Jean-Baptiste Say

Jean-Baptiste Say
Jean-baptiste Say.jpg
Información personal
Nacimiento 5 de enero de 1767 Ver y modificar los datos en Wikidata
Lyon, Francia Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 15 de noviembre de 1832 Ver y modificar los datos en Wikidata (65 años)
París, Francia Ver y modificar los datos en Wikidata
Lugar de sepultura Cementerio del Père-Lachaise Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad francés
Lengua materna Francés Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Padres Jean-Étienne Say Ver y modificar los datos en Wikidata
Françoise Castanet Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Economista, político, escritor, catedrático, periodista y traductor Ver y modificar los datos en Wikidata
Conocido por Ley de Say
Cargos ocupados
  • Diputado francés Ver y modificar los datos en Wikidata
Empleador
Seudónimo Boniface Véridick Ver y modificar los datos en Wikidata
Miembro de
[ editar datos en Wikidata]

Jean-Baptiste Say, economista (y empresario textil) francés. Nacido en Lyon el 5 de enero de 1767 y fallecido en París el 15 de noviembre de 1832. Es uno de los principales exponentes de la Escuela Clásica[3]

Biografía

Mapa de Croydon, dibujado por Say a los 18 años en 1785.
Primeros años

Su familia, originaria del distrito de Florac en Lozère, es de religión protestante. Con la revocación del Edicto de Nantes debe refugiarse en Ginebra, donde se asimila a la burguesía local, y donde nació el padre de Jean-Baptiste Say en 1739. Su padre se trasladó a Lyon, donde conoce a su mujer Françoise, y se dedica al comercio de sedas tras trabajar un tiempo para su suegro. Jean-Baptiste Say nació dos años después de la boda, en 1767. Tenía tres hermanos, Denis (1768-1769), Jean-Honoré, llamado Horacio (1771-1799) y Louis (1774-1840), creador de una azucarera que ha perdurado más de dos siglos y que se convirtió en 1973 en la empresa Beghin-Say.

Su primera educación, por voluntad de su padre, es relativamente liberal, alejada de las rígidas normas de la escuela religiosa. Cuando cumple quince años, la familia se traslada a París. Entra a trabajar como mensajero en una empresa de comercio, lo que le permite trasladarse a Inglaterra durante dos años,[4] en los que aprende el idioma y se convierte en un espectador privilegiado del auge de la Revolución Industrial. Debe volver a París por la muerte de su patrón, y con 21 años se contrata como empleado de una aseguradora de Ginebra.

Durante un tiempo, se dedica a la literatura. En 1789 escribe una obra corta titulada La Tante et le Prétendu, después Le Curé Amoureux, pieza anticlerical que será representada. Su actividad como escritor teatral durará hasta 1795, cuando escribirá la ópera cómica Les Deux Perdrix.

Revolución Francesa
Jean-Baptiste Say
Cartas a M. Malthus, 1820

En este periodo, el joven Say, ferviente republicano, se une a los Girondinos, y adopta las ideas de Mirabeau, con el que trabaja para El Correo de Provenza. En 1792 participó como voluntario en la campaña de Champagne; y en 1793 asumió, de conformidad con la moda revolucionaria, el "prenombre" de Atticus, y se convirtió en secretario de Étienne Clavière (su antiguo jefe en la casa de seguros), entonces Ministro de Finanzas. En el desempeño de su trabajo lee por primera vez en inglés La Riqueza de las Naciones, obra publicada por Adam Smith en 1776.

En 1793 se casó con la señorita Deloche, hija de un ex abogado. La muerte de su patrón (otra vez) y el advenimiento del Terror, inician una nueva etapa para Say, esta vez como colaborador de una publicación de aspiraciones enciclopédicas: La Décade philosophique, littéraire et politique, donde conoce a Chamfort, a Pierre-Louis Ginguené y a François Andrieux. Say acaba siendo elegido por el gobierno consular en 1799 como uno de los cien Tribunos o coordinadores generales de prensa, por lo que debe renunciar a la dirección de La Década. En su trabajo da muestras de su afinidad por la cultura anglosajona, más próxima a Jonathan Swift o a Benjamín Franklin que a la Grecia clásica o a Roma.

Industrial bajo el Imperio Napoleónico

En 1803 publicó su obra más famosa, el Traité d'économie politique. El trabajo no es bien recibido por Napoleón Bonaparte, quien le pidió que reescribiese partes de la obra para resaltar la economía de guerra basada en el proteccionismo y la regulación. La negativa impidió a Say publicar una segunda edición del Tratado, y fue despedido del Tribunado en 1.804 después de pasar cuatro años al frente de la Sección Financiera.[4] Las medidas adoptadas por Bonaparte le prohíben cualquier actividad como periodista, así que se convirtió en empresario dedicado a la producción de tejido de algodón. Comienza por aprender el manejo de los telares que había expuestos en el Conservatorio de Artes y Oficios. El sector se encuentra entonces en sus inicios.

Instala su empresa en los edificios de la antigua abadía de Auchy con 80 trabajadores. Los telares son accionados por un molino hidráulico. El negocio está creciendo rápidamente y en 1810, con los nuevos edificios, la fábrica ocupa unos 400 trabajadores;[1] procesando 100 kilos de algodón diarios. Ya en 1810, el Prefecto de Pas-de-Calais, invitó a Say a participar en un "Consejo de Fábricas y Manufacturas."

Adopta un perfil empleador bastante paternalista, y se preocupa por la política y por los temas sociales. Por ejemplo, su amigo Augustin Pyrame de Candolle refiere que "en lugar de pagar a sus trabajadores el sábado, les pagaba el lunes. Consiguió con esto que el salario se usara durante la semana para alimentar a las familias y que no fuera solamente el excedente para el cabaret el domingo."

Maestro bajo la Restauración

Después de la primera abdicación de Napoleón en 1814, Say puede expresar más libremente su pensamiento económico y publica la segunda edición de su Tratado de 1814, dedicada al emperador Alejandro I de Rusia, que se reconoció su seguidor. En el mismo año, el gobierno francés le envió a estudiar la situación económica del Reino Unido. Los resultados de sus observaciones aparecieron en A tract de l'Angleterre et des Anglais.

La restauración de la monarquía le permite ser reconocido en Francia. A través de sus muchas obras sobre economía política, fue invitado a dar una conferencia en el Ateneo Real en 1816. Una tercera edición del Traité apareció en 1817.

En 1819 fue nombrado profesor de la Cátedra de Economía Industrial del Conservatorio National de Artes y Medidas.[1] En 1826, fue elegido miembro extranjero de la Real Academia Sueca de Ciencias.

En sus últimos años, Say sufrió sucesivos ataques neurológicos, desencadenando una apoplejía. Perdió a su esposa en enero de 1830; y desde ese momento su salud empeoró constantemente. Cuando estalló la revolución ese mismo año, fue nombrado miembro del Consejo General del Departamento del Sena, pero rechazó la designación debido a su precario estado de salud.

Jean-Baptiste Say murió 14 de noviembre de 1832 en París y fue enterrado en el cementerio del Père-Lachaise. A su muerte, era el economista francés más famoso.[7]

Other Languages