José María Bultó

José María Bultó Marqués (marzo de 1900 - 9 de mayo de 1977) fue un exitoso empresario español, el primero de una familia de seis hermanos en una familia burguesa de rica tradición industrial textil, en su momento la más acaudalada de Cataluña.

Principal accionista de Fábricas Marqués, accionista importante de S.A. Cros, Fisa (que presidía su hermano Francisco Bultó) y Bultaco entre otras. Durante años fue presidente de la Asociación de Industriales Textiles Algodoneros (SECEA), entonces el sector industrial tal vez más importante de Cataluña.

Cuando murió era presidente de S.A. Cros, empresa química cotizada en Bolsa, de la cual importante accionista. Era viudo y residía en su domicilio de la calle Casa Mora, en Pedralbes, Barcelona, lugar donde falleció al estallarle la bomba que llevaba adosada en el pecho.

Fue asesinado el 9 de mayo de 1977 en un atentado cometido por la organización terrorista Exèrcit Popular Català, tras estallar la bomba que dos de sus militantes le adosaron al pecho, bajo la amenaza de hacerla estallar si Bultó no pagaba 500 millones de pesetas. Varias personas del llamado Exèrcit Popular Català (EPOCA) fueron condenados por su intervención en este asesinato.[1]

El empresario, que desde el primer momento se negó a pagar, murió pocas horas después en su casa del barrio residencial de Pedralbes desde donde tenía intención de acudir a la comisaría. José María Bultó era hermano de Francisco X. Bultó conocido por ser el propietario de, junto a otras muchas, la empresa de motocicletas Bultaco.

Jaume Martinez Vendrell fue condenado en 1982 por el Tribunal Supremo a 36 años de prisión como inductor de los asesinatos de Bultó, en mayo de 1977, y del ex alcalde de Barcelona Joaquín Viola y su esposa, en enero de 1978, aunque nunca llegó a cumplir la condena, puesto que huyó.

La Audiencia Nacional condenó a Antoni Massaguer y Xavier Barberà a treinta años de reclusión mayor, como autores materiales de la colocación del artefacto explosivo en el pecho de Bultó; a un tercer procesado, Fernando Jabardo, a doce años, como cómplice, y a Dolores Tubau y Abel Rebollo, a dos años y tres meses cada uno, como autores de un delito de colaboración con bandas armadas. Carles Sastre fue condenado en octubre de 1985 a 30 años de cárcel por su intervención en este asesinato y Montserrat Tarragó también fue condenada a cuatro años de prisión por su participación, como autora de un delito de colaboración con bandas armadas.

  • referencias

Referencias

  1. Sánchez Soler, Mariano (2010). La Transición sangrienta. Una historia violenta del proceso democrático en España (1975 - 1983). Barcelona: Península. ISBN  978-84-9942-001-1. 


2.-Manuel Bultó Font, hijo de la víctima.

Other Languages