Joaquín Casillas

Joaquín Casillas Lumpuy (m. 1958) fue un militar cubano condenado en 1948 por asesinar al dirigente sindical Jesús Menéndez y probablemente ejecutado en 1958 durante la Revolución cubana.

Biografía

Joaquín Casillas se dio a conocer con motivo del asesinato del influyente dirigente sindical azucarero Jesús Menéndez el 22 de enero de 1948, durante la presidencia de Ramón Grau San Martín.

Jesús Menéndez había redoblado las acciones de lucha sindical contra el gobierno debido a la drástica reducción del porcentaje del «diferencial azucarero», una histórica conquista laboral que mantenía actualizados el precio del azúcar y los salarios. El gobierno entonces ordenó su detención, en un evidente acto de provocación debido a que Jesús Menéndez gozaba de inmunidad en su condición de representante a la Cámara por el Partido Socialista Popular.

El 22 de enero de 1948 el capitán Joaquín Casillas subió en Manzanillo al tren en el que viajaba Menéndez con la intención de detenerlo. Debido a su inmunidad, el dirigente sindical rechazó la orden por ilegal y se negó a seguir al militar, dándole la espalda. Casillas entonces le disparó por la espalda dándole muerte.

El capitán Casillas fue enjuiciado y encontrado culpable del asesinato en la causa 91 de 1948. El acusador por la familia fue el abogado Carlos Rafael Rodríguez.[2] Pronto quedó en libertad.

En 1958, durante la Revolución cubana, recibió la orden del dictador Fulgencio Batista de defender Santa Clara y detener las tropas de las guerrillas revolucionarias que avanzaban sobre La Habana. Luego de la batalla de Santa Clara fue detenido por las tropas al mando del Che Guevara y resultó muerto al día siguiente. La versión oficial indica que Casillas murió mientras intentaba fugarse, pero es altamente probable que simplemente fuera ejecutado.[3]

Other Languages