José Miguel Arroyo Delgado

José Miguel Arroyo
José Miguel Arroyo Delgado.jpg
Nombre José Miguel Arroyo Delgado
Alias «Joselito», «El Lentejita»
Nacimiento 1 de mayo de 1969 (47 años)
Bandera de España, España, Madrid
Nacionalidad española
Carrera
Ocupación Torero, ganadero
Debut novillero 8 de septiembre de 1983, Lerma
Alternativa 20 de abril de 1986, Málaga.
Padrino: Dámaso González.
Testigo: Juan Mora.
Confirmación alternativa 26 de mayo de 1986, Madrid.
Padrino: Curro Romero.
Testigo: Paco Ojeda
Retiro definitivo 2004
Apoderado Enrique Martín Arranz
[ editar datos en Wikidata]

José Miguel Arroyo Delgado (nacido en Madrid, 1 de mayo de 1969) es un matador de toros español. Es conocido artísticamente como Joselito, apodo que comparte con José Gómez, mítico diestro de la década de 1910. Empezó su formación como figura del toreo durante su niñez en la Escuela de Tauromaquia de Madrid. En 1985 realizó su debut como novillero en la plaza de toros de Las Ventas en Madrid, y al año siguiente tomó la alternativa en Málaga, donde contó con la participación de Dámaso González como su padrino y Juan Mora como su testigo. El 26 de mayo de 1986 recibió su confirmación en Madrid de manos de Curro Romero y Francisco Ojeda como testigo. En 1987, a poco tiempo de haberse convertido en torero, sufrió una grave cornada asestada por un toro de la ganadería Peñajara de nombre «Limonero». Este dramático suceso, que le dejó un par de meses alejado de los ruedos, marcó una nueva etapa en su estilo de toreo, por lo que reaparece nuevamente en los carteles con faenas más pausadas y elegantes. En abril de 2011, el Consejo de Ministros de España le otorgó la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes.[1]

Biografía

Primeros años

José Miguel Arroyo Delgado nació en Madrid en 1969, en un hogar humilde. Su afición y deseo de convertirse en torero ocurrió después de que su padre biológico le invitó a presenciar una novillada en Las Ventas como regalo de cumpleaños.[6]

Coincidió en su formación con otros dos grandes toreros, si bien, ninguno alcanzó tanta notoriedad como Arroyo. Estos fueron José Pedro Prados, « El Fundi» y José Luis Bote.[12]

Etapa de novillero

Joselito debuta con picadores el 8 de septiembre de 1983, en Lerma, con novillos de Salustiano Galache, y en compañía de Marcos Valverde y Sánchez Marcos.[18] A pesar de todo, su magnífico desempeño en la plaza le permitió alcanzar bastante popularidad dentro del escalafón y con apenas 17 años decidió hacerse matador de toros.

Alternativa y primera etapa (1986-1995)

Tomó la alternativa en Málaga el 20 de abril de 1986, en la plaza de toros de La Malagueta,[11]

El toro de Peñajara

Madrid esperaba con ansia el regreso del joven torero a sus carteles de feria. Sin embargo, el 15 de mayo de 1987 un ejemplar de Peñajara de nombre «Limonero» y con 697 kg de peso le infirió de salida una cornada en el cuello de diez centímetros de profundidad, rompiéndole la clavícula izquierda. Tuvo suerte el diestro, pues podría haber sido fatal. Pasó dos meses de baja hasta que se recuperó y volvió a los ruedos para presentarse en Teruel. A pesar del percance, toreó 63 tardes ese año.[23]

Joselito empezó la temporada de 1988 como un torero renovado, presentándose en un total de cincuenta y cuatro festejos, y donde cortó setenta y una orejas. Entre sus presentaciones, tiene especial mención la corrida del 22 de mayo, donde vio morir en el ruedo a su subalterno, Antonio González, «Campeño», después de que sufriese una dramática cornada en el cuello por un toro de la ganadería de Antonio Arribas en el coso de Las Ventas, en pleno festejo de la Feria de San Isidro.[26] También ese año se le ofreció un multimillonario contrato de exclusividad por parte de Manuel González que el diestro rechazaría: «Mi miedo y mi hambre me las administro yo». Debido a su negativa fue vetado en muchas plazas.

Triunfo en Las Ventas

La temporada de 1989 supuso la consecución de un sueño. Joselito realizó una excelente faena a un toro de Atanasio Fernández llamado «Cordobano», al cual le cortó las dos orejas, y consiguió salir por la Puerta Grande de las Ventas. Sin embargo, la temporada no acabó de ser redonda. No fue el caso de la temporada siguiente, que supuso la de su consolidación a pesar de no acudir a San Isidro. Triunfos como los de Granada, Alicante, Badajoz, Burgos, Barcelona, Málaga o Bilbao fueron la muestra de su evolución como torero.

En los años venideros, sus encerronas en Madrid, con motivo de la Beneficencia, donde salió de nuevo a hombros, Zaragoza en 1994 y Valladolid en 1995 le consagrarían definitivamente como figura del toreo. Joselito demostró una incontestable evolución artística y técnica. Para aquellos que lo consideraban como variado y profundo con el capote, así como un buen estoqueador, termina revelándose también como un excelente muletero.

Other Languages