Isquemia aguda

La isquemia aguda es la supresión brusca del aporte sanguíneo a un determinado territorio como consecuencia de la obstrucción del flujo sanguíneo en una o más arterias.

Etiología e incidencia

Las tres causas fundamentales capaces de producirla son:

  • La trombosis arterial aguda es la obstrucción de un vaso sanguíneo por un coágulo formado en el mismo lugar en el que se produce la obstrucción debido fundamentalmente a la afectación arteriosclerótica de su pared. Es frecuente en pacientes con sintomatología previa de dolor en las extremidades, coincidiendo con la marcha (claudicación intermitente) y es mucho más frecuente en enfermos con factores de riesgo aterosclerótico; varones por encima de los 60-70 años con historia de hipertensión arterial, fumadores y con cifras elevadas de colesterol.
  • La embolia es la obstrucción brusca de un vaso, generalmente sano, por un coágulo formado en otro lugar y arrastrado hasta allí por la corriente sanguínea. Lo más frecuente es que el émbolo se forme en el corazón y sea bombeado al torrente circulatorio por el que «navega» hasta quedar impactado en una arteria de calibre inferior a su diámetro. Por tanto, es frecuente en pacientes con determinadas arritmias cardiacas y/o enfermedades de las válvulas del corazón, sobre todo estenosis mitral, así como en portadores de válvulas mecánicas. Al contrario que en las trombosis, se trata generalmente de enfermos sin historia previa de dolor al caminar puesto que sus arterias son sanas.
  • Los traumatismos arteriales provocan la isquemia del territorio afectado por la lesión del vaso que le aporta la sangre necesaria.
Other Languages