José María Castillo Sánchez

José María Castillo
José María Castillo Sánchez.JPG
Información personal
Nacimiento 16 de agosto de 1929 Ver y modificar los datos en Wikidata
Puebla de Don Fadrique, Granada, Flag of Spain.svg  España
Orden religiosa Compañía de Jesús Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Alma máter Universidad Gregoriana de Roma
Información profesional
Ocupación Teólogo y escritor
Distinciones Doctor honoris causa por la Universidad de Granada
[ editar datos en Wikidata]

José María Castillo Sánchez nació el 16 de agosto de 1929 en Puebla de Don Fadrique, provincia de Granada, España. Es sacerdote católico, miembro de la Compañía de Jesús hasta 2007, escritor y con una amplia producción. Una buena parte de su biografía es narrada por el mismo Castillo en en capítulo "Mi itinerario teológico", en Juan Bosch Navarro (ed.), Panorama de la teología española (Estella, EVD, 1999, págs. 181-198). Su autobiografía y sus autoevaluaciones sirven de directriz al contenido de este texto.

Biografía

Ingresó en el noviciado de la Compañía de Jesús en 1946, con diecisiete años, pero se puso enfermo y los médicos aconsejaron su salida.[2] Tras ejercer como párroco en un pueblo granadino, terminó la licenciatura en la Facultad de Teología de Granada (1955) e ingresó de nuevo en la Compañía de Jesús (1956).

En 1962, pocos días antes de la apertura del concilio Vaticano II, marchó a Roma para hacer el doctorado en Teología, en la Universidad Gregoriana, donde defendió su tesis doctoral sobre La afectividad en los Ejercicios según Francisco Suárez, en 1964. A partir de ahí, inicia su actividad formadora y docente, primero en Córdoba con los estudiantes jesuitas de humanidades y luego en Granada con los teólogos, como profesor de Teología dogmática en la Facultad de Teología, desde 1968. Al mismo tiempo, comienza la amplia producción teológica que lo ha caracterizado, aparte de muchas conferencias, tandas de ejercicios y encuentros y cursillos con el clero secular, al que había pertenecido durante años.

La década de 1970 fue la del cambio, marcado por el concilio Vaticano II, el generalato del padre Pedro Arrupe (desde 1965), los cambios sociopolíticos que se daban en España, el contacto con las generaciones jóvenes de jesuitas y una intensa actividad como profesor. Dieron comienzo también sus viajes a América Latina, que se convertirán en una constante a partir de 1988. La teología de Castillo tuvo un amplio refrendo en la década de 1960 y 1970, cuando fue persona de consulta para obispos y organizaciones de la Iglesia jerárquica española. Sin embargo, todo comenzó a cambiar en la década de 1980, al tiempo que la involución de la Iglesia bajo el pontificado de un en se hizo sentir en España y en la Conferencia Episcopal, en la que el cardenal Ángel Suquía primero y el cardenal Antonio María Rouco después asumieron el liderazgo ejercido con anterioridad por el cardenal Vicente Enrique Tarancón. En esos años oscuros comenzaron los problemas para Castillo y para otros profesores de la Facultad de Teología de Granada, vista ahora por la jerarquía eclesiástica como un centro progresista, vinculado a teólogos latinoamericanos y a la teología de la liberación. Esta facultad, en efecto, gozaba de gran irradiación en la Iglesia española, en el clero diocesano y en las órdenes religiosas, además de hacerse sentir en la pastoral y en el trabajo con los laicos.

En 1980, José María Castillo fue apartado de la enseñanza en los cursos de grado, quedando su labor docente relegada a los cursos de licenciatura. En 1988, se le retiró la venia docendi y fue destituido como profesor de la Facultad de Teología de Granada. La misma sanción recayó sobre Juan Antonio Estrada, profesor de la misma facultad, y Benjamín Forcano, claretiano, director de la revista Misión Abierta.[3] En contraste, a partir de ese momento, Castillo fue llamado a impartir anualmente sus cursos en la Universidad Centroamericana «José Simeón Cañas» de El Salvador, donde fue uno de los profesores que sustituyeron a los jesuitas asesinados en 1989.

También ha sido profesor invitado en la Universidad Gregoriana de Roma, en la Universidad Pontificia Comillas de Madrid y en distintas instituciones teológicas latinoamericanas, sobre todo en Ecuador, Argentina, Paraguay y Centroamérica. Fue vicepresidente de la Asociación de Teólogos Juan XXIII.

Tiempo después, en 2007, abandonó la Compañía de Jesús, a petición propia, según sus propias declaraciones "por higiene mental",[4] tras más de veinticinco años luchando con la censura eclesiástica y jesuítica, habiendo soportado numerosos conflictos con la jerarquía que lo señalaba como uno de los líderes de la contestación en la Iglesia a la línea impuesta por el papa Juan Pablo II. Con posterioridad,se ha dedicado a coordinar, organizar e impartir cursos, conferencias, congresos y seminarios por España, Italia y América Latina, aparte de proseguir con sus publicaciones.

El 3 de agosto de 2010, el ayuntamiento de Puebla de Don Fadrique, su pueblo natal, lo nombró hijo predilecto.[6] se trata del único teólogo español que ha recibido tal distinción de una universidad pública española en el último siglo. José María Castillo destaca como uno de los teólogos españoles con mayor producción y difusión teológica. Muchos de sus libros han tenido más de seis ediciones, además de ser traducidos a otras lenguas, especialmente portugués e italiano.

Other Languages