Jardín de las Tullerías

Jardín de las Tullerías
(Jardin des Tuileries)
Paris Tuilerie un bassin et le Louvre.jpg
Vista aérea del jardín de las Tullerias (al fondo el palacio del Louvre)
Tipoparque público
EstatusLogo monument historique Clasificado MH (1914)
Sitio inscrito (1975)
 Patrimonio de la Humanidad (incluido en el ámbito de «Riberas del Sena en París») (1999)

País(es)FranciaFlag of France.svg Francia
División(es)Flag of Île-de-France.svg Isla de Francia
Municipio(s)París
LocalizaciónI Distrito

Vías adyacentespalacio del Louvre (SE), rue de Rivoli (NO), plaza de la Concordia (NE) y río Sena (SO)
Área25,5 ha

AdministraciónMusée du Louvre (propietario)
Sitio webhttp://www.louvre.fr/departments/jardins-du-carrousel-et-des-tuileries
Mapa(s) de localización
Planta del parque
Jardín de las Tullerías ubicada en París
Jardín de las Tullerías
Jardín de las Tullerías
Ubicación48°51′50″N 2°19′34″E / 48°51′50″N 2°19′34″E / 2.3261111111111
Estaciones de metro de Concorde (líneas 1, 7 y 12) y Tuileries (línea 1)

El jardín de las Tullerías (en francés, jardin des Tuileries), a veces llamado jardines de las Tullerías, en plural, es un parque público parisino localizado en el I Distrito, entre el Louvre y la plaza de la Concordia. Fue creado por Catalina de Medicis, a partir de 1564, como jardín del palacio de las Tulleríasantigua residencia real e imperial hoy desaparecida— en el emplazamiento de unas antiguas tejeras que le dieron su nombre (en francés, tuile). Finalmente se abrió al público en 1667 y se convirtió en un parque público después de la Revolución Francesa. En los siglos XIX y XX, era un lugar donde los parisinos celebraban, conocían, paseaban y se relajaban. Es el jardin à la française más importante y más antiguo de la capital y fue clasificado como monumento histórico en 1914, como un sitio inscrito en 1975 y en 1991 quedó incluido en la ámbito protección del Patrimonio Mundial de la UNESCO en relación con las Riberas del Sena en París. [2]

Acoge varios eventos y manifestaciones, como los rendez-vous aux jardins [Encuentros en los jardines] y las foires internationales d'art contemporain (FIAC) (Ferias internacionales de arte contemporáneo, FIAC). Hasta 2010, enormes carpas se plantaban dos veces al año en el jardín como parte de la Semana de la Moda de París, carpas destinadas a albergar los desfiles de moda y el backstage (maquillaje, peinado, vestimenta...).

Limita con el palacio del Louvre, al sureste, con la calle de Rivoli, al noreste, con la plaza de la Concordia, al noroeste, y con el río Sena, al suroeste. El área del jardín es de 25,5 hectáreas, muy similar al jardín de Luxemburgo. El lugar es servido por las estaciones de metro Concorde (líneas 1, 7 y 12) y Tuileries (línea 1).

Historia y desarrollo

En el siglo XIII, se encontraban en el actual emplazamiento del jardín de las Tullerías terrenos yermos y fábricas de tejas. En el siglo XIV, el preboste de París Pierre des Essarts tenía en el lugar un logis seigneurial y cuarenta arpents de tierra cultivable. Luego en el siglo XVI, Neufville de Villeroy, secretario de Finanzas, construyó un hôtel que Francisco I de Francia le compró para su madre, Luisa de Saboya.[3]

Propiedad real

Jardín de Catalina de Médicis

Planta del Palacio de las Tullerías y de sus jardines renacentistas, originalmente previsto por Delorme (entre 1576 y 1579). Publicado en Les plus excellents bastiments de France, obra de Jacques I Androuet du Cerceau. El grabado también incluye un plan para la expansión del palacio que nunca se ejecutó.

En julio de 1559, después de la muerte accidental de su marido, Enrique II, la reina Catalina de Médicis decidió abandonar su residencia del Hôtel des Tournelles, en la parte oriental de París, cerca de la Bastilla. Junto con su hijo, el nuevo rey de Francia Francisco II, sus otros hijos y la corte real, se mudó al palacio del Louvre. Catalina compró las tierras ubicadas entre la muralla de Carlos V y la muralla de los Fosos Amarillos.[3]​ A partir de 1564, comenzó la construcción del palacio de las Tullerías, un nuevo palacio justo al otro lado del muro de Carlos V, no lejos del Louvre, del cual estaría separado por un vecindario de hôteles privados, iglesias, conventos y del Hospice des Quinze-Vingts cerca de la Porte Saint-Honoré. Mientras daba inicio el desarrollo de un jardín italiano en el oeste hasta el glacis de la muralla (actual plaza de la Concordia).

El jardín de Catalina era un espacio cerrado de quinientos metros de largo por trescientos de ancho, separado del nuevo palacio por un camino. Fue dividido en compartimentos rectangulares por seis paseos en el sentido longitudinal y de ocho transversales, que delimitaban los compartimentos rectangulares con diferentes plantaciones (macizos de árboles, quincunces —pequeños racimos de cinco árboles—, céspedes, parterres de flores, etc.) y, más prácticamente, con huertos y viñedos.[4]​Una fuente, una casa de fieras y una gruta decorada por el famoso ceramista Bernard de Palissy ornaban el jardín. En los años 1605-1625 se agregaron una orangerie y una magnanerie (gusanos de seda).

El jardín de las Tuileries era el jardín más grande y más hermoso de París en ese momento. Catalina lo usó para celebrar lujosas fiestas reales, como la dada en honor a los embajadores de la reina Isabel I de Inglaterra, o la del matrimonio de su hija, Margarita de Valois, con Enrique III de Navarra, que será más adelante conocido como Enrique IV, rey de Francia y de Navarra.[5]

Jardín de Enrique IV

El rey Enrique III (r. 1574-1589) se vio obligado a huir de París en 1588, y los jardines cayeron en mal estado. Su sucesor, Enrique IV (1589-1610), y su jardinero, Claude Mollet, restauraron los jardines, construyeron un paseo cubierto a lo largo del jardín, y un paseo paralelo plantado con moreras donde esperaba cultivar gusanos de seda y comenzar una industria de la seda en Francia. También construyó un lago ornamental rectangular de 65 metros por 45 metros con una fuente abastecida de agua por la nueva bomba llamada La Samaritaine, que había sido construida en 1608 en el Pont Neuf. El área entre el palacio y el antiguo foso de Carlos V se convirtió en el "Jardín Nuevo" (Jardin Neuf) con una gran fuente en el centro. Aunque Enrique IV nunca vivió en el palacio de las Tuilieries, que estaba en constante reconstrucción, usaba los jardines para relajarse y hacer ejercicio.

Jardín de Luis XIII

El jardín en el siglo XVII, realza el palacio de las Tullerías

En 1610, a la muerte de su padre, Luis XIII (r. 1610-1643) se convirtió en el nuevo propietario del jardín de las Tullerías a la edad de nueve años. Se convirtió en su enorme patio de recreo: lo utilizó para la caza, y mantuvo una menagerie de animales salvajes. En el lado norte de los jardines, Marie de Medici estableció una escuela de equitación, establos y un picadero cubierto para ejercitar a los caballos.

En el bastión al norte de la puerta de la Conferencia, un pedazo de tierra adosado a la muralla oeste del jardín se mantuvo como garenne (criadero de conejos). En 1630, el rey le ofreció este terreno a M. Renard,[6]

Jardín de Luis XIV y Le Nôtre

El jardín de las Tullerías en 1652 con el Parterre de Mademoiselle al este del Palacio
Planta del Jardín de las Tullerías de Le Notre (1671), grabado de Israël Silvestre. La planta muestra el diseño preciso de los bordados de los parterres.
Vista del jardín desde el palacio de las Tullerías en la segunda mitad del siglo XVII. El jardín ya tiene en gran parte su planta actual, aunque los bordados de los parterres hayan desaparecido. La avenida de los Campos Elíseos, visible al fondo, era una perspectiva dibujada en el campo para realzar la vista desde el jardín y el palacio.
Jardín de las Tullerías de Le Nôtre en el siglo XVII, mirando hacia el oeste en dirección al futuro Campos Elíseos, grabado de Perelle
Copia de finales del siglo XX de La Renommée du roi chevauchant Pégase (1699) de Antoine Coysevox (1640–1720) en la entrada oeste del jardín. Originalmente ubicada en la propiedad de Luis XIV en Marly, fue trasladado a las Tullerías en 1719.

El nuevo rey Luis XIV (r. 1643-1715) rápidamente impuso su propio sentido del orden en los jardines de las Tullerías. Sus arquitectos, Louis Le Vau y François d'Orbay, finalmente terminaron el palacio de las Tullerías, convirtiéndose en una verdadera residencia real. En 1662, para celebrar el nacimiento de su primer hijo, Luis XIV celebró un gran desfile de cortesanos montados a caballo en el Jardín Nuevo, que se había ampliado rellenando el foso de Carlos V y se había convertido en un patio de paradas. A partir de entonces, la plaza fue conocida como Plaza del Carrusel.[7]

En 1664, Colbert, el superintendente de edificios del rey, encargó al arquitecto paisajista André Le Nôtre, el rediseño de todo el jardín. Le Nôtre era nieto de Pierre Le Nôtre, uno de los jardineros de Catalina de Medicis, y su padre, Jean, también había sido jardinero en las Tullerías. Inmediatamente Andrécomenzó a transformar las Tullerías en un jardín formal a la francesa, un estilo que él había desarrollado por primera vez en el Vaux-le-Vicomte y perfeccionado en los jardines de Versalles, basado en la simetría, el orden y las largas perspectivas. El jardín se expandió hacia el oeste incorporando el jardín Renard.[3]​ y André le dio la apariencia que se conservará, en líneas generales, hasta la actualidad

Los jardines de Le Nôtre fueron diseñados para ser vistos desde arriba, desde un edificio o desde una terraza. Eliminó la calle que separaba el palacio y el jardín, y la reemplazó por una terraza que daba a los arriates rodeados de setos bajos de boj y llenos de diseños de flores. En el centro de los macizos de flores colocó tres lagos ornamentales con fuentes. Frente al centro de la primera fuente, dispuso en el eje del palacio la Grande Allée [Gran paseo], un paseo central que se extendía 350 metros limitado al este por un estanque redondo, y al oeste por un estanque octogonal. Construyó otros dos paseos, flanqueados de castaños, a cada lado. Cruzó estos tres paseos principales con pequeños caminos, para crear compartimentos plantados con diversos árboles, arbustos y flores.

En el lado sur del parque, al lado del Sena, a lo largo de los quais des Tuileries y Aimé-Césaire, construyó una terraza larga llamada Terrasse du bord-de-l'eau [terraza del Borde del agua], plantada con árboles, con una vista del río. Construyó una segunda terraza en el lado norte, con vistas al jardín, llamado Terrasse des Feuillants (a lo largo de la futura rue de Rivoli). En el lado oeste del jardín, junto a la actual plaza de la Concordia, construyó dos rampas en forma de herradura para acceder a dos terrazas con vistas a un lago octogonal de 60 m diámetro con una fuente en el centro. Estas terrazas enmarcaban la entrada occidental del jardín y ofrecían otro punto de vista para ver el jardín desde arriba.

Le Nôtre quería que su gran perspectiva desde el palacio hasta el extremo occidental del jardín continuara fuera del jardín. En 1667, hizo planes para una avenida con dos hileras de árboles a cada lado, que habría continuado hacia el oeste hasta la actual glorieta de los Champs Élysées.[8]​ Le Nôtre y sus cientos de albañiles, jardineros y terreros trabajaron en los jardines desde 1666 hasta 1672. En 1682, sin embargo, el rey, furioso con los parisinos por resistirse a su autoridad, abandonó París y se mudó a Versalles.

Temiendo que el público arruinase el jardín, Colbert quiso reservar el acceso a la familia real. Pero en 1667 Charles Perrault, el famoso autor de La bella durmiente y otros cuentos de hadas, lo convenció de la sabiduría de los parisinos y de la necesidad que para ellos tendría el acceso a un jardín:

[allí se] hablaba de negocios, de bodas y de todas las cosas que se tratan más convenientemente en un jardín que en una iglesia, donde será necesario en el futuro concertar una cita. Estoy persuadido, continua, que los jardines de los reyes no son tan grandes y tan espaciosos que al fin de que todos los niños pueden pasearse por ellos.

«parlait d'affaires, de mariages et de toutes choses qui se traitent plus convenablement dans un jardin que dans une église, où il faudra[it] à l'avenir se donner rendez-vous. Je suis persuadé, poursuit-il, que les jardins des rois ne sont si grands et si spacieux qu'afin que tous les enfants puissent s'y promener. »

El jardín de las Tullerías se se abrió al público, con la excepción de mendigos, "lacayos" y soldados.[9]​ Fue el primer jardín real que fue abierto al público. Y aunque el jardín fuera accesible, sin embargo, el cierre y las entradas se mantuvieron.

En el siglo XVIII

La planta del jardín en 1770

Después de la muerte de Luis XIV, Luis XV (r. 1715-1774), de cinco años, se convirtió en propietario del jardín de las Tullerías. El jardín, abandonado durante casi cuarenta años, volvió a ser acondicionado y recuperado el orden. En 1719, dos grandes grupos escultóricos ecuestres, La Renommée y Mercure, del escultor Antoine Coysevox, fueron trasladados desde la residencia del rey en Marly y ubicados en la entrada oeste del jardín. Otras estatuas de Nicolas y Guillaume Coustou, Corneille an Clève, Sebastien Slodz, Thomas Regnaudin y Coysevox se colocaron a lo largo del Grande Allée.[10]​ En 1716, se colocó un puente giratorio peatonal en el extremo oeste sobre el foso, para facilitar el acceso al jardín (fue demolido en 1817). La creación de la plaza Luis XV (ahora plaza de la Concordia) creó un gran vestíbulo para el jardín.

Ciertas festividades, como el 25 de agosto, día de San Luis, se celebraban con conciertos y fuegos artificiales en el parque. El 1 de diciembre de 1783, Jacques Alexandre César Charles y Nicolas Louis Robert hicieron un famoso ascenso temprano en globo aerostático desde el jardín. Una placa, localizada hoy a la derecha tras entrar en el jardín, marca la memoria de este evento.

Las terrazas fueron ocupadas por cafés y restaurantes. Se abrieron pequeños puestos de comida en el parque, y se podían alquilar sillas para los caminantes en el paseo grande a cambio del pago de dos sous.[13]

De la Revolución hasta mediados del siglo XX

Durante la Revolución francesa

Vista del jardín nacional en en Festival del Ser Supremo en 1794 (Museo de la Revolución francesa).
Las Tullerías, renombrada como el "Jardin National" durante la Revolución francesa: el Festival del Ser Supremo (1794)

El 6 de octubre de 1789, cuando comenzó la Revolución francesa, el rey Luis XVI fue llevado contra su voluntad al palacio de las Tullerías. El jardín estaba cerrado al público, excepto por la tarde. A la reina María Antonieta y al Delfín se les concedio una parte del jardín para su uso privado, primero en el extremo oeste de la Promenade Bord d'eaux, luego en el borde de la entonces plaza Louis XV.

Después del fallido intento del rey de escapar de Francia, la vigilancia sobre la familia real aumentó. La familia real pudo caminar en el parque la noche del 18 de septiembre de 1791, durante el festival organizado para celebrar la nueva Constitución francesa, cuando los paseos del parque estaban iluminados con pirámides e hileras de faroles.[15]

Aunque el proyecto de David no se terminó, un gran número de estatuas de las residencias reales fueron llevadas a los jardines para mostrarlas. El jardín también fue utilizado para fiestas y festivales revolucionarios. El 8 de junio de 1794, Maximilien de Robespierre organizó en el estanque redondo de las Tullerías una ceremonia en honor del Culto del Ser Supremo, con decorados y trajes diseñados por Jacques-Louis David. Después de un himno escrito para la ocasión, Robespierre prendió fuego a los maniquíes que representaban el Ateísmo, la Ambición, el Egoísmo, la Discordia y la Falsa Simplicidad, revelando una estatua de la Sabiduría, en una apoteosis de gritos y aplausos. La procesión luego fue al Champ-de-Mars.[16]​ El 10 de octubre, el mismo estanque albergó el féretro de Jean-Jacques Rousseau, recubierto con una tela salpicada de estrellas (había sido exhumado de Ermenonville para ser llevado al Panteón).

En el siglo XIX

En el siglo XIX, el jardín de las Tullerías era el lugar donde los parisinos comunes iban a relajarse, encontrarse, pasear y disfrutar del aire fresco y de la vegetación, y entretenerse.

Napoleon Bonaparte, a punto de convertirse en emperador, se mudó al palacio de las Tullerías el 19 de febrero de 1800, y comenzó a hacer mejoras para adaptarlo a una residencia imperial. Se creó una nueva calle entre el Louvre y la plaza del Carrusel, una verja cerró el patio, y construyó un pequeño arco triunfal, modelado según el arco de Septimius Severus en Roma, en el medio de la plaza del Carrusel, como entrada ceremonial a su palacio

En 1801 Napoleón ordenó la construcción de una nueva calle entre la rue de Rohan y la rue Saint-Florentin. siguiendo el borde norte de las Tullerías, a través del espacio que habían ocupado la Manège (el edificio construido por María de Médicis en 1721 para escuela de equitación y establos para el joven rey Luis XV), y los jardines privados de aristócratas y conventos y órdenes religiosas — Dames-de-l'Assomption—que habían sido cerrados durante la Revolución.[17]​ Esta nueva calle también tomó parte de la Terrasse des Feuillants, que había sido ocupada por cafés y restaurantes. La nueva calle, bordeada de arcadas en el lado norte, se llamó rue de Rivoli, en memoria de la victoria de Napoleón en 1797. Napoleón hizo pocos cambios en el interior del jardín. Continuó usando el jardín para desfiles militares y para celebrar eventos especiales, incluido el paso de su propia procesión nupcial el 2 de abril de 1810, cuando se casó con la archiduquesa María Luisa de Austria.

Después de la caída de Napoleón, el jardín se convirtió brevemente en el campamento de los soldados ocupantes austriacos y rusos. La monarquía fue restaurada, y el nuevo rey, Carlos X, renovó una antigua tradición y celebró la fiesta de San Carlos en el jardín.

En 1830, después de una breve revolución, el nuevo rey, Louis-Philippe, se convirtió en propietario de las Tullerías. Quería un jardín privado dentro de las Tullerías, por lo que una sección del jardín frente al palacio fue separada por una verja del resto de las Tullerías. Un pequeño foso, macizos de flores y ocho nuevas estatuas de escultores de la época decoraron el nuevo jardín privado.

Vista del palacio de las Tullerías durante el Segundo Imperio, todavía con sus jardines fastuosamente organizados

En 1852, después de otra revolución y de la Segunda República de corta vida, un nuevo emperador, Luis Napoleón, se convirtió en el dueño del jardín. Amplió su reserva privada en el jardín más al oeste hasta el paseo norte-sur que cruzaba la gran cuenca redonda, de modo que incluyó los dos pequeños estanques redondos. Decoró su nuevo jardín con camas de plantas y flores exóticas y con nuevas estatuas. En 1859, durante el acondicionamiento del Quai des Tuileries, construyó un muro de apoyo a lo largo de la tTerrasse du bord-de-l'eau, con piedras extraídas de las canteras de Châtillon.[18]​ creando un patio de recreo para su hijo, el Príncipe Imperial. También hizo construir en las esquinas occidentales del jardín dos pabellones gemelos:

Erigió una nueva balaustrada de piedra en la entrada oeste. Cuando el Emperador no estaba en París, por lo general de mayo a noviembre, todo el jardín, incluido su jardín privado y el patio de recreo, estaba abierto al público.

Incendio provocado por miembros de la Comuna el 24 de mayo en el palacio de las Tullerías. Litografía de Léon Sabatier y Albert Adam publicada en 1873.

En 1870, durante la Guerra franco-prusiana el propio emperador Luis Napoleón fue derrotado y capturado por los prusianos en la batalla de Sedán el 2 de septiembre y fue depuesto por las fuerzas de la Tercera República en París dos días después. París fue asediado y tomado finalmente por los prusianos el 28 de enero de 1871. Durante ese asedio, se hicieron globosripulados y algunos despegaron. La fabricación dejó las Tullerías por la estación del Este después de un bombardeo prusiano.

El Gobierno de Defensa Nacional pactó un armisticio con los prusianos el 28 de enero de 1871 para así celebrar elecciones legislativas para la Asamblea Nacional el 8 de febrero. Luego París fue el escenario del levantamiento de la Comuna de París (18 de marzo de 1871). Una bandera roja ondeaba sobre el Palacio, que podía ser visitado por cincuenta céntimos. Cuando el ejército versallesco llegó y luchó para recuperar la ciudad, los comuneros incendieron deliberadamente el palacio de las Tullerías e intentaron quemar el Louvre también. (Las ruinas no fueron demolidas hasta 1883.)

En 1877, la rue des Tuileries, la actual avenida del General Lemonnier fue abierta en el sitio de la terraza del antiguo palacio de las Tullerías. En 1883, los restos de las Tullerías fueron arrasados,

lo que hace que sea muy difícil en la actualidad la comprensión de las líneas y de la estética de los jardines de las Tullerías para los visitantes no advertidos de la presencia del antiguo palacio, el jardín fue en realidad concebido en su totalidad como una puesta en escena teatral para poner en valor los volúmenes específicos del palacio

ce qui rend actuellement très difficile la compréhension des lignes et de l'esthétique du jardin des Tuileries pour les visiteurs non avertis de la présence de l'ancien palais, le jardin était en effet entièrement conçu spécialement comme une mise en scène théâtrale pour mettre en valeur les volumes spécifiques du palais

.

El sitio vacío del palacio, entre los dos pabellones del Louvre, se convirtió en parte del jardín del Carrusel. Como resultado, el jardín de las Tullerías ahora es visible desde el frente del patio principal del Palacio del Louvre. La avenida del Général-Lemonnier fue parcialmente enterrada, y los dos jardines se dispusieron en continuidad uno del otro.

Con motivo de la Exposición universal de 1878, Henri Giffard hizo volar a miles de personas en un globo cautivo gigante.

En el siglo XX

Hacia 1900
El jardin des Tuileries en invierno

A finales del siglo XIX y principios del XX, el jardín de las Tuilieries se llenó de entretenimientos para el público; acróbatas, teatros de marionetas, puestos de limonadas, pequeñas embarcaciones en los lagos, paseos en burro y puestos de venta de juguetes. En los Juegos Olímpicos de verano de 1900, los Jardines albergaron los eventos de esgrima.[19]​ La paz en el jardín fue interrumpida por la Primera Guerra Mundial en 1914; las estatuas fueron rodeadas con sacos de arena, y en 1918 dos proyectiles de artillería alemanes de largo alcance impactaron en el jardín.

En los años de entreguerras, la cancha de tenis del Jeu de paume se convirtió en una galería, la Galería Nacional del Juego de Palma, y su parte occidental se utilizó para mostrar la serie de lienzos de agua de Claude Monet. La Orangerie se convirtió en otra galería de arte más, esta vez del arte occidental contemporáneo, el museo de la Orangerie. El 13 de junio de 1937, el Frente Popular organiza aquí el festival de educación física en las Tullerías.

Durante la Segunda Guerra Mundial, una parte del jardín se transformó en huerto debido a la falta de suministros durante la ocupación. En el París ocupado el Jeu de paume fue utilizado por los alemanes como un almacén para las obras de arte que habían robado o confiscado. El 25 de agosto 1944, el general von Choltitz, comandante del «Groß-Paris» recibió allí un ultimátum del coronel Pierre Billotte de la 2.ª división blindada y respondió «Je n'accepte pas les ultimatums» [No aceptó ultimatums]. Durante los combates que siguieron, el capitán Branet se apoderó del hôtel Meurice, en la rue de Rivoli, sede de las fuerzas de ocupación alemanas; el capitán Julien tomó la rue du Faubourg Saint-Honoré para llegar a la sede de la Kommandantur, en la plaza de la Ópera y a su vez el teniente Bricard limpió el jardín de las Tullerías. Las diez placas conmemorativas colocadas a lo largo del jardín en la esquina de la rue de Rivoli y de la plaza de la Concordia no dan plenamente cuenta de la intensidad de los combates y del número de víctimas. Las pinturas de Monet, Nenúfares, quedaron seriamente dañadas durante la batalla.[20]

Hasta la década de 1960, casi todas las esculturas del jardín databan de los siglos XVIII o XIX. En 1964-1965, André Malraux, entonces ministro de Cultura del presidente Charles de Gaulle, retiró las estatuas del siglo XIX que rodeaban la plaza del Carrusel y las reemplazó con 19 esculturas contemporáneas de Aristide Maillol donadas al Estado francés por Dina Vierny, ejecutora testamentaria de su legado.


En 1989, para celebrar el bicentenario de la Revolución, el jardín acogió durante seis meses Les Tours de la Liberté de los arquitectos Jean-Marie Hennin y Nicolas Normier, uno de los cuales fue reinstalado en Saint-Dié-des-Vosges.

En 1994, como parte del proyecto del Gran Louvre promovido por el presidente François Mitterrand, el arquitecto paisajista belga Jacques Wirtz rehízo el jardín del Carrusel, añadiendo laberintos y un abanico de setos bajos que irradiaban desde el arco de triunfo del Carrusel en la plaza.

El escultor Alain Kirili, que había expuesto en el jardín una de sus obras en el Grand commandement blanc, propuso al Ministerio de Cultura, bajo el presidente Jacques Chirac, instalar en las Tullerías esculturas modernas, inspirándose en la instalación de las obras de maillol. Esto se hizo en 1998-2000: se pudieron admirar Le Baiser de Rodin en bronce (Lista MNR), una méditation avec bras de Auguste Rodin, las Welcoming hands de Louise Bourgeois, La grande musicienne de Henri Laurens, la Bel costumé de Jean Dubuffet, Personnage III de Étienne Martin, l'Arbre aux voyelles (1999) de Giuseppe Penone, y otras obras de Henry Moore, Germaine Richier, y David Smith.[22]​ Algunas de esas obras ya no estaban disponibles en mayo de 2016 (las obras de Roy Lichtenstein, Alain Kirili, Tony Cragg, Giacometti, Max Ernst).

Aquí también se realizan exposiciones temporales, como la Araignée de Louise Bourgeois o Clara-Clara del escultor minimalista Richard Serra en la primavera de 2008.

En el siglo XXI

A principios del siglo XXI, los arquitectos paisajistas franceses Pascal Cribier y Louis Benech trabajaron para restaurar algunas de las primeras características del jardín de André Le Nôtre.[23]

Other Languages
azərbaycanca: Tyuilri bağı
беларуская: Сад Цюільры
català: Tuileries
euskara: Tuileriak
suomi: Tuileries
한국어: 튀일리 정원
Lëtzebuergesch: Jardin des Tuileries
Nederlands: Tuilerieën
polski: Tuileries
русский: Тюильри (сад)
українська: Тюїльрі (сад)
Tiếng Việt: Vườn Tuileries