Isabelle Eberhardt

Isabelle Eberhardt
Isabelle Eberhardt.jpg
Información personal
Nacimiento 17 de febrero de 1877 Ver y modificar los datos en Wikidata
Ginebra, Suiza Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 21 de octubre de 1904 Ver y modificar los datos en Wikidata (27 años)
Aïn Séfra, Argelia Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Rusa y suiza Ver y modificar los datos en Wikidata
Religión Islam Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Exploradora, periodista y escritora Ver y modificar los datos en Wikidata
[ editar datos en Wikidata]

Isabelle Eberhardt ( Ginebra, Suiza,17 de febrero de 1877- Aïn Séfra, Argelia, 21 de octubre de 1904) fue una exploradora y escritora suiza que vivió y viajó por el Norte de África. Para su época, era una persona libre que rechazaba la moral europea, que seguía su propio camino en el Islam y que escribió varios libros de sus viajes por África.[2]

Antecedentes y viaje a África

Eberhardt nació en Ginebra (Suiza), hija de Nathalie Moerder (de soltera Eberhardt) y su amante Alexandre Trophimowsky, un ex sacerdote anarquista originario de Armenia.[4]

A pesar de esto, Isabelle fue educada adecuadamente. Era fluida en francés y hablaba ruso, alemán e italiano.[6]

En 1888 su medio hermano Augustin se fue a la Legión Extranjera Francesa y fue asignado a Argelia. Esto despertó el interés de Isabelle por el Oriente y empezó a aprender árabe. Su primer viaje al norte de África fue con su madre en mayo de 1897. Si bien planeaban reunirse con Augustin, también estaban considerando empezar una nueva vida allí y convertirse al Islam, cumpliendo así un antiguo sueño. Sin embargo, su madre murió repentinamente en Annaba y fue enterrada allí bajo el nombre de Fatma Mannoubia.[7]

Trophimowsky (padre de Isabelle) murió en Ginebra en 1899 de cáncer de garganta, cuidado por Isabelle, a lo que siguió el suicidio de su medio hermano, Vladimir, y el matrimonio de Agustin con una mujer francesa, con la que Isabelle no tenía nada en común (ella escribe: «Augustín está de una vez por todas dirigido en los caminos trillados de la vida»[4]