona en Vegueta; el Cristo de la Columna de la Basílica de Nuestra Señora del Pino de Teror; el Conjunto del Cristo de la Caída; san Simón de Cirene; Nuestra Señora de Los Dolores del "Miércoles"; Santa Verónica y San Juan Evangelista de la "Procesión del Encuentro" de la Iglesia de Santo Domingo de Las Palmas de Gran Canaria; la Oración en el Huerto de la Iglesia de San Francisco de Asís en el barrio de Triana de Las Palmas de Gran Canaria y la del convento de Santa Clara de La Laguna; la imagen de la Virgen de Los Dolores de la Iglesia de La Concepción de La Laguna; imagen de San Juan Evangelista de la Parroquia de La Concepción de La Orotava; San Juan Evangelista de las iglesias de San Agustín y de San Francisco de Las Palmas y de la Basílica de San Juan Bautista de Telde; imagen de Santa Catalina Mártir de Alejandría ( Tacoronte); el Santísimo Cristo predicador de la Iglesia de Santo Domingo del Barrio de Vegueta de la capital grancanaria, San Pedro Penitente de la Iglesia de San Francisco de Las Palmas.

Para la Parroquia Matriz del Apóstol Santiago de Los Realejos, talló un Cristo de tamaño académico, menor del natural, destinado a coronar el manifestador del Altar Mayor.

Luján sentía gran predilección por las " Dolorosas" y Los Crucificados. Realizó casi una veintena de ellas, repartidas por todas las islas.

En la construcción de la Catedral de Canarias trabajo como arquitecto con Diego Nicolás Eduardo, quien a su muerte le dejó al frente de la Catedral. A Luján se debe la obra bellísima del trascoro. Asímismo Luján también contribuyó como arquitecto en la Catedral de La Laguna.

Luján Pérez dejó bastantes discípulos y se puede decir que aún la tradición imaginera de las islas se alimenta de ella. Entre ellos el orotavense Fernando Estévez de Salas y el Morenito.

En los últimos años de su vida, se retira a Santa Brígida (Gran Canaria) por problemas de salud, y muere el 15 de diciembre de 1815 a los 59 años de edad en Santa María de Guía.

El nombre de José Luján Pérez constituye una referencia obligada en el marco de los estudios de la plástica canaria, ya que participa en una etapa trascendental para la evolución del arte en estas islas.[12]

Más del 70% de sus obras pertenecen al ámbito eclesiástico. Actualmente, la mayor parte de sus obras se encuentran en la isla de Gran Canaria con un total de 139 obras, siguiéndole Tenerife con un total de 43 obras.

Other Languages