Jean-François Lyotard

Jean-François Lyotard

Jean-François Lyotard (10 de Agosto 1924, Versalles, Francia – 21 de Abril de 1998, París, Francia) fue un filosofo, sociólogo y teórico literario francés. Su discurso interdisciplinario abarca tópicos que van desde la epistemología y la comunicación, el cuerpo humano, arte moderno y posmoderno, literatura y critica teórica, música, cine, tiempo y memoria, espacio, la ciudad y el paisaje, lo sublime, y la relación entre estética y política. Es mejor conocido por su articulación del posmodernismo después de la década de los 70, y el análisis del impacto de la posmodernidad en la condición humana. Fue co-fundador del Colegio Internacional de Filosofía (Collège international de philosophie) junto a Jacques Derrida, François Châtelet y Giles Deleuze.

Entre las muchas influencias que Lyotard tuvo a lo largo de su carrera se encuentran: Immanuel Kant, Karl Marx, Georg Wilhelm Friedrich Hegel, Martin Heidegger, Maurice Merleau-Ponty, Sigmund Freud, Jacques Lacan, Ludwig Wittgenstein y Giles Deleuze, cuyos trabajos no solo dieron marco a la labor de Lyotard, sino que en muchas ocasiones, sirvieron como guía de su pensamiento crítico.

Biografía

Jean-François Lyotard nació el 10 de Agosto de 1924, en Vincennes, Francia. Hijo de Jean-Pierre Lyotard, un representante de ventas y Madeleine Cavalli. Acudió a la escuela primaria Lycée Buffon, y posteriormente al Lycée Louis le Grand, ambos ubicados en Paris. De niño, Lyotard tenia muchas aspiraciones, como convertirse en artista, historiador, monje dominico, y escritor. Posteriormente, se dio por vencido del sueño de ser escritor, cuando terminó de escribir una novela de ficción poco exitosa a la edad de 15 años. Lyotard describe, el darse cuenta de que no se convirtió en ninguna de estas ocupaciones como “destino” en su autobiografía llamada Peregrinations, publicada en 1986.

Estudio filosofía en la Sorbona al final de los cuarentas. Con el inicio de la Segunda Guerra Mundial, Lyotard interrumpió sus estudios. Sirvió como voluntario de primeros auxilios para el ejército francés, y experimentó la lucha para liberar a París en agosto de 1944. Sin duda moldeado por la destrucción y la devastación que había presenciado durante la guerra, y atraído por las primeras promesas del socialismo, Lyotard se convirtió en un devoto marxista en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial. De tal manera, culminó sus estudios en 1947 con su tesis DES (diplôme d´études supérieures) titulada La Indiferencia como un concepto ético (L´indifférence comme notion éhtique), en ésta, analiza formas de indiferencia y desapego en el Budismo Zen, Estoicismo, Taoísmo y Epicureísmo. Después de su graduación, obtuvo un puesto en el Centro Nacional para la Investigación Científica de Francia.

Durante una primera etapa de su vida, Lyotard militó en grupos izquierdistas y su pensamiento se desarrolló dentro de lo que se podría llamar el marxismo crítico. Como alumno de Maurice Merleau-Ponty, se interesó también por la fenomenología, y publicó su primer libro sobre este tema (esencialmente divulgativo) en la colección Que sais-je, proporcionando una visión clara y global del papel de dicha corriente filosófica en el siglo XX.

Posteriormente, sin embargo, se alejó del marxismo, e inició durante los años sesenta una evolución hacia el postmodernismo en la que se aprecia ya el desarrollo de un pensamiento original. Se centró durante esta época en el tema del deseo como búsqueda de lo imposible, en términos muy cercanos a los defendidos por el psicoanálisis, especialmente dentro de la corriente psicoanalítica representada por Jacques–Marie Émile Lacan. Con ello, el papel de la crítica y análisis del lenguaje se hace sumamente importante en su filosofía. Por otra parte, y durante esta misma época, realiza importantes incursiones en el ámbito de la estética, concretamente en el análisis de la obra pictórica, a la que ve como un campo determinante en la posición del deseo.

Destacan en especial sus estudios de la obra de Paul Cézanne en relación con la concepción freudiana del arte. Para Lyotard, la obra de Cézanne ejemplifica una suerte de reinversión del sentido de dicha concepción, al producirse su pintura desde el fluir de los impulsos inconscientes de la libido; dicho fluir se plasma en la capacidad de creación del pintor de espacios análogos a los del inconsciente, que producen en el que contempla su obra estados de inquietud y de perturbación.

En 1950, Lyotard tomó un puesto enseñando filosofía en el Lycée de Constantine, en Constantina, Argelia. Para 1971, Lyotard obtuvo un doctorado estatal con su disertación Discurso, figura bajo la tutoría de Mikel Dufrenne, trabajo que se publico en el mismo año. Lyotard, dedicó un periodo de su vida, posterior a la Segunda Guerra Mundial a las revoluciones socialistas, cuestión que quedo más de manifiesto en sus escritos, ya que se centraron en gran medida en la política de izquierda, y él tomó un interés particular en la guerra para la independencia de Argelia, que él vio en persona mientras que enseñaba allí.

Se caso con su primera esposa, Andree May en 1948, con quien tuvo dos hijos Corinne y Laurence, y después se caso por segunda ocasión en 1993 con Dolores Djidzek, madre de su hijo David, nacido en 1986.

Lyotard expuso en "Le Différend" que el discurso humano ocurre en un variado pero discreto número de dominios inconmesurables, ninguno de los cuales tiene el privilegio de pasar o emitir juicios de valor sobre los otros. Siendo así, en Economía libidinal ( 1974), La condición postmoderna ( 1979) y Au juste: Conversations ( 1979), Lyotard atacó teorías literarias contemporáneas e incitó al discurso experimental desprovisto de excesivos intereses por la verdad. Consideró que ya estaba pasada la época de los grandes relatos o " metarrelatos" que intentaban dar un sentido a la marcha de la historia.

Este autor criticó la sociedad actual postmoderna por el realismo del dinero, que se acomoda a todas las tendencias y necesidades, siempre y cuando tengan poder de compra. Criticó los metadiscursos: el cristiano, el ilustrado, el marxista y el capitalista. Según Lyotard, estos son incapaces de conducir a la liberación. La cultura postmoderna se caracteriza por la incredulidad con respecto a los metarrelatos, invalidados por sus efectos prácticos y actualmente no se trata de proponer un sistema alternativo al vigente, sino de actuar en espacios muy diversos para producir cambios concretos.

Other Languages
Bahasa Indonesia: Jean-François Lyotard
Lëtzebuergesch: Jean-François Lyotard
norsk bokmål: Jean-François Lyotard
srpskohrvatski / српскохрватски: Jean-François Lyotard
slovenščina: Jean-François Lyotard
Bân-lâm-gú: Jean-François Lyotard