John Martin

Retrato de John Martin, por Henry Warren en 1839.

John Martin ( Haydon Bridge, 1789 - Douglas, Isla de Man, 1854) fue un pintor, ilustrador y grabador inglés. Inició su pasión por el arte trabajando como decorador de carrozas en Newcastle. Años después fue aprendiz del pintor italiano, Bonifacio Musso, con quien se trasladó a Londres en 1806. Allí se formó dando clases de dibujo y acuarela.

Martin estudió numerosos textos bíblicos y matemáticos para la realización de algunas de sus obras. En 1821 trabajó en el famoso tema bíblico: El festín de Baltasar, uno de los mejores ejemplos del arte sublime y romántico. Otras de sus obras importantes, con la que adquirió gran fama y reconocimiento público, fueron las estampas que ilustraron el poema El paraíso perdido del poeta inglés John Milton. Dichos trabajos y obras consolidaron el estilo de Martin.

Pinturas

Su primera pintura exhibida, llamada Sadak en busca de las aguas del olvido, fue expuesta en la antesala de la Real Academia en 1811 bajo el título "A Landscape Composition" y posteriormente fue vendida por cincuenta guineas (ahora en el Museo de Arte de San Luis), La pieza representa una escena de los Cuentos de dos genios, fue seguida por La Expulsión (1813), Adán la primera vista de Eva (1813), Clytie (1814), Joshua Comandando el sol se detuviera en Gabaón (1816) y La Caída de Babilonia (1819). En 1820 terminó su obra La fiesta de Belsasar, la cual provocó comentarios muy favorables y fue galardonada con un premio de £ 200 libras en el Instituto Británico, donde el “Joshua” había llevado anteriormente un premio de £ 100 libras. Luego vino La destrucción de Pompeya y Herculano (1822), La Creación (1824), La Víspera del Diluvio (1840), y una serie de otros temas bíblicos e imaginativos. Algunos creen que Las Llanuras del Cielo reflejan los recuerdos del Allendale en su juventud.

Las pinturas de mayores proporciones de Martín estaban estrechamente conectadas con dioramas o panoramas contemporáneos, entretenimientos populares en los que se muestran grandes telas pintadas y animadas por el hábil uso de la luz artificial. Martín a menudo ha sido reconocido como un precursor del cine épico, y no hay duda de que el director pionero D. W. Griffith era consciente de su trabajo.[2]​ La pintura La destrucción de Sodoma y Gomorra, 1852 se encuentra actualmente en la Galería de Arte Laing en Newcastle upon Tyne.

Other Languages