Joaquín Martínez de la Roca y Bolea

Joaquín Martínez de la Roca y Bolea
Información personal
Nacimiento c.  1676 Ver y modificar los datos en Wikidata
Zaragoza, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 1747 Ver y modificar los datos en Wikidata
Toledo, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Organista y compositor Ver y modificar los datos en Wikidata
Movimientos Música del Barroco Ver y modificar los datos en Wikidata
[ editar datos en Wikidata]

Joaquín Martínez de la Roca y Bolea ( Zaragoza, hacia 1676 - Toledo, 1747) fue un organista y compositor barroco español.

Discípulo de Pablo Nasarre[1] a partir de 1690 pasa a ser suplente de Jerónimo Latorre, organista d el Pilar, en Zaragoza, y en 1695 se convierte en titular de la plaza. En 1699 pasa a ser además maestro de capilla. De esta época son algunos villancicos, como la Cantada a la moda italiana, para los maitines de Reyes de 1709.

En 1714 se traslada a Palencia, donde el cabildo le ofrece el puesto de organista.

A partir de 1723 se encuentra en Toledo, donde es nombrado segundo organista de la catedral. Siendo el primer organista el maestro Miguel de Ambiela, tuvo que sustituirlo a menudo por la delicada salud de éste. Murió en 1747, poco después de su jubilación en abril de ese año.

Obra

Martínez de la Roca y Bolea es conocido principalmente por su participación en la polémica Valls-Martínez (que duró de 1715 a 1720). La polémica había sido causada por el maestro Valls, que había llevado sus innovaciones demasiado lejos en la entrada del segundo tiple en el Qui tollis de la Misa Aretina según algunos compositores, lo que dividió a los compositores españoles claramente en dos grupos a favor y en contra. Escribió dos opúsculos y una obra mayor para exponer sus puntos de vista: Razones que apoyan la más indefectible razón y prueban ser lícito el uso de Arietas, Recitados, Cantinelas, Violines y Clarines en el Canto Eclesiástico.

Una de sus obras más importantes fue la música para una comedia, Los desagravios de Troya de 1712, compuesta en honor del infante Felipe Pedro de Borbón, nacido ese año. La obra es conservadora en cuanto al uso de instrumentos y muy innovadora al reunir aires franceses, italianos, portugueses y españoles en arias y cantadas. La segunda obra de importancia fue la Ópera sacra armónica de 1727, compuesta durante su estancia en Toledo.

Other Languages