Isla del Cerrito

Isla del Cerrito
Isla del Cerrito
Localización geográfica / administrativa
Ubicación
desembocadura del Río Paraguay sobre el río Paraná
País(es) Flag of Argentina.svg  Argentina
Subdivisión(es) Provincia del Chaco
Municipio Isla del Cerrito
Datos geográficos
Geología Fluvial
Superficie 164 km²
Longitud 23 km
Anchura máxima 12 km
Perímetro 79 km
Punto más alto 65 msnm
Demografía
Capital Isla del Cerrito
Sede del municipio que incluye otras islas más pequeñas
Población 1.624 habitantes ( INDEC, 2001)
Densidad 1,4 hab/km² hab./km²
Gentilicio cerritense
Otros datos
Ríos que la rodean cauce principal del río Paraná,
cauce principal del río Paraguay,
riacho Ancho[1]
Coordenadas 27°17′00″S 58°37′00″O / -27.28333333, 27°17′00″S 58°37′00″O / -58.61666667
Mapa de localización
Isla del Cerrito ubicada en Provincia del Chaco
Isla del Cerrito
Isla del Cerrito
[ editar datos en Wikidata]

La Isla del Cerrito es una isla fluvial situada en la confluencia del río Paraguay con el río Paraná. Forma parte del departamento Bermejo, en el extremo este de la Provincia del Chaco, Argentina. El nombre lo recibe por un pequeño cerro que se alza entre 15 y 20 metros sobre el nivel del río, situación realmente anómala entre el complejo de lagunas y lugares anegables que forman la margen derecha del Paraná y el Paraguay. Existen pobladores dispersos en diversos puntos de la isla, pero la gran mayoría se concentra en el único centro urbano de la misma: el pueblo de Isla del Cerrito.

Con una singular forma asemejable a una herradura, está delimitada por los cauces principales de los río Paraguay y Paraná y el riacho Ancho o Atajo.[1] Las principales actividades son la pesca y el turismo, constituyéndose como el principal centro turístico de la provincia. Su estratégica ubicación la hizo formar parte de numerosos hechos históricos, entre los que se destaca su participación en la Guerra de la Triple Alianza y el haber sido cabecera de las autoridades del Territorio Nacional del Gran Chaco. Durante buena parte del siglo XX se instaló un leprosario que al ser levantado permitió el fomento de la isla como atracción turística.

Historia

La isla fue poblada por aborígenes que valoraban la abundancia de frutos y animales en la zona. Su llamativa presencia sobre el río la tuvo pronto como punto de referencia en la navegación de los ríos Paraná y Paraguay; se sabe que el primer blanco en avistarla y desembarcar en ella fue Sebastián Caboto (1484-1557), quien llegó a la isla en 1528.[2]

En 1846 se desató un conflicto entre Joaquín Madariaga ―gobernador de la provincia de Corrientes― y Juan Manuel de Rosas ―gobernador de la provincia de Buenos Aires―, que derivó en el secuestro de buques mercantes con destino a Asunción. Como represalia, Carlos Antonio López ―presidente del Paraguay― envió una cuadrilla de soldados a la Isla del Cerrito, amparándose en un tratado hecho con los unitarios (opositores a los federales de Rosas) por el cual estos cedían la isla a Paraguay. Al llegar, expulsaron violentamente a los obrajeros correntinos allí instalados. A pesar de los reclamos de Madariaga, los paraguayos no solo no desalojaron la isla sino que prosiguieron expulsando a otros asentamientos correntinos, hasta que en 1848 una crecida del río Paraguay provocó un derrumbe de las barrancas sobre las cuales se alzaba la base militar.[2]

Planta de la Isla del Cerrito, en la desembocadura del Río Paraguay, durante la Guerra de la Triple Alianza.

Ya en 1865, en el inicio de la Guerra de la Triple Alianza (1864-1870), la Isla del Cerrito fue una de las principales bases navales de los aliados, oponiéndose a las tropas del mariscal Solano López (1827-1870) asentadas en la fortaleza de Itapirú, frente a la isla, motivo por el cual se desataron varias batallas de las que dejaron testimonio numerosos objetos hallados en la misma.

Una tesis de la estudiosa brasileña Mónica Harz Oliveira Moitrel expone que durante la guerra la Isla del Cerrito era la base naval más importante que el Brasil poseía en toda la zona platinense. Su poderosa armada contaba con acorazados modernos que con alguna frecuencia sufrían averías y necesitaban ponerse en reparación. En Buenos Aires no existían medios adecuados para reparar aquellos buques y Río de Janeiro era demasiado lejos. Por lo tanto se puso una base naval que contaba con: un taller mecánico con 20 empleados; un astillero con 50 carpinteros; un polvorín;[5]

El Imperio del Brasil ocupó el territorio durante toda la guerra y continuó haciéndolo incluso finalizada esta, hasta que la Argentina consideró ilegítima dicha ocupación.

El Cerrito volvió a la escena en 1876, cuando se firmó el tratado de límites entre la Argentina y el Paraguay que afirmaba la soberanía argentina sobre la isla, ocupada formalmente en agosto de ese año. El acto de toma de posesión del Cerrito ―acaecido el 8 de septiembre de 1876― fue un hito en la historia local, siendo atestiguado por los más altos jefes de la Gobernación del Chaco y numerosos vecinos de la villa de Corrientes y el paraje San Fernando (que luego se convertiría en Resistencia, la capital de la provincia de Chaco).

Napoleón Uriburu (1836-1895) ―gobernador del Territorio Nacional del Gran Chaco― ordenó a su secretario Luis Jorge Fontana (1846-1920) el traslado de la sede de gobierno desde Villa Occidental, en el invadido Paraguay (que luego se convertiría en la ciudad Presidente Hayes) a la isla, motivado por el deseo de dar una función útil a las construcciones que habían dejado los brasileños. Fontana pudo cumplir la orden recién en octubre, cuando ya estaba interinamente al frente de la Gobernación por la renuncia de Uriburu debido a motivos de salud. Fontana construyó una capilla, una escuela y un hospital, elogió la calidad de la tierra y el posicionamiento del poblado considerando que facilitaba la defensa de las poblaciones ribereñas del río Paraguay y el río Paraná, que eran los únicos asentamientos blancos en todo el Gran Chaco. No obstante, al asumir Pantaleón Gómez (1833-1880) como sucesor de Uriburu el 1 de enero de 1877, este ordenó a Fontana regresar la gobernación a la Villa Occidental, dejando en la isla la comandancia ―con un piquete de Guardias Nacionales, y la capilla para los oficios religiosos.[2]

Plaza ubicada en los terrenos que ocupaba el hospital Aberastury.

En 1914 toda la isla fue convertida en reserva nacional. En 1924, el presidente Marcelo T. de Alvear dispuso la creación de una Colonia Regional de Leprosos, destinada a atender los enfermos de las provincias de Formosa, Corrientes y el Chaco. Pese a la resistencia de políticos y pobladores, sobre todo de la ciudad de Corrientes porque entendían que afectaba el potencial turístico de la vecina villa de Paso de la Patria, en 1928 se comenzaron las obras.[6]

La colonia y hospital Maximiliano Aberastury, considerado el primer centro modelo en el país para el tratamiento de enfermos de lepra duró hasta los años sesenta. Según un plano de la Nación de 1938, este leprocomio funcionaba en 16 edificios que cubrían una superficie total de 9277 m². El Gobierno Nacional hizo las edificaciones en la zona más alta de la isla, y alrededor de ellas fueron instalándose los pobladores urbanos, en su mayoría familiares de los enfermos o enfermos recuperados. En 1963, el gobernador Deolindo Felipe Bittel (1922-1997) comenzó a reclamar la restitución al Chaco de la totalidad de la isla, lo que finalmente se concretó en 1968.[7]

Other Languages
Esperanto: Insulo Cerrito