José María Velasco Gómez

José María Velasco
Jose Maria Velasco.jpg
Autorretrato de José María Velasco (1894).
Información personal
Nombre de nacimiento José María Tranquilino Francisco de Jesús Velasco Gómez Obregón
Nacimiento 6 de julio de 1840
Temascalcingo, Estado de México
Fallecimiento 26 de agosto de 1912 72 años
Villa de Guadalupe Hidalgo, Ciudad de México
Nacionalidad Mexicana
Educación
Educación Colegio de San Carlos
Información profesional
Área Pintor, Naturalista
[ editar datos en Wikidata]

José María Velasco y Gómez-Obregón (n. Temascalcingo, Estado de México, 6 de julio de 1840 - Villa de Guadalupe Hidalgo, Ciudad de México, 26 de agosto de 1912) fue un pintor paisajista mexicano.

Infancia

José María Velasco nació el 6 de julio de 1840 en Temascalcingo, Estado de México, según se lee en su fe de bautismo, recibió los nombres de José María Tranquilino Francisco de Jesús Velasco y Gómez-Obregón.[1] Fue el primero de 5 hijos de don Felipe Velasco y de doña María Antonia Gómez-Obregón de Velasco. En el año de 1849 su familia se trasladó a la Ciudad de México, en donde a los pocos meses de su llegada murió don Felipe, padre de José María, víctima de una epidemia de cólera morbo que asoló a la ciudad en el año de 1850.

A partir de la muerte de su padre, José María trabajó como dependiente de una tienda de ropa, al mismo tiempo que hacía sus estudios en el Colegio Lancasteriano de Santa Catarina Mártir, en donde empezó a sentir una gran afición por el dibujo y también a mostrar grandes aptitudes. Mientras vendía rebozos entró a tomar clases a la Escuela de Bellas Artes de la Academia de San Carlos en su horario nocturno. Ahí fue alumno del italiano Eugenio Landesio que lo llevó por los caminos del realismo y el arte del paisaje.[2]

Ya en 1858, gracias a sus estudios, a los 18 años le otorgan la plaza de profesor en la Academia de San Carlos en la materia de Perspectiva. Así continua sus estudios en anatomía, zoología, geografía y arquitectura; conocimientos clave para plasmar en sus pinturas realistas una técnica depurada, creando un estilo muy identificable. "Fue ese sentido visual, su sensibilidad y sus conocimientos que le imprimieron a sus paisajes una personalidad propia".[3]

Other Languages