José Díaz Fernández

José Díaz Fernández
José Díaz Fernández.png
José Díaz hacia 1931
Información personal
Nacimiento1898 Ver y modificar los datos en Wikidata
Aldea del Obispo (España) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento18 de febrero de 1941 Ver y modificar los datos en Wikidata
Toulouse (Francia) Ver y modificar los datos en Wikidata
NacionalidadEspañola Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
OcupaciónPeriodista y político Ver y modificar los datos en Wikidata
Cargos ocupados
GéneroNovela Ver y modificar los datos en Wikidata

José Díaz Fernández (Aldea del Obispo, provincia de Salamanca, España; 1898 - Toulouse, Francia, 18 de febrero de 1941) fue un escritor español que ejerció el periodismo y participó activamente en política, frente a la Dictadura de Primo de Rivera y a favor de la República. Al acabar la Guerra Civil Española se instaló en Toulouse.

Biografía

Nacido en 1898 en Aldea del Obispo, donde su padre era carabinero, pasó la mayor parte de su infancia en Castropol (Asturias), pueblo de su familia materna. Se trasladó luego a Oviedo, donde se matriculó en la Facultad de Derecho y fundó —con la escritora Mª Luisa Castellanos— la revista Alma Astur[1]​ y comenzó a colaborar como cronista en el diario El Noroeste de Gijón.

Llamado a filas en 1921, su regimiento fue pronto destinado a un Marruecos en plena insurrección, donde permanecería hasta su licenciamiento en 1922. Las experiencias de esta guerra colonial darían lugar a El blocao.

Actividad periodística

De regreso en Gijón, el 12 de enero de 1923 se inició en la masonería, en la Logia Jovellanos, perteneciente a la Federación del Grande Oriente Español; adoptó el nombre simbólico de «Wagner». [2]​En Gijón fue nombrado corresponsal del diario orteguiano El Sol hasta que en 1925 se desplazó a Madrid para incorporarse a la redacción del periódico, introduciéndose en el círculo de Revista de Occidente. A la vez, colabora en la revista Post-guerra durante la breve vida de la publicación (1927-1928).

Colaborador del Grupo de Acción Republicana en ese período final de la Dictadura primorriverista, pasó tres meses en la Cárcel Modelo de Madrid y obligado a otros tantos de destierro en Lisboa (1929).

Vuelto a Madrid, fundó y dirigió con Antonio Espina y Adolfo Salazar (que más tarde sería sustituido por Joaquín Arderíus) la revista de izquierdas Nueva España, aparecida el 30 de enero de 1930, nada más producirse la caída de la dictadura de Primo de Rivera, hasta su desaparición en 1931.[3]

Cuando José Ortega y Gasset y Nicolás María de Urgoiti fueron apartados —en vísperas de la proclamación de la II República— del control ideológico del diario El Sol, Díaz Fernández abandonó el diario y pasó a colaborar en los recién fundados Crisol y Luz.

Parlamentario

En las elecciones a Cortes Constituyentes de 1931 fue elegido diputado por Oviedo en las filas del Partido Republicano Radical Socialista. Ese mismo año es nombrado secretario político del Ministro de Instrucción Pública, Francisco Barnés Salinas. Cofundador el 11 de febrero de 1933 de la Asociación de Amigos de la Unión Soviética, creada en unos tiempos en que la derecha sostenía un tono condenatorio a los relatos sobre las conquistas y los problemas del socialismo en la URSS.

Tras las elecciones de noviembre de 1933, que dieron lugar al Bienio negro, volvió a la profesión periodística en El Liberal. En las elecciones de febrero de 1936 fue nuevamente elegido diputado, esta vez por Murcia y en las filas de Izquierda Republicana (IR), el partido de Manuel Azaña.

Guerra civil, exilio y muerte

Al estallar la Guerra Civil Española fue nombrado jefe de prensa en Barcelona. Tras la caída de la capital catalana pasó a Francia, con su mujer y su hija. Fue internado temporalmente en un campo de concentración, de donde pasó a instalarse en Toulouse, con la esperanza de obtener un pasaje para Cuba, esperanza que frustró su muerte el 18 de febrero de 1941. Según el testimonio de su hija: «Los amigos tuvieron que hacer una colecta para su entierro. Llevó encima del ataúd una cinta con los colores republicanos, que mi madre había cosido durante la noche».[4]

Other Languages