Janto y Balio

Fresco de finales del s. XIX, obra de Franz von Matsch (1861 - 1952), en el Aquileón:
El carro de Aquiles arrastra el cuerpo de Héctor.

En la mitología griega, Janto (en griego Χανθος, también llamando Xanto o Xanus) y Balio (Βαλιος) eran dos caballos inmortales, hijo del dios-viento Céfiro y la harpía Podarge.

Janto y Balio fueron el regalo que entregó Poseidón a Peleo y Tetis en su famosa boda. Posteriormente pasarían al hijo de ambos, el célebre Aquiles, causando gran admiración durante la guerra de Troya por sus habilidades. Otra versión dice que Janto fue un regalo de Atenea, que admiraba las habilidades guerreras de Aquiles.[ cita requerida]

Homero relata que Aquiles reprochó a ambos corceles que hubieran sido incapaces de evitar la muerte de Patroclo, a lo que Janto, dotado momentáneamente de voz por Hera, respondió que Apolo y el destino habían causado la muerte a Patroclo, otorgándole la gloria por el hecho a Héctor, y que para él mismo el destino había decretado la muerte en manos de un dios y un hombre.[2]

Otra versión afirma que Janto era el único caballo inmortal de Aquiles, siendo Balio la persona que lo crio y entrenó. Balio se haría muy rico y popular al asociarse su nombre al de Janto, y desde entonces fue el encargado de abastecer de caballos al bando griego durante el tiempo que continuó el asedio a Troya.[ cita requerida]

Véase también

Other Languages