Isaac Israeli

Omnia opera Ysaac

Isaac ben Salomón Israeli, (en hebreo יצחק בן שלמה הישראלי y conocido en árabe como إسحاق بن سليمان الإسرائيلي, أبو يعقوب o Abu Ya-'qub Ishaq Ibn Sulayman Al-isra'ili y en Europa como Isaac Israeli o Isaac el Viejo ( Egipto, entre 830 y 850 - Kairuán, en Túnez, entre 932 y 955)), fue un médico y uno de los primeros pensadores medievales judíos. No debe ser confundido con Isaac Israeli el Joven (un astrónomo español fallecido el año 1322). Escribió varios tratados médicos y filosóficos ampliamente traducidos al hebreo y al latín; sus obras reflejan las perspectivas aristotélicas desde un punto neoplatónico y bajo la influencia de Al-Kindi.

Biografía

Existen pocas referencias biográficas sobre él. Parece probable que naciera en Egipto entre 832 y 852 y que muriera en Túnez entre 932 y 955; en todo caso, su longevidad ha sido comentada por historiadores de diversas épocas. Estudió historia natural y medicina (en particular la obra de Assaf de Tiberiades), matemáticas y astronomía, y pasó por uno de los que conocían enteramente "las siete ciencias". Se ganó reputación de hábil oculista y trabajó como médico en 904 en el entorno del último príncipe aglabí, Ziyadat Allah III, maneniendo correspondencia igualmente con el joven Saadia Gaon.

Entre 905 y 907 se instaló en Kairuán (Túnez) y estudió medicina general bajo la tutela de Ishak ibn Amran al-Baghdadi, con el que es a veces confundido. Su renombre acreció fuertemente, y los trabajos que escribió fueron especialmente solicitados por los médicos musulmanes, considerados por ellos "más preciosos que los diamantes". Sus cursos atrajeron a un gran número de alumnos, de los cuales los más célebres fueron Abu Ja'far ibn al-Jazzar, un musulmán, y Dounash ibn Tamim, un judío.

Hacia 909 entró al servicio de Ubayd Allah al-Mahdi, fundador de la dinastía de los fatimíes. Este apreció la compañía de su médico, vivo y fino de espíritu, y se complugo en exhibirlo organizando en especial una lucha intelectual entre Isaac y el griego al-Hubaish, que el primero ganó gracias a su ingenio. Según la mayor parte de los autores árabes, falleció sin descendencia a edad harto avanzada, en 932. Según Heinrich Grätz, habría vivido entre 845 y 940, pero para Steinschneider ya estaría muerto en 950.

Escribió varias obras de contenido científico y filosófico, de influencias aristotélicas y neoplatónicas. De ellas, tuvieron gran influencia en su época el Libro de las definiciones (Sefer ha-Yesodot o Liber definitorum), traducido por Gerardo de Cremona y, en especial, el Libro de los elementos (Sefer ha-Hïbbür o Liber elementorum), que trata sobre las formas del conocimiento. Los trabajos de Israeli fueron citados y parafraseados por una serie de pensadores cristianos que incluye a Domingo Gundisalvo, Alberto Magno, Tomás de Aquino, Vicente de Beauvais, Buenaventura, Roger Bacon y Nicolás de Cusa.[2]