José María Velasco Ibarra

José María Velasco Ibarra
José María Velasco Ibarra.jpg

Coat of arms of Ecuador.svg
24° Presidente Constitucional de la República del Ecuador
1 de septiembre de 1934- 20 de mayo de 1935
Predecesor Abelardo Montalvo
Sucesor Antonio Pons

28 de mayo de 1944- 24 de agosto de 1947
Vicepresidente Mariano Suárez Veintimilla
Predecesor Carlos Alberto Arroyo del Río
Sucesor Carlos Mancheno

1 de septiembre de 1952- 31 de agosto de 1956
Vicepresidente Alfredo Chiriboga
Predecesor Galo Plaza Lasso
Sucesor Camilo Ponce Enríquez

1 de septiembre de 1960- 7 de noviembre de 1961
Vicepresidente Carlos Julio Arosemena Monroy
Predecesor Camilo Ponce Enríquez
Sucesor Carlos Julio Arosemena Monroy

1 de septiembre de 1968- 15 de febrero de 1972
Vicepresidente Jorge Zavala Baquerizo
Predecesor Otto Arosemena Gómez
Sucesor Guillermo Rodríguez Lara

Información personal
Nacimiento 19 de marzo de 1893
Bandera de Ecuador Quito, Ecuador
Fallecimiento 30 de marzo de 1979 (86 años)
Bandera de Ecuador Quito, Ecuador
Residencia Quito en los momentos que ejercía la presidencia y Buenos Aires durante sus exilios
Nacionalidad Ecuatoriana y colombiana Ver y modificar los datos en Wikidata
Religión Catolicismo Ver y modificar los datos en Wikidata
Partido político Federación Nacional Velasquista
Familia
Cónyuge Esther Silva Burbano
Corina del Parral Durán (1938-1979)
Educación
Alma máter
Información profesional
Ocupación Abogado
Distinciones
Firma Firma de Velasco Ibarra.svg
[ editar datos en Wikidata]

José María Velasco Ibarra ( Quito, 19 de marzo de 1893- 30 de marzo de 1979) fue presidente del Ecuador por elección popular en cinco ocasiones, en dos de estas se autoproclamó dictador. Completó su mandato constitucional en una ocasión. Velasco lideró la escena política ecuatoriana durante gran parte del siglo XX. Posteriormente se denominaría a su estilo de política velasquismo.

Biografía

Delia Ibarra Soberón, madre de Velasco Ibarra (ca. 1880)

José María Velasco Ibarra nació en Quito el 19 de marzo de 1893. Sus padres fueron Juan Alejandrino Velasco Sardá y Delia Ibarra Soberón. Fue el octavo de doce hermanos, de los cuales, solo cuatro llegaron a la edad adulta: María Lucila, José María, Pedro Francisco y Ana María. A los 16 años sufrió la pérdida de su padre. Estudió la secundaria en el Seminario Menor San Luis y Colegio San Gabriel de los jesuitas, ambos en Quito.

A los 29 años de edad se graduó de jurisconsulto en la Universidad Central del Ecuador con una tesis doctoral sobre el sindicalismo. Trabajó en la docencia universitaria, en la secretaría del Consejo de Estado, en la sindicatura de la Municipalidad de Quito y de la Asistencia Pública. Entre 1920 y 1929, con el seudónimo de «Labriolle» escribió ensayos para El Comercio de Quito y con su nombre propio, los libros Cuestiones americanas, Democracia y constitucionalismo, Estudios varios, Meditaciones y luchas.

En 1930 estudió Filosofía del Arte y Derecho Internacional en la Sorbona y el Colegio de Francia. Ausente aún en Europa, fue elegido diputado por Pichincha. Participó en el Congreso de 1932, donde junto a los conservadores defendió al presidente electo Neptalí Bonifaz. En el de 1933, impugnó con argumentos la incapacidad constitucional del presidente Juan de Dios Martínez Mera.

Junto a su segunda esposa, la poetisa argentina Corina del Parral, en el Palacio de Carondelet.

Elegido presidente en las Elecciones presidenciales de Ecuador de 1934 y depuesto en 1935, tuvo que exiliarse en la ciudad de Sevilla, en el Valle del Cauca, Colombia, donde para ganarse la vida enseñó en una escuela. De Sevilla pasó a radicarse en Buenos Aires, adonde volvió frecuentemente durante los reiterados exilios a los que se vio forzado durante su larga trayectoria política. Divorciado de la ecuatoriana Esther Silva Burbano, en 1938 contrajo matrimonio con la compositora y poetisa argentina Corina Parral Durán. No tuvo hijos en ninguno de sus dos enlaces.

En 1940 perdió las Elecciones presidenciales de Ecuador de 1940. Luego de la derrota militar de 1941 y del Tratado de Río de Janeiro, pidió la renuncia del presidente ecuatoriano, conformó Alianza Democrática, un frente político que unió las fuerzas populistas, conservadoras, socialistas y comunistas contra Carlos Alberto Arroyo del Río, y se trasladó a Pasto, Colombia, para esperar la caída del presidente consumada en la revolución popular del 28 de mayo de 1944 (La Gloriosa)

Velasco fue recibido como un mesías liberador. Al cabo de tres años Velasco Ibarra, traicionado por su ministro de Defensa, se exilió en Buenos Aires. Se dedicó a la docencia del Derecho Constitucional e Internacional en la Universidad de La Plata; pero renunció y se marchó a Caracas, Venezuela, a ganarse la vida enseñando esas mismas materias.

Volvió al Ecuador en 1952 y ganó con facilidad las Elecciones presidenciales de Ecuador de 1952. Gobernó entre 1952 y 1956, retornando a su cátedra en Buenos Aires al concluir su período.

En 1959 regresó al Ecuador y triunfó en las Elecciones presidenciales de Ecuador de 1960, pero no logró terminar este cuarto período. El Congreso lo sustituyó por el vicepresidente Carlos Julio Arosemena Monroy, volviendo a Buenos Aires. Durante sus exilios, Velasco publicó varios libros, entre los que se encuentran Conciencia y barbarie y Tragedia humana y cristianismo. También escribió para el diario El Comercio de Quito.

En 1968, volvió Velasco y ganó las Elecciones presidenciales de Ecuador de 1968. Su pensamiento social se había radicalizado. Al cabo de dos años de gobierno, desconoció la Constitución y asumió todos los poderes a fin de cumplir el mandato que le había dado el pueblo. A cinco meses de terminar este quinto mandato fue depuesto por las Fuerzas Armadas en febrero de 1972. Entre 1972 y 1973 Velasco dictó varias conferencias en Buenos Aires y Santa Fe. Hasta 1979 se dedicó preferentemente a la lectura de temas teológicos e históricos, a escribir cartas, a pasear por la calle Florida, a vivir como siempre, y aún más, llevando una vida austera, disciplinada y severa.

Convocadas las elecciones por el Consejo Supremo de Gobierno, hubo quienes le propusieron comandar el sexto velasquismo. Su respuesta fue tajante: «Yo tengo 84 años, tengo un riñón menos, mi memoria e imaginación retentiva están fallando [...] Mi edad me obliga a proceder austeramente renunciando a la fatua vanidad». En febrero de 1979 murió su esposa en un accidente de tránsito en Buenos Aires y al mes de enterrarla en Quito, falleció él en la misma ciudad el 30 de marzo de 1979 a los 86 años.

Other Languages