Izquierda Unida (España)

Izquierda Unida
Izquierda Unida (logo).svg
Presidente Cayo Lara
Coordinador federal Alberto Garzón
Fundación 29 de abril de 1986 (30 años)
Legalización 2 de noviembre de 1992 (24 años)
Ideología socialismo democrático
Posición Izquierda[1]
Coalición
Partidos
creadores
Miembro de Unidos Podemos,
Unidad Popular,
La Izquierda Plural,
A la valenciana (Comunidad Valenciana),
En Comú Podem (Cataluña),
En Marea (Galicia)
Sede C/ Olimpo, 35. 28043 Madrid
País España
Organización
juvenil
Área de juventud de Izquierda Unida
Afiliación internacional Foro de Sao Paulo[2]
Afiliación europea Partido de la Izquierda Europea
Grupo parlamentario europeo Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica
Concejales
3223 / 67 611
(Incluye los obtenidos en candidaturas unitarias sin siglas)[3]
Parlamentos autonómicos
20 / 1268
Congreso
8 / 350
(4 dentro de Unidos Podemos, 2 dentro de En Comú Podem, 1 dentro de En Marea (Podemos-En Marea-Anova-Esquerda Unida) y 1 dentro de Compromís-Podemos-EUPV: A la valenciana)
Senado
2 / 266
1 dentro de Unidos Podemos y 1 dentro de En Marea[4]
Europarlamento
4 / 54
(dentro de La Izquierda Plural)
Publicación La Izquierda
Sitio web www.izquierda-unida.es
Confederado a Esquerra Unida i Alternativa (EUiA) en Cataluña.
[ editar datos en Wikidata]

Izquierda Unida (IU) es un movimiento político y social español formado en 1986 e inscrito como federación en el Registro de Partidos Políticos desde noviembre de 1992.[6]

Es unitario en la línea política general y en el programa, organizativamente federal e ideológicamente plural, y en él participan diversas organizaciones y colectivos, como el Partido Comunista de España e Izquierda Republicana, así como personas que adscriben, aceptan y practican la política de la organización, aprobada en sus Asambleas Federales. En 2016 cuenta con 22 341 militantes y 49 720 simpatizantes (72 041 en total).[7]

En las elecciones generales del 26 de junio 2016 se presentó en las candidaturas de En Marea en Galicia, En Comú Podem-Guanyem el Canvi en Cataluña, Compromís-Podemos-EUPV: A la Valenciana en la Comunidad Valenciana y Unidos Podemos en el resto del Estado, conjuntamente con otras fuerzas políticas como Podemos y Equo.[8]

Historia

Primeros años

Fundación

El primer símbolo electoral de Izquierda Unida (utilizado entre 1986 y 1988) era un conjunto de los logotipos de los partidos Comunista de España (PCE), de Acción Socialista (PASOC), Comunista de los Pueblos de España (PCPE) y Federación Progresista (FP).

El primer antecedente de organización entre los diversos partidos de izquierda que posteriormente formarían Izquierda Unida se remonta al 13 de febrero de 1986, cuando fue presentado un acuerdo de coalición electoral con el nombre provisional de Alternativa de la Izquierda que integraban Federación Progresista y el Partido de Acción Socialista, haciendo un llamado al Partido Comunista a sumarse a la agrupación.[10] Se celebró un referéndum el 12 de marzo de 1986, cuyo resultado fue a favor de la permanencia en la OTAN, pero hubo casi siete millones de votos en contra.

La primera reunión de la incipiente coalición tuvo lugar el 27 de abril de 1986 en el despacho de la abogada Cristina Almeida, y contó con la participación del Partido Comunista de España (PCE), el Partido Socialista Unificado de Cataluña (PSUC), el Partido de Acción Socialista (PASOC), Izquierda Republicana (IR), la Federación Progresista (FP), el Partido Humanista y el Partido Carlista. A estos partidos se les unirían, posteriormente el Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) y el Colectivo de Unidad de los Trabajadores-Bloque Andaluz de Izquierdas (CUT-BAI), así como una serie de políticos independientes. Se constituyó una Comisión Política para regirla presidida por Gerardo Iglesias, secretario general del PCE —partido que constituía el 80 % de la coalición—. El 29 de abril fue constituida oficialmente la coalición.[11]

En junio de 1986, IU participó por primera vez en unas elecciones generales, obteniendo 7 escaños (3 más que el PCE en las anteriores generales) con un 4,6 % de los votos. En las municipales de 1987 sus resultados mejoraron, obteniendo el 7,18 % de los votos. Sin embargo, ese mismo año el Partido Humanista fue expulsado de IU, entre otras razones, por sus conexiones con una secta argentina conocida como .[13] La Federación Progresista acabaría abandonando IU en 1987 y se disolvió un año después, en 1988.

Hasta esta fecha, IU había acudido a las elecciones con un símbolo que incluía los logos del PCE, PASOC, PCPE y FP,[16]

En enero de 1989 también abandonó la coalición el PCPE, tras la reincorporación al PCE de su presidente y fundador — Ignacio Gallego— junto a 8000 militantes, 48 miembros del Comité Central y la mayoría de cargos públicos. En febrero de 1989 se celebra la I Asamblea General que aprueba la transformación de IU en "movimiento político y social". Concurren cerca de mil delegados, de los cuales solamente el 25 % habían sido designados por los partidos integrados en la coalición, y el resto son directamente elegidos por los afiliados de las diversas Comunidades Autónomas. Se elige una Presidencia Colegiada —más tarde se denominará Presidencia Federal— que elige como coordinador federal a Gerardo Iglesias.

Izquierda Unida se había convertido ya en la tercera fuerza política más votada, llegando a 17 diputados con el 9,07 % de los votos en las elecciones generales de 1989.

Julio Anguita

Rechazo a los pactos con el PSOE

Julio Anguita en 2004 en Córdoba.

En noviembre de 1989 Gerardo Iglesias dimite como secretario general del PCE y como coordinador de IU, quien fue sustituido en este segundo cargo por Julio Anguita González —alcalde de Córdoba entre 1979 y 1986, y político muy reconocido por aquel entonces dentro del PCE—. En noviembre de 1990 se celebra la II Asamblea Federal de IU, que confirmó a Julio Anguita como coordinador, y que supone la transferencia de soberanía desde el PCE y los demás partidos integrantes hacia los órganos de IU. En aquella asamblea, se acordó no pactar con el PSOE por considerar que había traicionado los "ideales de la izquierda". Sin embargo, las federaciones regionales de Galicia, Cataluña y las Islas Canarias habían roto con IU y se habían constituido como autónomas, para buscar sus propios acuerdos. En el caso de Iniciativa per Catalunya —que había sucedido al PSUC—, su líder Rafael Ribó apostaba por buscar "la casa común de la izquierda", pactando con el PSOE.

En agosto de 1991, un grupo de dirigentes del PCE y el PASOC, apoyados por el secretario general de Comisiones Obreras, Antonio Gutiérrez, apostaron por constituir IU en partido político, disolviendo a las fuerzas que lo conformaban, confiando en que el XIII Congreso del PCE fuese el último que se celebrase, oponiéndose así a las tesis de Julio Anguita de mantener el pluralismo partidario dentro de la coalición.[20] Izquierda Canaria Unida (ICU), primer referente de IU en Canarias, estuvo en la coalición Iniciativa Canaria Nacionalista (ICAN) durante unos meses de 1991. La militancia, descontenta con un proyecto no federado a IU, y "derechizado" —por los pactos que suscribió con el PP— recuperó el proyecto del PCE y de Izquierda Unida en Canarias en 1991 y 1992, respectivamente. Posteriormente, ICAN formó Coalición Canaria en 1993.

En 1992 Julio Anguita denunció la estrategia del PSOE y el PP de construir un nuevo bipartidismo, mediante una estrategia de tensión constante entre ambos partidos, a pesar de que compartirían el mismo modelo económico que generaba corrupción. Frente a ello, Julio Anguita definía lo que denominaba una "nueva forma de hacer política".[21] En la III Asamblea de IU, celebrada ese mismo año, Izquierda Unida debatió profundamente sobre el Tratado de Maastricht, decidiendo oponerse al proyecto europeo que representaba. Anguita fue reelegido en las III, IV y V Asambleas Federales (1992, 1994 y 1997, respectivamente), si bien a partir de 1992 debió enfrentarse a una corriente crítica organizada denominada « Nueva Izquierda», de ideología socialdemócrata y partidaria de la Tercera Vía, que aglutinaba a una parte de los sectores de IU ajenos al PCE. Numéricamente, Nueva Izquierda era un sector exiguo, pero contaba en sus filas con destacados cargos públicos y dirigentes —como Nicolás Sartorius, Diego López Garrido o Cristina Almeida, que aparecían con frecuencia en los medios de comunicación— y mayoritariamente partidarios de consolidar IU como órgano político independiente de las formaciones que lo crearon, hasta transformarlo en un partido que colaborara estrechamente con el PSOE.

La teoría de las dos orillas

En 1993 Julio Anguita anunció la crisis del Estado, ya que consideraba que el gobierno de Felipe González (PSOE) únicamente estaba «parcheando» los problemas, apostando por el negocio «rentable y rápido», lo cual daba lugar a casos de corrupción. Rechazó la precariedad en el empleo, el cierre de empresas y la destrucción del tejido industrial y resaltó las «grandes coincidencias» de las propuestas del PSOE y del Partido Popular y lo falaz de una situación centrada en el enfrentamiento verbal entre González y José María Aznar, «que traen a la memoria el bipartidismo de Cánovas y Sagasta».[22]

El coordinador general de IU elaboró la teoría de «las dos orillas» y el « sorpasso»: PP y PSOE se encontraban en la orilla derecha, con el neoliberalismo, e IU en la orilla izquierda, con los trabajadores. Rechazó también la filosofía de los «líderes», considerando que la política debía ser una tarea colectiva,[25]

En las elecciones municipales de 1995 IU obtuvo el 11,68 % de los votos, lo que permitió a varias federaciones alcanzar pactos de gobierno con el PSOE en numerosos ayuntamientos, especialmente en el sur de Madrid o en Andalucía. Ese mismo año se incorporó Izquierda Alternativa como corriente interna, formada por antiguos militantes de la desaparecida Liga Comunista Revolucionaria (LCR), y que se acabaría redefiniendo como Espacio Alternativo. En 1996 IU realizó elecciones primarias en las que salió elegido Julio Anguita como cabeza de lista de las próximas elecciones generales.[27] En los comicios generales de marzo de ese año, IU superó el 10% de los votos y logró constituir un grupo parlamentario de 21 diputados, un resultado muy similar al que había obtenido el PCE en los años 70.

A partir de la llegada al Gobierno del Partido Popular, liderado por José María Aznar, aumentan las tensiones en el seno de IU. Julio Anguita no sólo se oponía al partido del gobierno, sino que también seguía criticando al PSOE y al ex-presidente del Gobierno Felipe González, por estar enfangados en la corrupción y en políticas contrarias a sus postulados.

Expulsión de Nueva Izquierda

Las tensiones dentro de IU continuaron hasta tener consecuencias políticas. El 25 de mayo de 1997 el consejo nacional de la federación gallega, Esquerda Unida-Esquerda Galega (EU-EG), decidió —con el apoyo a nivel estatal del Partido Democrático de la Nueva Izquierda— coaligarse con el PSdG en las elecciones autonómicas.[29]

En 1997 los tres diputados de IU que pertenecían a Nueva Izquierda se desmarcan del resto del grupo parlamentario y se negaron a rechazar la reforma laboral que creaba el «contrato de fomento del empleo indefinido», que abarataba el despido respecto al contrato ordinario.[34] Ese año hubo varias incorporaciones a Izquierda Unida: el Partido Obrero Revolucionario (POR), el Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) y Nuevo Claridad, adscrito a la Corriente Marxista Internacional.

Enfermedad y sustitución por Francisco Frutos

A mediados de 1998 y tras haberlo meditado y consensuado con otros dirigentes, Julio Anguita renunció a la Secretaría General del PCE y efue sustituido por Francisco Frutos.[36] Francisco Frutos ya había desempeñado diversos cargos en la dirección de IU, pues había sido el número dos en las elecciones generales de 1996. Aunque nunca llegó a ser coordinador federal de IU, en enero de 2000 fue designado por la organización para liderar la candidatura a la Presidencia del Gobierno en las Elecciones Generales de España de 2000.

Durante el ciclo electoral 1999-2000, EUiA e ICV actuarían por separado, presentándose ICV en coalición con el PSC-PSOE en las elecciones al Parlamento de Cataluña de 1999 en varias provincias. Ese mismo año, en Cantabria también se producía una escisión, Izquierda Democrática Cántabra (IDCAN), pasándose a esta formación los tres diputados de IU en el Parlamento de Cantabria en aquel momento; esta nueva formación en adelante se presentó coaligada al Partido Socialista de Cantabria (PSC-PSOE), desde entonces hasta su integración en éste en 2003. IU también cambió entonces su política hacia un acercamiento al PSOE, y firmó un acuerdo pre-electoral de investidura con el PSOE para las elecciones generales de marzo de 2000. El resultado fue un espectacular fracaso de ambos partidos, y la victoria por mayoría absoluta del Partido Popular. Izquierda Unida vio reducido su apoyo a la mitad de su electorado, obteniendo únicamente ocho diputados, con el 5,45 % de los votos.

A finales de ese mismo año, Gaspar Llamazares fue elegido en la VI Asamblea Federal por un estrecho margen frente a Francisco Frutos como coordinador federal, aunando los votos de diversas corrientes de IU críticas con la dirección saliente.

Gaspar Llamazares

Acercamiento al PSOE y caída electoral

Gaspar Llamazares, coordinador de la coalición entre el 2000 y el 2008.

Gaspar Llamazares coordinó IU apoyándose en el PSOE, con una política de enfrentamiento con el PCE, liderado por Francisco Frutos. A nivel catalán restauró las relaciones con Iniciativa per Catalunya Verds (ICV), manteniendo al mismo tiempo a Esquerra Unida i Alternativa (EUiA) como referente formal en Cataluña. Asimismo, trató de imprimir a IU una orientación más ecosocialista que comunista o libertaria.[37] En 2001, la entonces federación vasca de IU, Ezker Batua (IU-EB), entró a formar parte del Gobierno vasco, pactando con los conservadores Partido Nacionalista Vasco (PNV) y con Eusko Alkartasuna (EA).

En 2001, Castellano dejó la Presidencia del PASOC a Luis Aurelio Sánchez, y el PASOC abandonó IU, por discrepancias con la nueva política de Gaspar Llamazares, permaneciendo dentro la escisión posteriormente llamada Iniciativa Socialista de Izquierdas. El 2 de marzo de 2002 también abandonaría la coalición Izquierda Republicana,[38] al no poder concretar un proyecto político definido dentro de Izquierda Unida, y Ángeles Maestro fundó Corriente Roja en el seno de IU, que representaría las posturas más críticas con la dirección y de acercamiento a la izquierda abertzale. En 2003, IU se presentó a las municipales y autonómicas con Bloque por Asturies (BA), Socialistas Independientes de Extremadura (SIEX) e ICV, obteniendo unos resultados electorales muy negativos. Solo la coalición ICV-EUiA en Cataluña y la federación vasca de IU, Ezker Batua, aumentaron sus apoyos. Mantenía un electorado levemente inferior al millón de votantes, y una base histórica de apoyo en Cataluña, Asturias, Madrid, Comunidad Valenciana y Andalucía, por la tradición comunista de zonas de esas regiones. Seguía manteniendo un especial vínculo con la primera central sindical española, Comisiones Obreras (CCOO), de tradición comunista durante el franquismo y los primeros años de la transición, con un millón de afiliados.

En las elecciones generales de 2004, IU redujo los votos obtenidos, mientras que la participación y los votos del PSOE aumentaron considerablemente. Como consecuencia, sólo obtuvo tres diputados: Gaspar Llamazares, Ángel Pérez e Isaura Navarro. Se formó en el Congreso de los Diputados un grupo parlamentario junto a los dos diputados de Iniciativa per Catalunya Verds - Esquerra Unida i Alternativa con la denominación Izquierda Verde - Izquierda Unida - Iniciativa per Catalunya Verds. Unos meses después, en las elecciones europeas de 2004, Izquierda Unida se presentó junto a ICV, EUiA, Izquierda Republicana, Red Verde —partido formado principalmente por antiguos miembros de Nueva Izquierda—, y otros grupos minoritarios, consiguiendo un porcentaje de votos aún menor que en las elecciones generales. De los dos eurodiputados obtenidos, uno era de Izquierda Unida ( Willy Meyer), y otro de Iniciativa per Catalunya Verds ( Raül Romeva), que una vez electo formó parte del grupo parlamentario europeo verde.

Conflictividad interna

Durante las elecciones europeas, Corriente Roja, liderada por Ángeles Maestro, salió de la coalición por fuertes discrepancias con la política de la dirección, a la que calificaba de reformista. A su vez, también lo hizo el PRT-IR. Un mes después, la federación vasca de IU aprobó unos nuevos estatutos que incluían un cambio de nombre por el de Ezker Batua-Berdeak (EB-B), y con los cuales la organización pasaba a ser un partido independiente de la dirección federal, que se asociaba con Izquierda Unida mediante un protocolo que suscribió Gaspar Llamazares. A esta decisión se opuso el PCE-EPK.[39]

Calle Olimpo 35, sede de Izquierda Unida.

En diciembre de 2004 se celebró con carácter extraordinario la VIII Asamblea Federal de Izquierda Unida, tras la crisis abierta por las sucesivas derrotas electorales sufridas por la coalición y por la división en su dirección. Esta Asamblea reeligió a Gaspar Llamazares como coordinador federal, frente al principal oponente, Enrique Santiago, en un proceso muy polémico que algunos sectores calificaron de irregular debido a que la candidatura de Santiago —respaldada por el PCE y las Juventudes Comunistas— y la presentada por Sebastián Martín Recio —respaldada por los sectores más a la izquierda de IU—, sumaron más de un 50% frente al 49% de la lista oficial de Llamazares. El número de afiliados era de 70 000.[40]

La reelección de Gaspar Llamazares, en enero de 2005, fue muy polémica porque se debió a un sistema aprobado en una reforma de los estatutos previa a la elección y durante la misma Asamblea, consistente en que votaran no solamente la mitad del nuevo Consejo Político Federal, órgano competente hasta entonces para elegir al coordinador federal, sino también los coordinadores de las federaciones. De esta manera, consiguió un 54 % de apoyos, algo que sus oponentes también rechazaron, ya que era necesario un mínimo del 60 % para presentarse a una segunda reelección a coordinador, como disponen los estatutos. La Comisión de Garantías resolvió la cuestión a favor de Llamazares al entender que no se había agotado el segundo mandato, ya que la VIII Asamblea se había anticipado. Durante la VIII Legislatura Izquierda Unida fue una de las formaciones que apoyaron en el Parlamento al gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. A inicios de 2005 hizo campaña pidiendo el voto en contra en el referéndum sobre la Constitución Europea. Al año siguiente actualizaría su logotipo, cambiándolo a uno de color rojo y enmarcado en un cuadrado inclinado hacia la izquierda. Este nuevo logotipo, además de ser un guiño a su espectro ideológico, también buscaba el abaratamiento de costes al poder imprimir la propaganda a una tinta y adaptarlo mejor a cualquier uso.[41]

En las Elecciones Municipales de 2007 se presentó en solitario en ocho comunidades autónomas, y en coalición en las nueve restantes así como las dos ciudades autónomas: en Asturias con el Bloque por Asturies y Los Verdes de Asturias; en Cantabria con el Bloque Regeneración; en el País Vasco con Aralar; en Cataluña con Iniciativa per Catalunya Verds; en Ceuta con la Unión Demócrata Ceutí; en la Comunidad Valenciana con el Bloc Nacionalista Valencià, Los Verdes e Izquierda Republicana; en las Islas Baleares con el Partit Socialista de Mallorca-Entesa Nacionalista, Los Verdes y Esquerra Republicana de Catalunya; en Castilla y León y en la Región de Murcia con Los Verdes; en Extremadura con Socialistas Independientes de Extremadura; y en Melilla con Coalición por Melilla.

Perdió 256 740 votos con respecto a los anteriores comicios locales de 2003.

Polémicas votaciones por correo

A finales de 2007, el PCE impulsa en el Consejo Político Federal de IU la celebración de elecciones primarias para designar al candidato a la Presidencia del Gobierno en las elecciones generales de 2008. Frente a Gaspar Llamazares, se presenta la secretaria general del Partit Comunista del País Valencià, Marga Sanz. El referéndum se celebra en noviembre por un sistema de correo certificado, criticado duramente por el PCE. Finalmente, con una participación de en torno al 38 %, Llamazares obtiene 13 626 votos (62,5 %) y Sanz 8169 (37,5 %).

El 17 de noviembre se celebró una Asamblea de la federación valenciana de IU, en la que se elegiría a la nueva dirección, y que se producía en medio de una profunda crisis con la corriente interna Esquerra i País, ya constituida como partido con el nombre de Iniciativa del Poble Valencià (IdPV) y que contaba con el apoyo de ICV. Entonces, algunos miembros de IdPV habían dejado de pagar sus cuotas como medida de protesta contra la dirección regional, y la dirección federal de IU envió una carta advirtiendo que se anularía la Asamblea si la dirección regional no les permitía participar.[42] La asamblea se realizó y Antonio Montalbán fue elegido como cabeza de lista, con el apoyo del PCPV, los independientes y Espai Alternatiu.

IdPV impugnó la Asamblea, y aunque la petición fue desestimada por unanimidad por el órgano de control interno (la Sindicatura de Greuges d'EUPV), la dirección federal decretó unas primarias dentro de EUPV por voto postal. En las primarias impulsadas por la dirección federal de IU solo participó un 33,24 % de la militancia valenciana, que eligió a la candidata de IdPV, Isaura Navarro, con 1057 votos. Los candidatos de EUPV no participaron y la dirección no reconoció dichos resultados, ya que el proceso no se había impulsado en el órgano regional legítimo y en cualquier caso no había habido cuórum (solo 30 de los 87 miembros estaban presentes). Así, en otro referéndum organizado el 11 de enero de 2008 por el Consell Nacional de EUPV, ganó Montalbán por 1299 votos.[44]

Tras los peores resultados de su historia en las elecciones generales de 2008 en las que Izquierda Unida obtuvo solo dos diputados (obtenidos dentro de la coalición con ICV), perdiendo un diputado en Madrid, otro en Barcelona y el único de Valencia, Gaspar Llamazares informó de su intención de abandonar su cargo como coordinador general en la siguiente asamblea. En el Congreso de los Diputados, IU formó el Grupo Parlamentario de Esquerra Republicana-Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya Verds junto a ERC e ICV, tras el préstamo de los dos diputados del BNG. El 22 de abril de 2008, el ex-coordinador general Julio Anguita remitió al Comité Federal del Partido Comunista de España (PCE) un documento en el que defendía la necesidad de una «refundación» de IU. En su carta, atribuyó la debacle electoral a la «falta de una línea clara», y a la inexistencia de un programa coherente. Defendió la democracia radical, la lucha por la III República y el federalismo, tanto para el modelo organizativo de la coalición como para el modelo de estado defendido. A su juicio, el debate debería abrirse en la siguiente asamblea federal de IU.[40]

Cayo Lara

IX Asamblea Federal

Los días 15 y 16 de noviembre de 2008 se celebró la IX Asamblea Federal en Rivas-Vaciamadrid, bajo el lema Respuestas por la izquierda. La presidencia federal de IU bajó al 5 % el número de avales necesarios para poder presentar las candidaturas, que fueron finalmente cinco:

  1. La de Cayo Lara, Coordinador General de IU de Castilla-La Mancha y candidato de consenso del PCE de la lista “Otra IU es Posible”, que obtuvo un 43 % de los votos.
  2. La de Inés Sabanés, de la corriente " llamazarista" conocida como IU-Abierta, y que obtuvo un 27 % de apoyos.
  3. La del senador Joan Josep Nuet, candidato de la Nacional-II o tercera vía, que articulada en torno a dirigentes catalanes, madrileños y aragoneses, y que en la anterior asamblea apoyó a Gaspar Llamazares, obtuvo el 19 % de votos.
  4. La de Haizea Miguela, de Ezker Batua, apoyada por sectores críticos del PCE vasco y murciano, así como una mayoría extremeña, que obtuvo un respaldo del 6 %.[47]
  5. La de Juan Manuel Sánchez Gordillo, líder del CUT-BAI, respaldado también por Convocatoria por Andalucía, y que tuvo el apoyo de un 5 % de los presentes.[48]

La asamblea concluyó sin elegir a un nuevo Coordinador Federal que sustituyera a Gaspar Llamazares, ante el desacuerdo entre las distintas corrientes de la coalición. Una comisión, presidida por el candidato más votado, Cayo Lara, se encargó de preparar la convocatoria del Consejo Político completo (en la asamblea sólo se elige a la mitad, 90 miembros; los otros 90 son elegidos por las federaciones territoriales).[49]

Finalmente, el Consejo Político Federal, convocado el 14 de diciembre, eligió a Cayo Lara como coordinador federal de la coalición con un 55.08 % de los votos, frente al candidato de la Nacional II Joan Josep Nuet. IU Abierta había designado a Eberhard Grosske como su candidato,[51]

Por otro lado, el 22 de noviembre,[53] vertebrándose como partido político con la intención de presentarse a las elecciones europeas de 2009 con el nombre de Izquierda Anticapitalista, si bien sus militantes en la Comunidad Valenciana continuaron participando mayoritariamente dentro de EUPV, destacando el economista Manolo Colomer y el responsable de movimientos sociales de EUPV, Antonio Arnau.

Anticapitalismo y pluralidad interna

Cayo Lara hablando ante el Consejo Político Federal de IU en diciembre de 2008.

Cayo Lara, pese a representar al PCE en el seno de IU, integró desde un principio en la nueva dirección de la organización a personas de todos los sectores y corrientes de la formación. En su primera intervención pública, Lara mencionó a los pobres, a los parados y a los hipotecados, e hizo un llamamiento a la huelga general, necesaria, a su juicio, e instó a su formación a abandonar sus luchas internas y a preocuparse por lo que realmente pasa en el país.[54]

Cayo Lara remarcó desde un primer momento la apuesta por alejar a IU del PSOE, por considerar que defiende el neoliberalismo al igual que el Partido Popular, y de refundar la izquierda anticapitalista, para converger con otras fuerzas de izquierdas y salir a la calle y presentar una alternativa a la crisis. La nueva dirección del partido reclama que tanto PP como PSOE cumplan íntegramente el contenido de la Constitución Española de 1978, entendiendo que no se han cumplido los derechos a la igualdad y al trabajo, entre otros, en ella recogidos.

En marzo de 2009, Javier Madrazo dimitió como coordinador general de Ezker Batua como consecuencia del mal resultado obtenido en las elecciones de 2009, siendo reemplazado por Mikel Arana. En abril, la corriente interna encabezaba por Oskar Matute se escindió de EB para crear Alternatiba, partido que se integró posteriormente en las coaliciones Bildu, Amaiur y Euskal Herria Bildu.

En las elecciones al Parlamento Europeo de 2009 IU repitió coalición con ICV, denominada La Izquierda, que aunque descendió ligeramente en sus apoyos, supuso la estabilización de la caída, al obtener prácticamente el mismo respaldo que en los anteriores comicios, un 3,71 % de los votos. Aunque IU-ICV habían llegado al acuerdo de integrarse en el mismo grupo político europeo, ICV rompió el pacto y se integró en el Grupo Parlamentario Europeo Verde, por lo que IU decidió el 27 de junio de 2009 no volver a editarlo en los mismos términos.[55]

En noviembre de 2009, el fiscal general del Estado Cándido Conde-Pumpido reveló que existían 730 causas abiertas por presunta corrupción contra cargos públicos de partidos políticos, correspondiendo 20 de ellas (un 2,7 %) a Izquierda Unida.[57]

Refundación de la Izquierda

El 28 de noviembre de 2009, IU aprobó el proyecto de Refundación de la Izquierda que buscaba no solo refundar IU sino la refundación de toda la izquierda en una "fuerza política más fuerte, anticapitalista, transformadora y republicana", haciendo un llamamiento a todos los sectores de la izquierda alternativa en un proceso de "acumulación de fuerzas".[60]

Pero este proceso no se llevó a cabo en todas las federaciones y se ejecutó de manera desigual, como es el caso de la federación asturiana, feudo de Izquierda Abierta que mantenía expulsado al Partido Comunista de Asturias y que no participó en la I Asamblea de Refundación.[64] vinculadas a Izquierda Abierta, se marcharon a Equo.

El 24 de septiembre de 2010, Izquierda Unida también llegó a un acuerdo con la organización Los Verdes-Grupo Verde, que emplazaba a ambas organizaciones a avanzar en procesos de convergencia política y social. El acuerdo incluía constituir una ‘Mesa de Trabajo’ para elaborar un Nuevo Programa Político, con el que se sintiera representado el conjunto de las organizaciones políticas de izquierda y de las organizaciones ecologistas, feministas y pacifistas, destinado a superar el capitalismo.[66]

La primera federación que completó la primera fase de refundación fue la de Esquerra Unida de les Illes Balears (EUIB), que se constituyó temporalmente como Esquerra Alternativa i Verda,[68]

El 26 de junio de 2010 se celebró la I Asamblea Federal, en la que se dio el comienzo al proceso de refundación estatal en la que participaron organizaciones sociales de todo tipo, sindicatos de diferentes sectores profesionales, asociaciones vecinales, grupos a favor de los derechos de los homosexuales y hasta el Foro por la Memoria. A ella asistieron, como observadores, Batzarre, Zutik, CC. OO., UGT, ICV, Foro Mundial de Alternativas y el Foro por la Memoria. Asimismo, en dicha asamblea se hizo público el apoyo de Izquierda Republicana al proceso de Refundación de la Izquierda,[70]

Uno de los acuerdos fundamentales de este proceso de refundación fue la creación de un mecanismo de verificación de los censos de militancia en la Comisión Ejecutiva Federal, que se puso en marcha en septiembre de 2009. Con la actualización de los censos se comprobó que el número de afiliados era menor de lo que se creía.[71]

Fruto de este proceso se establecieron alianzas como la de Batzarre e Izquierda Unida de Navarra (IUN), que presentaron el 29 de enero de 2011 la marca electoral Izquierda-Ezkerra,[74]

También se reincorporó a IU el partido Izquierda Republicana, tras nuevo años de ruptura entre ambas organizaciones.[75]

Convocatoria Social e Izquierda Plural

El 4 de julio de 2011, IU anunciaba en rueda de prensa el proceso de "Convocatoria Social", una invitación a la ciudadanía a participar en la elaboración de un programa con la convocatoria de asambleas abiertas, así como la intención de celebrar una serie de encuentros con otras fuerzas políticas de izquierda para concurrir a las elecciones generales.[76]

Fruto de estas reuniones Izquierda Unida concurrió a las elecciones generales en Navarra en la coalición Izquierda-Ezkerra,[81] En el caso de Euskadi, IU rompió con Ezker Batua en medio de una crisis interna, formándose Ezker Anitza como nueva federación vasca, que contaba con el apoyo del coordinador regional Mikel Arana y el PCE-EPK.

Además, para el Senado amplió la alianza en Murcia con Equo y Movimiento por Santomera[83]

Finalmente, se presentó a las elecciones generales de 2011 para el Congreso de los Diputados, con Cayo Lara como cabeza de lista,[86] El diputado de CHA Chesús Yuste ocupó el escaño durante 31 meses de legislatura, pasando después su escaño a Álvaro Sanz de IU Aragón los meses restantes, tal como contemplaba el acuerdo con el que se presentaron a las elecciones.

Según el Tribunal de Cuentas, en 2011 IU fue uno de los diecisiete partidos en quiebra técnica, es decir, con patrimonio neto negativo, concretamente de 8 520 508 euros.[87]

El 2012 se celebraron elecciones en Asturias y Andalucía, Galicia y Cataluña, en las que IU aumentó su representación. En Andalucía, IULV-CA dobló el número de diputados respecto a 2008, de 6 a 12, obteniendo 437 445 votos, un 11,34 % del total, y teniendo la llave del gobierno; en Asturias fue la única fuerza que tenía representación en el Parlamento que creció respecto a las elecciones del año anterior, alcanzando los 68 827 y un escaño adicional, quedándose finalmente con cinco diputados regionales;[88] en Galicia la federación gallega de IU, Esquerda Unida, se presentó dentro de la coalición Alternativa Galega de Esquerda junto a Anova-Irmandade Nacionalista, Equo y Espazo Ecosocialista Galego, superando dicha agrupación electoral al Bloque Nacionalista Galego (BNG), obteniendo el 13,99 % de los votos y 9 escaños; y en Cataluña ICV-EUiA obtuvo 13 escaños (tres para EUiA la federación catalana de IU) y 9,89 % del recuento final, posicionándose como quinta fuerza electoral.

En Madrid, aunque en las anteriores elecciones autonómicas y municipales, según declararon desde Los Verdes-Grupo Verde, habían sido elegidos un centenar de sus miembros como concejales, algunos de ellos en coalición con IU,[90]

A finales de 2012 se celebró la X Asamblea de IU, en las que salió reelegido Cayo Lara como coordinador, por unanimidad, y en la que se renovó el Consejo Político Federal con activistas de movimientos sociales y sindicalistas, así como representantes de todas las corrientes de la formación.[92]

En abril de 2014, el empresario sevillano José Antonio González afirmó ante la jueza Mercedes Alaya que entregó 70 000 euros a un funcionario de IU como supuesta contraprestación por contratos adjudicados.[94]

Elecciones europeas 2014 y crisis interna

De cara a las elecciones europeas de 2014 Izquierda Unida volvió a elegir por tercera vez a Willy Meyer como cabeza de lista, a pesar de las voces internas que defendían una renovación de candidatos y de los métodos de elección.[102]

El 25 de junio de 2014, Willy Meyer anunció su dimisión, sin haber llegado a tomar posesión de su escaño, al haberse hecho público que el fondo de pensiones para eurodiputados del que era partícipe lo gestionaba una sicav en Luxemburgo,[103] por lo que fue sustituido por el siguiente puesto en la candidatura, que lo ocupaba Javier Couso.

En enero de 2015 IU organizó por primera vez en su historia unas primarias abiertas a simpatizantes, para elegir al próximo candidato de IU al Congreso de los Diputados. De las 82 177 del censo, 47 082 eran simpatizantes (más del 57 %) y 35 095 militantes al corriente de pago de la cuota.[105]

Alberto Garzón

Depuración de responsabilidades en IUCM

En febrero de 2015, estalla una crisis en la federación madrileña de IU, a raíz de la negativa de la dirección regional a depurar responsibilidades políticas por el caso de las tarjetas black, de Cajamadrid, lo que provocó la salida de IU de la recién elegida candidata a presidir la Comunidad de Madrid Tania Sánchez, junto a un grupo de alrededor de 60 militantes[107]

El resto el sector crítico de la federación de Madrid no salió de IU, aunque varias asambleas locales, el Partido Comunista de Madrid (PCM) y la Unión de Juventudes Comunistas de España (UJCE), rompieron con la dirección regional y se referenciaron únicamente en IU a nivel federal.[112]

También en febrero, la Candidatura Unitaria de Trabajadores (CUT), partido político adherido a IU desde su fundación en 1986, la abandonó definitivamente debido a su desacuerdo con la «política de pactos» que a su juicio la federación andaluza estaba llevando a cabo con el PSOE.[113] Esto implicaba que desde ese momento los militantes de este partido podían seguir presentándose en las listas de Izquierda Unida, pero también podrían buscar alianzas con otras formaciones políticas.

En las elecciones municipales y autonómicas de 2015, IU tuvo un fuerte descenso en los parlamentos autonómicos, obteniendo únicamente nueve diputados (cinco en Andalucía, uno en Aragón, cinco en Asturias, uno en Castilla y León y dos en Navarra). Sin embargo, a nivel municipal tuvo un ascenso al sumar los concejales obtenidos bajo sus siglas con los obtenidos en candidaturas unitarias de «unidad popular», algunas de las cuales obtuvieron la alcaldía en capitales de provincia españolas y otras ciudades.[114]

Candidaturas de "unidad popular"

Alberto Garzón ganó las primarias de la formación para el candidato a la presidencia del Gobierno.

Considerando que las candidaturas de "unidad popular" eran "el único camino" para ganar las elecciones generales de diciembre de 2015, el candidato a la presidencia del gobierno de IU, Alberto Garzón, planteó que su organización apoyase esta opción, iniciativa que apoyó el 91 % de la dirección de IU el 5 de junio, con lo que se abrió una ronda de contactos con líderes de otros partidos de izquierdas.[116]

En julio de 2015 se lanzó la plataforma ciudadana Ahora en Común, con el objetivo de crear una candidatura para las elecciones generales en la que confluyeran todos los partidos políticos, organizaciones sociales y personas independientes de izquierdas. A ella se sumaron entonces cargos de Podemos, Izquierda Unida, Equo y de candidaturas municipalistas.[119]

Finalmente, los tres promotores de la iniciativa anunciaron su salida de Ahora en Común, llevándose la propia marca "Ahora en Común" que habían registrado tanto ante el Ministerio del Interior como la Oficina de Patentes y Marcas, dado que no se había logrado la integración de Podemos y al considerar que la plataforma se había convertido en espacio de disputas entre partidos políticos.[123] formada por Izquierda Unida y la propia Unidad Popular en Común, además de Chunta Aragonesista, Izquierda Asturiana, Batzarre-Asamblea de Izquierdas, Construyendo la Izquierda-Alternativa Socialista, Segoviemos e Izquierda Castellana.

En octubre se celebraron primarias abiertas para elegir a los candidatos de Unidad Popular, siguiendo el método Dowdall de elección proporcional de candidatos y sus puestos en las listas, anteriormente utilizado en Ahora Madrid, con ordenación de las posiciones por criterios de paridad de género.[125]

En Galicia IU se integró en la coalición En Marea, junto a las Mareas municipalistas, Anova y Podemos, acordándose que los diputados electos por dicha candidatura formarían un grupo parlamentario propio, independiente de las formaciones a nivel estatal.[128]

Acuerdo electoral Unidos Podemos

Símbolo de la coalición Unidos Podemos que apareció en las papeletas en las elecciones del 26 de junio de 2016.

El 20 de abril de 2016, algunos medios de comunicación informaban de que Podemos y Unidad Popular (IU-UP) estaban realizando negociaciones para presentar una lista conjunta, de cara a unas posibles nuevas elecciones generales en junio.[132]

Inicialmente IU sometió a consulta con sus bases el posible acuerdo con Podemos, mediante una votación que se realizó entre el 2 y 4 de mayo.[139]

XI Asamblea Federal

En los días 26 y 27 de mayo por internet y el día 29 del mismo mes de manera presencial en las sedes, la militancia de Izquierda Unida eligió a la nueva dirección de cara a la XI Asamblea Federal, por primera vez mediante primarias, en las que participó el 40,2 % del censo de afiliados. La candidatura de Alberto Garzón fue elegida con un 74,7 % de los votos, frente a la eurodiputada Paloma López Bermejo, respaldada por Cayo Lara, que obtuvo un 20,8 %, mientras que Tasio Oliver, respaldado por Gaspar Llamazares e Izquierda Abierta, logró un 4,6 %.

Los días 3 y 4 de junio se celebró la XI Asamblea federal de IU, en la que se eligió oficialmente a Alberto Garzón como nuevo coordinador general. Los resultados en las votaciones permitían al equipo de Alberto Garzón, integrado por una nueva generación de dirigentes, tener el peso suficiente para decidir el futuro de la organización.[141]

Other Languages