José Luis Manzano (actor)

José Luis Manzano
Información personal
Nombre de nacimiento José Luis Manzano Agudo
Nacimiento 20 de diciembre de 1962
Bandera de España Madrid, España
Fallecimiento 20 de febrero de 1992 (29)
Bandera de España, Madrid, España
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Actor y actor de cine Ver y modificar los datos en Wikidata
[ editar datos en Wikidata]

José Luis Manzano Agudo ( Madrid, 20 de diciembre de 1962 - Madrid, 20 de febrero de 1992) fue un actor español de cine de los años 80.

Biografía

Nace en Madrid el 20 de diciembre de 1962. José Manzano pasa su niñez entre una parcela en Virgen de la Torre (Vicálvaro) y la UVA de Vallecas. No recibe educación primaria. A los doce años comienza a trabajar en unas bodegas del barrio de Vallecas como mozo. Accidentalmente se astilla la columna por lo que es operado y obligado a permanecer postrado durante meses en el Hospital de San Rafael. El accidente le reportará secuelas físicas de por vida.

Sin trabajo ni estudios se dedica a buscarse la vida como bien puede, como tantos otros chavales de barrio en una España azotada por el paro juvenil. En 1978 se encuentra por primera vez con el director de cine Eloy de la Iglesia.

En 1979 Eloy de la Iglesia ultima los preparativos de una película sobre la delincuencia juvenil en España desde la sociología marxista. La vida de José Sánchez Frutos, conocido como " El Jaro", le impacta tanto a De la Iglesia como para utilizarla en su guión, escrito en colaboración con Gonzalo Goicoechea. De la Iglesia, que busca actores no profesionales, elige al lumpen de Manzano para protagonizarla. Éste acepta. De un casting multitudinario saldrían otros chicos recordándose particularmente a José Luis Fernández Eguia "Pirri". José Luis Manzano no dobla su propia voz en la película, labor que llevó a cabo el actor Ángel Pardo. En futuras películas se escuchará ya la voz de Manzano (en Colegas y El pico).

La película fue un buen éxito de taquilla y José Luis Manzano recibió elogios por su trabajo en la prensa y en la profesión. Muchos directores reputados quieren trabajar con él a partir de ese momento, algo que Eloy de la Iglesia no permitirá después de la experiencia de la película Barcelona Sur, salvo por un personaje protagónico que Manzano realiza en la serie de Televisión Española Los pazos de Ulloa en (1985).

En 1982 protagoniza Colegas, una película hecha entre amigos. Eloy escogió, además de a Manzano y a Pirri, a Antonio y Rosario Flores, Enrique San Francisco y Pedro Nieva Parola.

En 1983 De la Iglesia regresa al País Vasco para rodar El pico, una película sobre las adicciones y no sólo a la heroína. La película resulta ser una oportunidad para José Luis, pues ya no se tiene que interpretar a sí mismo, sino crear un personaje con unas circunstancias muy diferentes a la suyas. El pico fue el mayor éxito comercial de la carrera de Eloy de la Iglesia y una de las películas españolas de mayor taquilla en los años 80.

Al poco tiempo Eloy y José Luis vuelven a colaborar en El pico 2 que ya recibe todas las subvenciones que contempla la nueva Ley de Cine de diciembre de 1983.

Manzano estuvo casado por un corto tiempo, en 1987, pero enseguida regresa al lado de Eloy de la Iglesia.

Tras La estanquera de Vallecas (1987) Eloy de la Iglesia cae en el ostracismo y la marginalidad total; y el mundo del cine termina de cerrar sus puertas a Manzano.

Hasta que un día Pedro Cid, un cura obrero de Getafe, confía en él como persona y lo acompaña en su desintoxicación. En el segundo semestre de 1989, José Luis progresó notablemente y se deshabituó del consumo de heroína. Por esta época se produce el reencuentro con Eloy de la Iglesia.

En 1990 inicia estudios audiovisuales sin abandonar las esperanzas de una llamada y restauración en el cine. Pero el cine en España estaba en plena crisis y Manzano, irremediablemente, considerado por la profesión actor exclusivo de Eloy de la Iglesia y drogadicto. Aun así, logra por intercesión de Ramón Colom un puesto de becario en la productora Spinto TV.

En julio de 1991 es acusado de atracar a un peatón en la Gran Vía de Madrid. José Luis Manzano es detenido y condenado a ocho meses de prisión, a pesar de no tener antecedentes penales.

José Luis es internado en la prisión de Carabanchel, donde convive con drogadictos y enfermos de sida. En la prisión era muy respetado, pero no se adapta y sigue consumiendo drogas. Desesperado y angustiado acepta conceder una entrevista a un reportero para llamar la atención del mundo artístico. La entrevista se realizó finalmente dentro de la cárcel de Yeserías, donde Manzano cumplía condena en segundo grado, régimen de semilibertad. El primer reportaje fue publicado en la revista Interviú, en enero de 1992. José Luis afirma que de lo que más se arrepiente es de consumir drogas, desperdiciando de este modo las muchas oportunidades que la vida le había ofrecido. También declaró su inocencia en el robo con intimidación al peatón por el que fue acusado, hecho sin embargo claramente probado en el juicio. Manzano pedía una nueva oportunidad, afirmando que Pedro Cid, el cura de Getafe, y su madre eran las únicas personas que habían continuado a su lado. Finalmente apelaba al cariño de las personas, que consideraba necesario para su recuperación como actor y como persona.

El último día de enero de 1992 Manzano accede a tercer grado, al conseguir la libertad, y entra en un exclusivo sanatorio en el que realiza la cura de desintoxicación de catorce días con éxito. Seguidamente entra en un programa de reinserción de la Asociación Punto Omega, en Móstoles. A los pocos días Manzano abandona el centro voluntariamente.

La tarde del día siguiente, 20 de febrero de 1992, su cuerpo aparece sin vida en un piso del número 5 de la calle Rafael del Riego, próximo a la glorieta de Atocha de Madrid, ocupado por Eloy de la Iglesia. La autopsia reveló que su muerte fue de naturaleza violenta, habiéndose encontrado los principios de la heroína y otros tóxicos en su sangre, orina y órganos vitales. Fue enterrado, el 22 de febrero de 1992, en el Cementerio Sur de Madrid. De los gastos de su entierro se hicieron cargo los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Madrid. En 2002, sus restos fueron incinerados y arrojados al cenicero común por impago de la renovación de la sepultura.

Other Languages