Jakob Michael Reinhold Lenz

Jakob Michael Reinhold Lenz.

Jakob Michael Reinhold Lenz ( Seßwegen, Livonia, hoy Cesvaine, Letonia, 23 de enero de 1751 - Moscú, 4 de junio de 1792), escritor alemán del Báltico del Sturm und Drang.

Biografía

Su primeras obras poéticas escritas ya a los quince años le dieron fama de genio; en 1768 emprendió estudios de teología en Königsberg (Prusia), y tradujo a Alexander Pope y William Shakespeare.

Durante un viaje a Strasburgo, en 1771, conoció a Johann Wolfgang von Goethe, quien le puso en contacto a su vez con Johann Gottfried Herder y Johann Caspar Lavater. Su drama El preceptor (Der Hofmeister, oder Vorteile der Privaterziehung 1774) y otras obras publicadas en ese mismo año fueron atribuidas inicialmente a Goethe.

De 1776 es la comedia Los soldados (Die Soldaten), que fue reelaborada en 1968 por Heinar Kipphardt. Lenz rompe las unidades aristotélicas de tiempo, espacio y acción, anticipando elementos decisivos del drama moderno. Sus piezas, con escenas cortas y abruptas y una prosa ruda y punzante escandalizaron al público por escoger enredos sobre el Antiguo Régimen alemán. En 1777 le aquejó una enfermedad mental que paralizó su creatividad y lo constriñó a largas estancias terapéuticas en Suiza y Riga. Curado al fin, marchó a Moscú, donde murió abandonado en medio de una absoluta pobreza. Su trágico destino fue narrado en la famosa novela Lenz de Georg Büchner (1839). Sus obras fueron redescubiertas y refundidas en el siglo XX por Bertolt Brecht.

Su celebridad se funda sobre todo en dos piezas teatrales, Der Hofmeister, oder Vorteile der Privaterziehung ("El preceptor", 1774) y Die Soldaten ("Los soldados", 1776), dramas ambientales socialmente críticos que no se apoyaban, como los de Goethe, en grandes caracteres portadores de la acción y se centraban más bien en seres humanos mediocres sujetos al medio social del que provienen. Son las circunstancias sociales el motor de la acción y el bien y el mal se reparten por todas las clases sociales. La fe en la razón ilustrada sucumbe ante los impedimentos sociales reales. Caricaturiza la arrogancia de la aristocracia y las limitaciones devotas de la burguesía. Algunos personajes se muestran críticos pero no creen que puedan transformarse las cosas, y aunque el final feliz siempre arregla las cosas la visión resignada de las fronteras insalvables de clase existentes subsiste.

Other Languages