Joaquín Manuel Fernández Cruzado

Joaquín Manuel Fernández Cruzado
Fernandez cruzado-autorretrato.JPG
Autorretrato, óleo sobre lienzo, 64 x 55 cm, Madrid, Museo del Romanticismo.
Información personal
Nacimiento 24 de diciembre de 1781
Jerez de la Frontera
Fallecimiento 31 de enero de 1856
Cádiz
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Padres José Fernández Guerrero
Información profesional
Ocupación pintor
[ editar datos en Wikidata]

Joaquín Manuel Fernández Cruzado ( Jerez de la Frontera, 24 de diciembre de 1781 - Cádiz, 31 de enero de 1856) fue un pintor español. Adelantado del romanticismo, destaca también como retratista y autor de escenas costumbristas de la época, en su mayoría inspiradas en la tauromaquia. Era hijo del escultor y académico gaditano José Fernández Guerrero.

Biografía

Aunque no nació en Cádiz, se le considera gaditano, ya que en esta ciudad transcurrió su infancia y adolescencia. Estudió en el Seminario de San Bartolomé de esta ciudad, pero también por influencia de su padre, en el anfiteatro del Real Colegio de Cirugía y Medicina de Cádiz, en el que adquirió conocimientos de anatomía humana, que le fueron muy útiles para sus inicios artísticos. En 1808, era alumno de la Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid cuando se inició la guerra de la Independencia y se incorporó como soldado al Ejército español para combatir contra las tropas napoleónicas. Permaneció en el Ejército hasta 1830, lo que no le impidió obtener el título de académico de San Fernando ( 1814) mientras servía. Llegó al empleo de capitán y obtuvo, entre otras condecoraciones, la Cruz de San Hermenegildo. También viajó a América con diferentes expediciones para luchar contra los colonos que se rebelaron para conseguir su independencia de España y participó, abrazando la causa liberal, en acciones militares contra los Cien Mil hijos de San Luis, el ejército francés encabezado por el duque de Angulema que acudió en auxilio de Fernando VII para derrocar a los liberales y restaurar el absolutismo.

Al terminar su vida militar, regresó a Cádiz, donde volvió a encontrarse con la pintura y llegó a dirigir la Academia de Bellas Artes local ( 1846), de la que había sido también teniente director su padre. Precisamente dotó de luz de gas a este centro académico para que sus alumnos pudieran aprovechar más horas del día en su formación artística.

Other Languages