Jerónimo de Alcalá

Jerónimo de Alcalá Yáñez y Ribera ( Murcia, 1571 - Segovia, 1632) fue un médico y escritor español, autor de la novela picaresca Alonso, mozo de muchos amos, denominada también El donado hablador, y de otras obras de fondo religioso.

Biografía

Jerónimo de Alcalá nació en Murcia en 1571, según los datos de la partida de bautismo y de su expediente académico. [2]​ Se discute su ascendencia conversa, que no está probada aunque algunos estudiosos la estiman probable. Su padre fue don Hernando Yáñez y su madre, doña Petronila de Ribera, segoviana y segunda esposa de don Hernando. Su abuelo paterno fue don Alonso Yáñez y su bisabuelo paterno, don Francisco Yáñez. Todos ellos estudiaron Medicina, a excepción de su madre, y también se formó en esta materia su hermanastro, Juan Yáñez. Su abuelo materno, don Juan de Alcalá, era un mercader de paños, industria muy pujante en la Segovia de la época, y su abuela materna fue doña Elvira Álvarez de Ribera. Tuvo otros cuatro hermanos: Ángela, Margarita, Florencia y José.

Fallecido el padre, Jerónimo, aún muy niño, es acogido en Segovia por sus tíos maternos Hernando de Alcalá, sacerdote, y Elvira. En Segovia pasaría la mayor parte de su vida y, debido a esto, se pensó que era natural de allí pues ya Diego de Colmenares (1637) [4]​ En su juventud se sintió atraído por la vida religiosa y, por ello, se formó con Hernando de Mendoza (arzobispo de Charcas, Bolivia, años después), con quien cursó Latín y Teología, y con fray Francisco de la Cueva y fray Cristóbal de Mendoza asistió a clases de Artes en el convento de los padres dominicos de Santa Cruz la Real de Segovia. También acudió a la cátedra al aire libre de Juan de Yepes, quien con el tiempo sería llamado Juan de la Cruz , en el huerto de los Carmelitas de Segovia.

Pero abandonó esta vocación religiosa para cursar estudios médicos. Durante tres años estudió en el Colegio Universitario de Valencia, de 1594 a 1597, y, tras dos años de prácticas en la Academia, se licenció el 14 de agosto de 1599. En esta universidad se matriculó empleando como primer apellido Yáñez, por ello a veces se cita como Jerónimo Yáñez de Alcalá.

Tras finalizar sus estudios, se trasladó de nuevo a Segovia, donde permanecería el resto de su vida. Contrajo matrimonio en dos ocasiones, la primera de ellas el 23 de septiembre de 1602 con María Rubión, con la que tuvo al menos doce hijos. Su esposa falleció el 31 de enero de 1628, por lo que volvió a contraer un segundo matrimonio con doña Isabel de Briones Tapia. Como médico y cirujano, prestó servicios en el convento de San Vicente, en la Hermandad de Tundidores y de Perailes, en el Hospital, en la fundación Niños de la Doctrina y asistió, asimismo, a pobres y mendigos. También tuvo clientela particular. Jerónimo de Alcalá Yáñez ha pasado a la posteridad como escritor. Sin embargo, para sus contemporáneos fue fundamentalmente médico, un medico con alta formación universitaria y científica, con talante humanitario y comprometido en la lucha contra las enfermedades, según se desprende del estudio de Remedios Prieto de la Iglesia en torno a su biblioteca médica y ejercicio profesional ,[5]​ el cual, además, dejó reflejado en páginas de sus obras según han recogido también Fidel F. Cea (1983: 166-173) y Miguel Donoso Rodríguez (2005: 123-125).

Falleció el 2 de noviembre de 1632 en su casa de Segovia (sita en la plaza de Medina del Campo, conocida también por plaza de Juan Bravo, esquina a la calle Real, hoy de Cervantes) y fue enterrado en la vecina iglesia de San Martín, su parroquia, donde se conserva su sepultura.


Escribió dos obras de fondo religioso: Milagros de Nuestra Señora de la Fuencisla, grandezas de su nuevo templo, y fiestas que en su traslación se hicieron por la Ciudad de Segovia (Salamanca, 1615) y Verdades para la vida cristiana recopiladas de los santos y graves autores (1632). Pero su obra mejor considerada es la novela picaresca Alonso, mozo de muchos amos, también conocida como El donado hablador, editada en dos partes.