Isla fantasma

La isla de la California, que con el tiempo la cartografía occidental identificaría como la península de Baja California
Mapa atribuido a Toscanelli, donde la isla de San Brandán aparece como una gran isla en medio del Atlántico.
Supuesta ubicación de la isla Sandy.

Una isla fantasma es una isla que aparece en la cartografía histórica por un período más o menos largo hasta que finalmente se asume o confirma su inexistencia. Se distingue de las islas ficticias porque éstas surgieron como parte de mitos, leyendas u obras literarias o cinematográficas.

Historia y tipos de islas fantasma

Algunas islas fantasma aparecieron en los mapas como consecuencia de la ubicación errónea de islas reales. Por ejemplo la península de Baja California y la de Corea aparecen en algunos mapas antiguos como islas aunque más tarde se descubrió que estaban conectadas al subcontinente norteamericano la primera y la segunda al de Asia, la otra, por una extensa franja de tierra. De igual forma, la península de Yucatán fue considerada como una isla cuando durante las primeras exploraciones de los españoles se alcanzó la Laguna de Términos, sin embargo, posteriores viajes concluyeron en que se trataba de una península unida geográficamente a lo que actualmente es Centroamérica.[1] La isla de Thule fue quizá descubierta en el siglo IV a. C., para luego ser olvidada. Tras ser redescubierta mucho después fue identificada por antiguos exploradores y geógrafos alternadamente como las islas Shetland, Islandia o incluso Escandinavia. Otros marinos informaron de su inexistencia.

Algunas pocas islas fantasma pudieron haber existido en la forma de bancos de arena, conos volcánicos, deposiciones de lava u otras estructuras inestables que han aparecido y desaparecido sucesivas veces a lo largo de la historia, incluso algunas pueden haber sido supuestas por la observación de ilusiones ópticas (por ejemplo espejismos). Otras islas fantasma son probablemente creaciones míticas como la de la San Brandán, la Antillia o la isla Brasil etc.

No debe confundirse con el concepto de isla perdida, que señala a territorios insulares cuya existencia pasada es al menos probable, pero que nunca han sido plasmados en la cartografía por haber desaparecido en forma catastrófica (debido a terremotos, tsunamis, aumento del nivel marino, etc.) en tiempos prehistóricos. Incluso en tiempos históricos bastante recientes se pueden documentar islas de existencia breve como en el caso de la isla Ferdinandea; por otra parte algunas pequeñas islas e islotes han sido categorizados como «islas fantasma» hasta su redescubrimiento fidedigno, estos han sido los casos de las Aurora y la Rockall. Otro caso que podría ilustrar la diferencia entre una isla perdida y una isla fantasma es el de la Isla Bermeja que habría sido territorio de México en el golfo del mismo nombre, sobre la cual se debatió aun recientemente.[2]

Se siguen registrando casos de apariciones de islas fantasma en la cartografía, incluso tras la instauración de los mapas respaldados por datos satelitales. Así sucedió con la aparición de la Isla Sandy (Nueva Caledonia), cuya inexistencia fue denunciada por una expedición científica australiana, que en el 2012 recorrió la zona al oriente del Mar del Coral, en que la ínsula estaba emplazada según los mapas digitales de Google Earth, sin encontrar rastros de ella.[3]

Other Languages
العربية: جزيرة شبح
azərbaycanca: Kabus ada
беларуская: Востраў-прывід
català: Illa fantasma
dansk: Fantomø
Deutsch: Phantominseln
Esperanto: Fantoma insulo
français: Île fantôme
עברית: אי תעתוע
italiano: Isola fantasma
日本語: 幻島
Nederlands: Spookeiland
norsk nynorsk: Fantomøy
norsk bokmål: Fantomøy
português: Ilha fantasma
Simple English: Phantom island
українська: Острови-примари
中文: 幽靈島